sábado, febrero 05, 2011



Podría ver a lo lejos, como la playa de tus sueños, esa madrugada de la que tanto hablabas... dejaría pasar los días de luto en noches bajo las estrellas, dejaría encendidos todos los faroles de mi fachada para que la reconocieras. Te abriría un caminito hasta la cama, hasta los antiguos sueños que me contagiabas, donde nada era solo fantasía sino un futuro por recorrer...

Y ahora que el sueño se evaporó, y ahora que de tiempo andamos los dos generosos, podríamos pararnos a pensar que las cicatrices algún día sanarán, que se acabará algún día los secretos... que no tenemos que enfrentarnos cuando quizá pronto estaremos lejos mirando hacia el cielo, los dos.

Y ahora que mi paciencia se perdonó, y ahora que ya no quiero más futuro que los pasos que yo llevo, que mi compás de tango, ahora que ya no tengo la fuerza de coordinarlos contigo aunque lo quisiera, mucho me temo, que me cansaré de ser ese pequeño e inútil bastoncito que quieres usar para ponerte en pie... Que me cansaré de ser ignorada, que me cansaré de que en el fondo quieras tener enfrente a otra persona, que me cansaré de como siempre no ser suficiente...

Si se callase el ruido... quizás no llegase a oir nada

No hay comentarios: