sábado, agosto 27, 2011

Sabes qué es esto?

El perfecto adiós es el que jamás es pronunciado, es el que emana de una clase de mirada, de un gesto... el que sale de la sangre, del deseo, del dolor, el que estalla contra las paredes y hace resonar ecos en el pecho... es aquel que corre desde nuestros ojos en gotas al centro del universo. El perfecto adiós no se pide, no se entrega... de algún modo llega a nosotros como el regalo no deseado, la resaca que nunca queremos ver llegar pero cada noche hacia ella avanzamos, algo que no esperamos pero a la vez provocamos. Sin temor, sin ira, sin desgana... solo. Como un buen trago de tequila y una canción que hace que el corazón restalle. Como mirarme en el espejo con orgullo y miedo, con tristeza. Como el nudo en la garganta del que no acabamos de librarnos y se convierte en nuestro habitante silencioso, nuestro ocupa. Como un polvo a la luz de los rayos de una noche devastadoramente hermosa, o el último beso que no supo nadie aprovechar. Quizá porque todos los últimos momentos no se saben últimos, porque antes de estrellarnos solo deseamos volar eternamente, Quizá porque siempre soñamos con un horizonte que no logramos alcanzar, que siempre se aleja de nosotros, que solo es una ilusión entre el cielo y el mar

Jommy Nivek
"Dame tu mano. ¿Sabes qué es esto? Es mi corazón... y está roto. ¿Puedes sentirlo?". Ethan Hawke (Grandes esperanzas)

1+1=error

fuerte como el agua, ardiente como el deseo...
en el preciso momento en que me abrasas mi boca se inunda
de te quieros

just nice

I miss you

yeah, I am one of those girls that used to say: "it will never happen to me", "I'm never gonna feel such a thing"...

y aun no te has ido

(20/07/2011)

Salidas de emergencia

A veces soy incapaz de recordar cómo exactamente he llegado a un lugar, y sin embargo una vez allí no dejo de zambullirme en la corriente y dejar que me rodee, no puedo más que mirar por la ventana mientras se me congela el rostro y me arde el corazón... Y sigo pensando que yo solía ser una chica lista, pero no puedo recordar cómo cambió, en qué momento dejé de pertenecerme.

Y pongo otra vez esa película... pero ahora tengo miedo de cerrar los ojos cuando acaba


Jommy Nivek

Shhhh

Tiene gracia que a veces una cosa que no tenía sentido en su momento acaba por encontrarlo de repente. Hace años escuché como cuando estamos en el más absoluto silencio los sonidos se magnifican y se diferencian, como se hacen atronadores a veces y te atrapan. Entonces no lo entendí y con el tiempo creo que he ido haciéndolo. Creo que antes la soledad vivía en mí, y cuando el silencio me rodeaba me sentía segura, los demás eran invasores en mi vida.

Ahora a veces la soledad me pone triste, hace que las horas derrapen, se alarguen indefinidamente y se vuelvan algo amargas, hace que extrañe lo que jamás deseé extrañar. Y en ellas me pregunto cuantas cosas podría cambiar, cuantas he cambiado. Hacerme esas preguntas provoca en mí el deseo irrefrenable de llenar el vacío, parar el silencio, que los objetos a mi alrededor cobren vida, que aparezca algo que lo cambie todo, que llegue alguien que me abrace y me diga que todo irá bien. Y necesito salir, que el aire me envuelva, que arda el mundo y el acohol queme por dentro. En esos momentos me doy cuenta de toda la fragilidad que he escondido estos años y que las luchas solo han magnificado, me doy cuenta de que antes nada era real, nada era importante, no temía perder nada, y ahora lo hago. Ahora solo quiero callar el mundo en una música interminable que me ayude a vivir conmigo misma.

Todo ha cambiado, el silencio, las preguntas, las estrellas, el espejo que me devuelve la mirada, la ropa de mi armario, mi piel, los ojos que me juzgan al cerrar los míos.


Jommy Nivek

How strong do you think I am

Siento por dentro que sigo persiguiendo una estrella fugaz, que sigo presionandome, que me pido más de lo que creo ser capaz de dar. Y nunca llego a averiguar si me subestimo o me fustigo sin remedio. Pero quiero seguir navegando sin rumbo fijo, dejando pasar faro tras faro esta costa que veo y no quiero atracar, dejando que el tiempo construya ahora lo que la prisa dejo sin completar.

otro verano más

Siento que el sol me toca con más fuerza, y sin olas el agua me cura. Descender en mi cada gota de locura y perderse entre mis dedos. La paz de la piedra rodearme, el silencio. Regresar a mi boca y a mi sangre los acordes de un verano olvidado, de una estrella fugaz, de cualquier anécdota que alguien me recuerda, y perdérseme la mirada en la noche, en los rostros que rodean senderos de luz invisibles.


Jommy Nivek

Olvidarnos del tiempo perdido... despertar

Truenos de colores iluminan mi cara a través del cristal, esta ciudad se ha cargado de electricidad y ahora truena. Entre el vacío y nuestras miradas solo unas horas y sábanas ya heladas de esperar... esperar que vuelva algo que ya pasó, esperar rebobinar una cinta de un único sentido.
El tiempo nos posee como a extraños sentados en ningún lugar.
El tiempo, las miradas, el sabor... dejar que nuestro corazón palpite desechando minutos, acelerándose hasta el segundo final.

Jommy Nivek
Sigo viendo todo bajo un paraguas, creo que insensibilizada, creo que tocada por un hechizo, creo que volando y ardiendo con el sol... Y justo cuando pienso en mañana desaparece el día de hoy.
Como si de un sueño despertaras cayendo rápidamente contra el suelo, esa sensación de vértigo, esa sensación del corazón al detenerse y acelerarse demasiado rápido. Como si una nube de puro rojo de pronto arañara la espalda al cruzarte con otros ojos. Como si una palabra pudiera cambiar todo el universo conocido y una conversación solo hiciera fluir los segundos. Y al revés.
En ese instante en que me acelero, me despierto, me duelo y me siento ahogar, no veo toda mi vida pasar ante mis ojos, solo el vacío amplificarse, y el silencio perforar mis oídos. Por dentro pasa ante mí todo lo que no hago, escucho todo lo que no digo, y me pregunto por todo lo que dejo pasar.

Jommy Nivek

Aviones

Siempre trato de entenderte... traducir las cosas que dices, tus miradas, porque no puedo creer que esten vacías, no puedo creer que no sientan. Aunque lo hiciese no me rendiría. Creo que aunque no lo digas, aunque lo nieges, no quieres que me rinda. Trato de entender cómo me dejas en jaque, de qué modo he llegado aquí, cómo podría dar la vuelta, avanzar, moverme, cómo podría escapar mientras solo deseo seguir hundiendome en tus manos, volar en tus labios. Porque en el fondo, me gusta tanto estar aquí, ser así, que no cambiaría nada.
Cada noche siento que podría ser la última. Me rompe. Vienes y te vas, Me haces daño. Me sorprendes. Me ilusionas con una mirada. Prendes en mí fuegos artificiales, pero me congelas. No, no eres demasiado malo, no soy demasiado buena, no entiendo porqué eso sería importante. Por mucho que empujes seguiré, por mucho que hables contestaré. Sin esperar nada, sin empujarte, sin pedirte... sin tener la necesidad de que esta noche ocurra nada salvo soñar en tus brazos. Y cada cosa que quieras ser en mí la serás por tí mismo, mientras dejes que te acompañe. Si dejaras que te acompañara... hasta que, ancianitos, encendieramos el msn.
No preguntes porqué, es así... Si miraras a mis ojos te dirían. Siempre querré poder leer los tuyos.


Jommy Nivek

Smile when you kill me

Si quisiera un veneno no lo buscaría en ningún lugar remoto, lo tendría justo aquí, en tus labios... en cada palabra que dices, cada gesto que haces, cada beso que das.

Recuerdos de un recuerdo

A veces cuando quiero concentrarme en algo y sacarlo de la memoria me resulta totalmente imposible. Llevo dos días tratando de recordar las pequeñas cosas que me parecieron importantes de mi infancia... y aunque puedo relatar cosas que recuerdo que han sido relatadas, lo cierto es que hay una capa de humo denso allí donde coloqué todas las imágenes de esa vida. Por mucho que lo intento no puedo ver las cosas en el lugar que les corresponde. Me doy cuenta ahora de cuanto empeño puse en olvidarlas, en alejarlas y esconderlas de mí para que no volviesen a tocarme o a dolerme, para ser una isla, una llena de todos esos patos que emigran, de todas las probabilidades perdidas y de sueños echados a perder. Y así siempre fui capaz de engañar al tiempo y a la memoria, y ahora que busco su fidelidad me rehuye y se burla de mí.
Aun así he podido descifrar algunas imágenes fugaces. La recuerdo sentada tomando café con una amiga mientras yo corría de un lado a otro por el jardín. Recuerdo como jugabamos con mi pelo frente al espejo, haciéndo bucles en él y deshaciéndolos. Recuerdo el sonido de la radio mezclándose con su respiración por las noches, y el tacto suave y delicado de su piel al llevarme cogida de la mano. El olor a moras en octubre y a lilas en primavera, el mantel sobre la mesa de piedra, los bancos que mordían mi piel, la enredadera donde una vez encontré un gatito agazapado, el rosal que me pinchaba cada año, las navidades de cristal, los otoños de calles estrechas y húmedas, el columpio que desapareció y la canasta de baloncesto a la que nunca llegaba. Cuando nos sentábamos juntas en silencio sin nada que hacer, cuando veíamos la tele o nos bañábamos, las veces que comíamos crema de cacahuete a escondidas y las historias de antes de que naciera...
Todas esas cosas vienen a mí poco a poco mientras cierro los ojos, y me doy cuenta de que son insuficientes, de que el tiempo y las acciones las han desvirtuado... pero aun así las guardaré en una caja bonita y dejaré ir todo lo que empañó sus recuerdos. Ese es el único homenaje que tengo porque no me quedaban lágrimas

Jommy Nivek

La dama del perrito

"Había corrido la especie de que en el malecón había aparecido un personaje nuevo: una dama con un perrito. Dmitri Dmítrich Gúrov, que llevaba ya dos semanas en Yalta y había adquirido las costumbres del lugar, también había empezado a interesarse por las caras nuevas. Sentado en la terraza del Vernet, vio pasar por el malecón a una joven dama, rubia y de pequeña talla, tocada con una boina; tras ella correteaba un lulú blanco de Pomesania."
A. Chéjov

Donde menos te lo esperes, cuando menos lo necesites, quien menos puedas pensar... ahí desembocarán todos los amantes, caminando sin destino entre besos robados a la luz de amaneceres, y despedidas impregnadas de vapor. Y sus historias viajaran suspendidas sobre nosotros, hasta que alguien las encierre en una voz, una pluma, una guitarra. Hasta que alguien pueda creer lo inverosímil, abrazarlo y de puntillas devolverlo al mundo del que lo sacó.
Jommy Nivek

Take over control

Cierra los ojos, qué ves?
Me he hecho muchas veces esa pregunta, qué podría completar el cuadro, qué haría que mi cuerpo no viajara entre distintos estados de ánimo...? Y aunque me conteste una y otra vez, y no siempre las mismas cosas, es igual; nunca importa demasiado. Querría que el mundo cambiara por sí mismo, tomara las riendas, querría no ser la que se queda mirando a ningún sitio, esperando que quizá el viento cambie de dirección, acariciando una concha y recordando todos los instantes alegres en los que he sido capaz de desconectar, para crearme con ellos una sombrilla de sueños que aplaque todo lo que abrasa mi piel. Y casi todo el rato soy consciente de que no quiero desconectar, que solo quiero volver a empezar, sentir todo de nuevo


Jommy Nivek

shot

Cambiaremos voces, caras, cambiaremos la ropa de los armarios y la dirección de las entrañas, puede que cambiemos cada gota de sangre y la piel de nuestros labios, pero el corazón que nos mantenga vivos será el mismo que nos mate...