jueves, junio 16, 2011

me...

Me enciende, me apaga, me quema, me envenena, me hace levantarme de buena y mala hostia, me hace decirle al mundo buenos días con una sonrísa o que os follen gente inmunda... me gusta cruzarme con personas capaces de hacerme sentir tierna y dulce, guerrera y salvaje. Me gusta sentir que todo va al límite a veces, que no hay una calma real. Porque aunque la busque yo no soy de ésas que pueden vivir con un besito antes de dormir y acompañadas hasta al baño de la manita, con la seguridad de un te quiero o de una caricia a las 9 en punto, con planes hechos miles de años por adelantado y sin noches de absoluta locura. Porque dentro de mí después de ronronear hay algo que ruge. Y necesito noches de acabar viendo el sol en los ojos que me miran, y noches de acurrucarme en mi cama sola. Y necesito días en que comería a besos principes, y días en que odiarles con todo mi ser.

Sin explicaciones, sin mentiras, sin falsos recuerdos.


Jommy Nivek