lunes, enero 30, 2012

29 de enero 2012, una noche

No tengo palabras para explicarlo, y por eso, a veces, la única opción es el silencio. Este silencio que llueve lágrimas, mis lágrimas.

No hay comentarios: