sábado, febrero 05, 2011

Por qué tanto drama

Estoy cansada de las pequeñas historias sin sentido, de hablar sin saber, de no saber nada, de la gente que se siente tan sola, tan patética, que tira de los demás, que tira de lo que no saben, que tira de manías y de chismes... Estoy cansada de defenderme, de pensar que hay amigos al otro lado de una linea y ver que no existe esa conexión, que ya no queda nada. Estoy cansada de perder, de perder lo que más me importa sólo por tratar de vencer, por tratar de quedarme en pie, de ser fría... para qué?

Y cuando cojo el teléfono, cuando hablo, cuando estoy aquí... sigue siendo tan invisible como al principio, sigo siendo demasiado pequeñita y todo lo malo demasiado grande... las caricias, aunque sean millones siempre son menos que un golpe, siempre significan menos, y estoy cansada de que para mí no sea así y sea al contrario, de perdonar y dejar que las heridas cubran mi cuerpo, de seguir adelante a impulsos pequeños y que tiren de mí. No quiero. No tengo la paciencia que aparento.

Yo quiero ser como las mariposas desde pequeña, ser libre, tener un sueño, volar y sonreír, no mirar atrás, no tener nunca nada de qué arrepentirme, tener alternativas a la ira, tener alternativas al rencor, tener recurso infinito al perdón. Ser todo lo infeliz que me apetezca una noche y sonreír al día siguiente, porque mi vida es corta, porque no quiero pasarla en derroches absurdos o en dolores. Y en mi campo de flores siempre habría esa gente, mi círculo de mariposas amigas, mi círculo de felices luces de colores, el que llevo siempre dentro del corazón y que no muta, que no puedo hacer mutar, aunque nadie lo entienda, aunque yo tampoco acabo de entenderlo del todo.


Jommy Nivek