sábado, febrero 05, 2011

La vida perfecta no existe.
Podemos tomar las cosas como nos vienen, hacernos fuertes con el dolor y sacar la cara, pelear. Podemos enfrentarnos al mundo y disfrutarlo cada segundo, porque no volverá. Reír hasta que duela, llorar hasta que nos sintamos liberados, estallar cuando la tensión lo exija, tomar la ola más grande que podamos, subirnos y no dejar que nos tire. Creo que si vivimos así al vida, si dormimos a morir, si comemos con gula, si corremos en la dirección que nos lleven nuestros deseos... al final del día sonreíremos, miraremos a los ojos de lo desconocido y nos engrandeceremos, aceptaremos las aventuras que nos queden y las vividas con facilidad.
Seremos grandes.
No tendremos miedo, y si lo tenemos lo abrazaremos como algo más.

Yo lo único que quiero ahora es recuperar la sonrisa y vivir para mí misma, relajada, tranquila, sin que los fantasmas enturbien mi sueño.


Jommy Nivek