jueves, septiembre 13, 2012

un coche parado en una calle mirándome partir


Pensaba que no, pero hay besos y abrazos aún peores que los que se saben últimos, los que no se sabe si se repetirán. La duda carcome mil veces más que la peor de las certezas.
Deséemonos suerte y digamos adiós.

No hay comentarios: