sábado, febrero 05, 2011

Y mientras entro en la habitación y enciendo un cigarro me miras, y a veces siento que esos ojos que se clavan en mí observan algo que esta más allá de la piel, que llegas dentro, tocas mi corazón, lo estrujas, que eres capaz de diseccionar cada sentimiento, cada gesto, cara latido de mi corazón... Veo como llegas a la misma conclusión que todos... que sólo soy otro de esos perdedores sin alma y me encojo, porque no has visto nada.
Una y otra vez la vida sigue siendo la misma, y yo te devuelvo una mirada fría que nadie puede interpretar de verdad, porque no te odio, porque no te desprecio, porque muy al contrario: me siento despreciada por tí, porque me odio por ser así. Me revuelvo incómoda, aspiro humo y lo lanzo al espacio dejando marchar la ira con él... aunque no siempre puedo.
Pero una y otra vez tú serás tú, me volverás loca, seré un juguete más en tu construcción de lego, esa que quiere llegar al cielo, esa que no sabe en qué dirección va pero cree tener un destino. Y lo entiendo, no es que no lo entienda, es que yo no puedo vivir en un castillo de arena, es que yo me cansé siendo muy pequeña de soñar que alguien me rescataría del mundo... y desde entonces solo conozco a un salvador y es a mí.

Y no soy como quieres que sea, y no soy como crees que soy, y no soy quien los demás piensan, pero una y otra vez me cansaré de repetirlo y no tendrá sentido... me cansaré de explicar que muy en el fondo siento, palpito, lloro, no duermo... que amo, que aun así no tengo nada que ver con el resto, que jamás conoceras a otro yo... Y eso puede ser bueno.
Pero yo no puedo librarme de mí, yo tengo que saber sobrevivir tal y como soy, peleé porque entendieras que después de tanto engañarte dirigiédote hacia lo último que te haría feliz, eres consciente de cuánto te has equivocado y puedes dar la vuelta... Yo no me equivoqué. ¿Cómo soluciono eso?

Porque todos fingen, incluso yo.
Pero ya podemos todos dejar de fingir felicidad, esperanza.
Ya puedo volver a vivir sin sentir.

No hay comentarios: