sábado, agosto 27, 2011

Aviones

Siempre trato de entenderte... traducir las cosas que dices, tus miradas, porque no puedo creer que esten vacías, no puedo creer que no sientan. Aunque lo hiciese no me rendiría. Creo que aunque no lo digas, aunque lo nieges, no quieres que me rinda. Trato de entender cómo me dejas en jaque, de qué modo he llegado aquí, cómo podría dar la vuelta, avanzar, moverme, cómo podría escapar mientras solo deseo seguir hundiendome en tus manos, volar en tus labios. Porque en el fondo, me gusta tanto estar aquí, ser así, que no cambiaría nada.
Cada noche siento que podría ser la última. Me rompe. Vienes y te vas, Me haces daño. Me sorprendes. Me ilusionas con una mirada. Prendes en mí fuegos artificiales, pero me congelas. No, no eres demasiado malo, no soy demasiado buena, no entiendo porqué eso sería importante. Por mucho que empujes seguiré, por mucho que hables contestaré. Sin esperar nada, sin empujarte, sin pedirte... sin tener la necesidad de que esta noche ocurra nada salvo soñar en tus brazos. Y cada cosa que quieras ser en mí la serás por tí mismo, mientras dejes que te acompañe. Si dejaras que te acompañara... hasta que, ancianitos, encendieramos el msn.
No preguntes porqué, es así... Si miraras a mis ojos te dirían. Siempre querré poder leer los tuyos.


Jommy Nivek