jueves, junio 16, 2011

Sutil

Nana, echo de menos esa época almacenada en mi memoria, en los recuerdos que no he vivido. Echo de menos las formas, el vuelo de los pájaros, su canción en mi ventana al despertar. No conocer, ojalá pudiera no saber, sentir que mis labios estan sellados, que los silencian... que una ira sin fronteras creciera en mí y me ayudara a refugiar en ella toda mi fuerza para algún día aprovecharla. La forma en que el calor era la fuente de todas las cosas. Echo de menos la vida que no viví en lugares sin humo, en lenguajes cargados de poesía y de incienso, en caricias casi imperceptibles, en la sutileza.
Creo que esa vida que no alcacé, la que me pasó de largo en la probabilidad, habría sido infinitamente más dura, habría acabado matando a alguien tan rebelde, a alguien tan concentrado en su propio interior, alguien tan insano a veces. Pero me habría tallado de formas maravillosas que ningún láser de última generación podría soñar.
Todos seríamos como piedras preciosas únicas, danzando por una habitación en la que los colores llegaran a abrasar los párpados, en vez de seguir en este mundo de latas y envases de plástico donde solo somos la copia de la copia de la copia. Sin armonía, sin olor, sin luz propia.


Jommy Nivek

Tifones

Empiezo a pensar que estoy completamente loca, que no tengo medida, que se me escapan tantas cosas que ya no sé si llego a ninguna. Y que en vez de detenerme a meditar, de relajar el ritmo de los acontecimientos solo los precipito. Que no soy capaz de decir YA, parece que digo: venga sigue! Parece que lo reto...
Siento que mi vida se ha ido convirtiendo en una especie de tifón. Hay sitios que aún están bien, permanecen intactos, y luego estan las zonas afectadas, unidas poco a poco por un hilo. Ahí es donde estan las lluvias y las tormentas, los fuegos artificiales; que estan bien, ese es el problema, están tan, tan bien, y me hacen sentir tan viva, que me veo alimentando la vorágine y sintiéndome genial y horrible al tiempo.
Noto como mis días va girando cada vez más en torno a ese tifón, y va devastando más cosas. Yo trato de hacer las paces, trato de llevarme bien con el tifón y ser coleguitas y que no me destroce la casa, pero él sigue avanzando sin escuchar. Empiezo a pensar que lo hace aposta, que quiere arrasar con todo y felicitárse después a sí mismo.

Jommy Nivek

Déjales

Déjales jugar con el cuerpo, pero que jamás alcancen el alma.
Incluso cuando quieres matar, cuando sientes que el vacío se va llenando de ira y de lágrimas, de impotencia, de frustración o de deseo, de esperanzas que se rompen frente a todos. Cuando te sientes humillada, sola, y quieres escapar, cuando te ves en el fondo de una jaula donde todos te observan y te juzgan a tu alrededor. Incluso entonces tienes la capacidad, la fuerza, la esperanza y el poder de escapar, de liberarte de sus palabras, de sus miradas, de sus pensamientos para desaparecer del mundo tras tu sonrisa y dejarles hechizados.
Puedes acabar con el mundo, y solo tienes que apretar el gatillo y gritar: acción!

Thanks

2.20
El mundo hace "crack"

Una sola frase consigue cambiarlo todo.
Unas cuantas palabras, las pones juntas y por algún extraño motivo pueden borrar de tu mente horas, días, semanas, pueden desandar caminos, contruir murallas, despejar el mar.
Una sola voz.
Un parpadeo en una pantalla.
Una carta de las de verdad, de las que se pueden estrujar, esas que se borran con las lágrimas y tienen tinta de un bolígrafo, esas que pueden olerse, que tienen en sí mismas una magia que procede de otras manos y otro corazón. Una magia que viene a sumarse a los latidos que ahora se desbocan mientras sonrío.
Un simple y maldito gracias, poco más.
Una sonrisa que imaginas en tu cabeza, un momento que querrías tener guardado bajo llave para poderlo observar y recobrar el salto que dio tu corazón, las piruetas de tu estómago, e incluso la cabeza pidiendo a gritos que el resto del cuerpo no pierda el control, amenazando con futuros dolores que borrarán la sonrisa de mi cara.

Pero una palabra, solo una palabra. Solo un montoncito de letras. Solo un propósito chiquito, un mensaje breve, una caricia. Sólo ese granito de arena. Sólo eso merece el mundo, merece todos los dolores que se quieran venir después a unir, merece todas las batallas por pelear y perder, los desaires, la ceguera. Así puede que después los momentos que no han podido ser guardados se deformen y dejen de brillar y ser tan bonitos, dejen de merecer la pena. Pero que no se diga que cuando se vivieron no se vivieron con gloria, que cuando se sintieron no hicieron sacudir hasta el mismo centro de gravedad de la tierra, que cuando se celebraron con luju... digo, euforia, no fue la mejor de las celebraciones bajo la luz de la luna.

So thanks for makin me smile
Thanks for having me mad
Thanks for such great plain talks
Thanks for just saying thanks


Jommy Nivek

(15)

-¿Por qué será que las cosas más bonitas que veo suelen estar entre el bien y el mal, la alegría y la tristeza? ¿Por qué todas son tan... grises?
-Todos somos algo grises en realidad.
-Y todos somos hermosos y especiales, ya lo sé. Pero no es cierto. Hay gente feliz y perfecta, hay gente jodidamente sonriente que me es indiferente. Hay gente devastada que tampoco es capaz de conmoverme. Por algún motivo son los que caminan en la línea divisoria los que captan toda mi atención y sacuden mi mundo.
-Quizá sea que tú caminas por la misma línea y son los únicos con los que puedes empatizar. Cuando mueves mi mundo a veces me doy cuenta de que es por eso, porque te veo en un lugar donde soy capaz de amarte, y quizá en otro lugar no podría hacerlo.
-Dí que sí, el hecho de cómo sea yo da igual. Siempre tan romántico...
-No tengo que ser romántico para amarte más o mejor. Solo tengo que besarte



Querría poder ser un payaso triste en una habitación, preguntándole al mundo en qué he fallado, dejandome caer rendida... pero no puedo no luchar, no puedo no sonreír. No puedo no escalar cada día que caigo el mismo maldito precipicio, esperando no caerme o volver a levantarme cuando lo haga. Esperando que la corriente no me arrastre. Esperando no deformarme y aun así aprender y mejorar aunque sea con la caída. Esperando notar el sol, el mar, el cielo, su piel... una vez más.


Jommy Nivek

me...

Me enciende, me apaga, me quema, me envenena, me hace levantarme de buena y mala hostia, me hace decirle al mundo buenos días con una sonrísa o que os follen gente inmunda... me gusta cruzarme con personas capaces de hacerme sentir tierna y dulce, guerrera y salvaje. Me gusta sentir que todo va al límite a veces, que no hay una calma real. Porque aunque la busque yo no soy de ésas que pueden vivir con un besito antes de dormir y acompañadas hasta al baño de la manita, con la seguridad de un te quiero o de una caricia a las 9 en punto, con planes hechos miles de años por adelantado y sin noches de absoluta locura. Porque dentro de mí después de ronronear hay algo que ruge. Y necesito noches de acabar viendo el sol en los ojos que me miran, y noches de acurrucarme en mi cama sola. Y necesito días en que comería a besos principes, y días en que odiarles con todo mi ser.

Sin explicaciones, sin mentiras, sin falsos recuerdos.


Jommy Nivek
Thank God I was grown to be strong and fight back, to beat all those who want to treat me bad, to make the world see we are more than a bunch of delicate flowers, more than no-brain oversized boobs dancing, more than sluts, dolls or wifes, more than your fucking baby or a couple of smiles. That we are all made of the same matter, we suffer the same loneliness and enjoy good sex anytime.

So be honest and kind or shut the fuck up you asshole!

Stab me!

Cada segundo que dejes volar una mariposa se alejará más de tí. Igual funcionan las ideas, las personas, las emociones... en un segundo más o menos dan un paso en cualquier dirección, como si soltaras de la cadena una especie de catástrofe natural abocada a seguir recreándose en sí misma.
Las palabras que decimos, la información, el dolor, todos se extienden en oleadas, y como las mariposas, provocan huracanes en el otro extremo del mundo.
A veces cuando me despierto y me levanto poco a poco de la cama observo que por las noches he tenido una auténtica batalla campal conmigo misma en la que he llegado hasta a deshacerme de la ropa. Sé que son las repercusiones de algo, en mitad de la noche, cuando el subconsciente se apodera de todo y lo controla para sí. Me pregunto entonces mirando a través de la ventana los rayos de sol, qué estaría en mi cabeza. Algunas veces no tengo ni que preguntármelo y la tristeza desciende a oleadas por mis párpados, mis manos, y se concentra en mis piernas hasta que me siento en el suelo o vuelvo a la cama. Lo verdaderamente interesante sucede cuando no lo sé, cuando debo buscar en la atmósfera de la habitación los retazos de mi sueño, que casi siempre soy capaz de rescatar, cuando debo hurgar en mi memoria qué ha ocurrido mientras dormía. Y a veces esa pequeña aventura que dura mientras desayuno, me ducho y me pongo en movimiento, es el momento que decide cómo de maraviyoso será mi día, la cantidad de sonrisas que podré sostener hoy.

Jommy Nivek

run run run

No intentes derribar una pared, es una pared. No dejes tus músculos y tus huesos en empujar, no dejes tu sangre en el suelo, no llores lamentando que sea una pared, porque desde el frío cemento la respuesta será el silencio. Es una pared.
Tendrás que darte la vuelta asumiendo que ese no era tu camino, asumiendo que has cogido un desvío y que por otro deberás volver a caminar. Entenderás que siempre se cometen errores y que solo se pueden lamentar, o superarlos y vivir con ellos. Quizá algún día incluso llegues a entender que ninguno fue un error, que solo fue un plan no establecido hacia ningún sitio, y que ese acabó siendo presicamente tu lugar.
Pero no es este. Así que no empujes más. Gira y sigue caminando en otra dirección. Gira y sonríe.
Corre si es necesario.

Jommy Nivek

sad but nice

Mi cara desde la ventana viendo llover, abrazada a un cojín... viendo pasar gotas que no volverán. El amor del cielo lamiendo mis ventanas y yo solo contemplándolo, sin poder disfrutar de sus recorridos sobre mi piel, sin poder salir y dejar que me abrace, como si nada pudiese pasar más allá del cristal, aquí dentro de mi habitación que esta fuera del mundo.
Solo los minutos pasados arrugados contra la pared me avisan de la existencia, y un recuerdo que cruza despacio las notas de la última canción que suena cuando giro despacio y regreso de mi introspección al mundo real, donde hay un rectángulo pequeñito que parpadea.


Jommy Nivek

^,^ Yonki orgullosa

5 mayo

Creo sinceramente en la capacidad del hombre de superarse a sí mismo en su afán por parecer un idiota. Y no puedo comprender cómo hacer daño puede estar bien, qué fin justifica ciertos medios. No puedo comprender como alguien puede decirte "te quiero", "bonita", "estaré a tu lado" sin sentirlo. ¿Para qué? Yo siempre he preferido la verdad así duela, así te deje clavada en el suelo con la certeza de que se ha hundido un poco más en los últimos segundos, mientras escuchabas que jamás tendrás algo y sólo lo deseas más, mientras se te clava en el pecho. Y rescataré siempre que pueda el dolor de otros lugares, de otras escenas que yo viví para ser bastón de la gente lo suficientemente valiente como para amar con el corazón en la mano, lo suficientemente inocente como para dejase querer y herir en el mismo cuarto de hora.


Jommy Nivek