martes, abril 19, 2011

Recorro con los minutos labios distintos a los míos, y escucho que la vida no siempre es perfecta, tomo la curva de tu cuello a la derecha y sonrío. Y escucho que te toma por donde quiere y donde quiere te suelta y me agarro a tu mano. Y a veces siento que el vértigo vacía mi estómago y lo prende de miedo, pero supongo que esa misma sensación es la que me despierta.

Al levantar el vuelo el cielo no tiene límites


Jommy Nivek