sábado, agosto 27, 2011

Como si de un sueño despertaras cayendo rápidamente contra el suelo, esa sensación de vértigo, esa sensación del corazón al detenerse y acelerarse demasiado rápido. Como si una nube de puro rojo de pronto arañara la espalda al cruzarte con otros ojos. Como si una palabra pudiera cambiar todo el universo conocido y una conversación solo hiciera fluir los segundos. Y al revés.
En ese instante en que me acelero, me despierto, me duelo y me siento ahogar, no veo toda mi vida pasar ante mis ojos, solo el vacío amplificarse, y el silencio perforar mis oídos. Por dentro pasa ante mí todo lo que no hago, escucho todo lo que no digo, y me pregunto por todo lo que dejo pasar.

Jommy Nivek