viernes, enero 01, 2010

FELIZ 2010 Día 3



Tengo el estómago encogido desde que he empezado a contar días sin tí, duele demasiado, sabes?
Y Nochevieja, qué puedo decir? Con mi gente rodeándome para darme fuerzas es más fácil mirar al mundo con ganas, y aunque siga doliéndome y la angustia siga ahí, es menor, ya no hace falta seguir llorando. Ahora hace falta levantarse y pelear con fuerza y si no lo sonsigo seguirá sin ser el fin del mundo, y tendré que afrontarlo aunque me corte el aire. Solo son dos pasos hoy y así, cada día, dos pasos por seguir, dos pasos por vivir mejor, por dejar de odiarme, por mejorar.

Me he acordado de cosas mientras estaba en el pueblo, mirando a mí alrededor, viendome circular por allí más pequeña, caerme una y otra vez, y a Moli casi siempre cerca levantándome. Cada día era una aventura o una pesadilla, aún no sé porqué. Y me hacía feliz que así fuera a pesar de todo, porque tengo alma de guerrera y cosas que otros pasan toda la vida buscando. Así que con el vaso número x, a punto de darme algo porque ya era demasiado whisky, y mirando a los ojazos enormes y verdes que tenía en frente, supe de sobra que tenía una misión, un propósito de año nuevo, no de esos que escribes en un diario, hubiera dado igual si hubiera sido 5 de agosto. Recordé máximas, esas leyes que son mías, de mi moral, y que por alguna razón he ido borrando con el codo mientras me dibujaba formas de huir de toda la mierda que me caía encima. Eran importantes entonces y lo son ahora, quiero recuperarlas y cumplirlas, quiero ser ésa parte buena que mis niños ven en mí siempre, y evitar que el otro habitante de mi cuerpo, ése que utilizaba para pelear y huir, pueda volver a tomar el control de mi vida.


-No puedo evitar el daño que ya he hecho, sólo puedo curarlo.

-Cometo y cometeré siempre errores, aunque no sean los mismos. Soy humana, aunque no siempre quiera dejar que se sepa.

-Arrepentirse nunca cambia el hecho de haber hecho algo mal, pero arrepentirse y querer cambiarlo es lo único que se puede hacer, no se puede borrar el pasado, sólo difuminar las esquinas que se clavan en la piel.

-Pero saber cometer errores, reconocerlos y arrepentirse, cuando realmente se arrepiente uno, sólo es el principio. Hay que querer realmente ser mejor para uno mismo y para los demás, sino, la esperanza y la intención de cambio no son suficientes. A mí la vida me hizo como soy en muchos aspectos, y no puedo evitarlo; pero no por eso dejo de poder cambiarlo.

-En esta vida nada es irreparable salvo la muerte

-Y si algo no se arregla es simplemente porque no se intenta o requiere más esfuerzo del que se esta dispuesto a comprometer. Es algo así como un: no merece la pena. Y siempre es triste.

-Aunque no me exprese, sigo queriendo que me quieran y me conozcan por dentro, como cualquiera.

-No me importa sufrir a manos de alguien que amo, al final, la vida muchas veces es mellarte el corazón, no ya por aprender, no hay motivos para que la vida de asco, pero sí que hay caminos que se abren, perspectivas nuevas, y hasta que no llegas a ellas no sabes nada. Por eso hacer las cosas mal, perder, muchas veces, es el inicio de algo más grande, pero hay que estar preparado para quererlo y afrontarlo.

-Ser sincero con uno mismo en la medida de lo posible es la única vía mentalemente saludable. Yo me miento a mí misma tantísimo que a veces dudo de todo, supongo que engañándome me hago ciertos momentos más cómodos; pero al final, cuando explota la máquina y me digo la verdad, duele mucho más.

-El rencor y la ira hacen daño. Soy una persona de personalidad indignable, pero puedo asegurar que la ira sólo te hace perder fuerzas, amigos, familia, desgasta emocionalmente, no tiene ningún fin, hace más daño al que la esgrime que a quien toca, pero hace daño a ambos, y es innecesario del todo.

-Hacerse daño a uno mismo y fingir que nunca duele nada no sólo te vuelve insensible para lo malo, también te vuelve frívolo, y con el tiempo ya no puedes distinguir quién eres si el monstruo o la víctima. Eres ambos y no caben los dos en tu cuerpo.

-Por eso, después de recordar todas estas cosas, que ya sabía, después de coger fuerzas para todo, he decidido que quiero hacer de verdad el esfuerzo final que empecé hace dos años y dos meses, más o menos. Voy a librarme de todas las taras que tengo, aunque eso cambie cosas de mí que me gustan, no voy a permitirme continuar con el daño gratuito, los gritos, las lágrimas y la angustia o los ataques de ansiedad, se acabaron.

Así que mi único propósito de verdad, por un año, es hacer algo bueno por mí: elegir luchar por cuidarme y cuidar lo que quiero. Y seguir en ese punto en el que, aunque sea lejos, siento que hay una masa que me rodea y me dice: "sonríe guapa" o "te podías morir, te odio" con una sonrisa, que significan te quiero muchísimo, como yo a él.

El 2009 me deja horrores y errores, cosas muy jodidas y cosas hermosas. Pero hay que quemarlo. Ya pasó. Para mí hoy empieza algo más que un año, empieza mi vida de nuevo. Y YA ME HE CANSADO DE MIRAR ATRÁS. Atrás no están las respuestas, las respuestas las tengo yo dentro de mí, aunque me cueste llegar a ellas.

Y pasaré a tu lado el tiempo que me dejes, como dejes. Y si no dejo de intentarlo, es porque te quiero por tí, te amo, y también porque lo necesito por mí. Y si eso es un delito o un descaro lo lamento, pero ya he dicho una y otra vez que soy sincera con lo que pienso y lo que siento. Y si dejo de intentarlo será sólo porque sepa que te duele demasiado.
Y ojalá pueda arreglarlo la verdad, ojalá no tengas razón y sea posible, no quiero perder la esperanza nunca más, es importante. Quiero seguir ahí cuando te hagas daño, quiero seguir ahí cuando necesites escapar, quiero que me quieras lo suficiente para dejarme reparar todo lo que he roto, porque sé que puedo, sé que tengo fuerzas para hacerlo. Y me da igual hasta que punto de tu cariño o confianza pueda recuperar mientras peleo por ello. Peleo por mucho ahora mismo y sé que puedo contigo a mi lado aunque no sea igual de cerca. Porque te amo lo suficiente para dejarte ir, pero no siento que deba hacerlo.

Así que Feliz Año y que la suerte me llueva encima por favor, porque necesito mucho viento a mi favor para llevar este barco, pero sea como sea, lo haré. Porque mi único propósito soy yo y quererme a mí misma de verdad.


Jommy Nivek

Dia 1

Ayer pasaron tantas cosas... Ayer moría a la noche todo lo que me había devuelto a la realidad otra vez, ahora me doy cuenta de que son realidades que me invento, externas, no soy yo. Yo estoy en otro lugar al final de un túnel húmedo y oscuro. Yo estoy en un bosque gris y verde esmeralda, lleno de flores y frutas de colores. Tirada en uno de esos cèspedes mullidos, que empapan tus pies desnudos cuando caminas sobre ellos.

Quería viajar a una playa de noche, a ver la luna contigo, y conocer cientos de cosas juntos, ser la misma cosa, la misma persona. Pero soy como soy, miento, me engaño, me hiero, hago daño, escupo esas frases inútiles y sin sentido que se te clavan en el pecho y van menguando cada puto sentimiento lindo. Siempre ha sido así. Y ahora, ese mundo paralelo donde podría salir por fin, donde podría dejar de fingir se ha desvanecido en el aire. Y las lágrimas me han borrado los restos que quedaban en mis manos, en mis sábanas, en mis labios. Es igual... Siempre puedo regresar a este sitio artificial y hermoso que construí por mí, a este sitio que siempre tendré, que no puede abandonarme como todo lo demás lo ha hecho. Del que no puedo huir.

Recuerdo aquello que Lau y yo inventamos sobre la princesa, la torre y el dragón, y yo soy todas. Yo hiero a aquién se me acerca porque quiero evitar que toquen lo que guardo dentro de mi máscara, porque no quiero perder mi mundo, no quiero perder la esperanza que queda en él. Y me odio tanto, me he destrozado tanto la vida poco a poco a base de odios y de recovecos en el interior. Ahora soy una muñeca rota del todo, y ya no quiero coserme, ya no quiero recuperarme, ya no quiero mirar al frente. Me conformo con que pasen los días uno a uno dedicándome a mí misma en este lugar cerquita del corazón que no me rechaza, por el que no debo luchar, al que no hago daño.

Y lo único que necesito era lo que siempre me rodeo, lo que siempre me quería: mi tata, mi gor, Moli y tequila

Lás lágrimas limpian el barro de la caída. Levantarse es sólo apoyar las manos y empujarse poco a poco. Las piernas al principio no contestan, pero no importa, lo harán. Y cuando estés de pie del todo, sólo mira al frente para seguir con tu vida.

Jommy Nivek

Another thing to miss



Esta canción siempre me ha recordado a él, desde aquella tarde con la gor en el patio del colegio, cuando le dejé ver a esa niña asustada que sigo siendo por dentro. Esa que echaba de menos a su padre, a su familia, esa que echaba de menos los buenos tiempos, la casa de techos altos en el bajo, los caballos, los barcos, las sonrisas, la velocidad sobre la moto. Y luego me decía a mí misma cómo era posible que todo aquello hubiera acabado así, como era posible que todo se hubiera empozoñado tanto con los años, como alguien podía hacer tanto daño. Y cómo yo podía seguir queriendo recuperarlo.

Idiota, no?

Pero ahora lo entiendo. A veces da igual cuanto duela tener algo, cuánto duela dejar entrar a alguien y tenerlo dentro, cuanto duela querer; siempre es peor decir adios a todo lo que sientes y a la persona que va con ello. Era más fácil antes dejar que me abandonaran. No era importante, yo seguía aquí en mi mundo.
Aunque desde hace tiempo tengo miedo, mucho miedo, de mí, de lo que tengo dentro, de ese monstruo de ojos oscuros que me mira alguna noche en la oscuridad del fondo de la copa. Es mi reflejo. Convertirme cada día más en todo lo que temía y me dolía, en todo lo que despreciaba de él. En el caos, la de cal y arena, las buenas palabras, los abrazos, el amor, las lágrimas, la desesperación, la locura, lo tierno y dulce, lo amargo. Todo. Ahora ya soy todo lo que era, y no creo que pueda cambiarse. Estaba en mis genes, en mi alma, estaba en todo lo que soy y lo que hago. Al final tenía que ser mi propia pesadilla y no poder afrontarlo.

Ya da igual. Sigo en ese punto. Sigo cerrando los ojos con fuerza y llorando al acostarme. Si el mierdo y la cobardía han regresado ya no puedo evitarlos, ya no puedo hacerles frente. Ya sólo puedo seguir deseando haber tenido más suerte en el callejón aquel día y no pasar por todo una y otra vez, como un disco rayado, como la montaña rusa 7 veces en una tarde, como tus besos clavándose en mi memoria hace 9 meses y ahora de nuevo.

Hay medicinas mejores que compadecerse, cierto?
Sólo es otra cosa que extrañaré.
Y mañana otro día para recuperarme.

Jommy Nivek

Ahora dices lo siento

Siempre llega, siempre. Porque voy por la vida pensando que lo sé todo y no es cierto. Siempre llega la piedra, la mierda, lo que sea. Y veo que es al revés, no sabia nada, no me había enterado. Y me merezco lo que venga. Hoy he dejado de controlar eso que tengo dentro y he arramblado con lo único que quería retener. Ya da igual. Todo es mejor si no estoy cerca. Porque por alguna razón, y no sé desde cuando, tengo algo que no funciona dentro, en lo más básico. Y ahora lo siento y lo sentiré de verdad, qué más da. Siempre nos pasa eso, siempre nos queda esa puerta de atrás en nostros mismos para huir de todo y castigarnos sin el resto de la humanidad. Porque solo sabemos hacer daño

Jommy Nivek

Echar la vista atrás y no ver nada



Ha permanecido bailando sin cesar en el centro de la habitación, se ha caido muchas veces, y su ropa cada vez parece más destrozada, tiene el cuerpo bañado en barro y sangre. Pero ha seguido levantándose del suelo una y otra vez para besar otros labios, para entonar otros cantos, para aprender nuevos pasos... Ahora esta cansada y sigue ahí. Y llegan nuevas aventuras para ella. Quizá, en otra época, habría afrontado esto con otra mirada, habría elegido su destino sin pesar en una balanza el golpe, pero después de todo ahora cree que es mejor pensar antes de actuar.
Por eso ha dejado de dar vueltas, ha mirado por la ventana y ha decidido dejarlo todo atrás. Por eso se arriesga a perder la vida en un sólo vuelo, a una sóla tirada. Y aún así duele, aun así lo siente.

Ella es pequeña, pero ha aprendido demasiados bailes, demasiado rápido, ha debido ser adulta antes siquiera de poder aparentarlo. Duelen demasiado las heridas de una guerra que no es mía. Duele demasiado pelear por causas que otros nos han dado. Pero es peor perder cuando te iba la vida. Es peor sentir que el odio, el placer, la ternura, te arrancan la piel a tiras con cariño. Y que alguien es el mundo y un infierno, y que lo que menos quieres en el fondo es tu futuro más cercano. Ella ya tiene la cartas en la mesa, ha elegido su corazón de caja de música, han elegido las lagrimas de perdernos, han elegido las angustias, ha elegido la antiguedad, las manos, las sonrisas, el corazón.

Puede estar orgullosa de seguir sus principios, con la única guía de su corazón, pero igual el daño esta vez será más grande. Y esa red que trazas bajo su cuerpo, para sujetarla caballerosamente con tu dulzura, sólo la hará sentir aún más vulnerable y más estúpida

Jommy Nivek

Navidad

Y si pudiera desearía una navidad sin peros, una navidad blanca, llena de copos con el corazón caliente. Y si pudiera los cogería con la lengua, saltaría feliz de estar aquí. Y si pudiera dormiría entre tus brazos y soñaría cosas felices, en otro mundo, en otra época.
Y si pudiera evitaría daños, haría al mundo inmune a mí y mis estragos. Y viviría en una cueva dorada y verde donde pudieras venir a visitarme, donde yo pudiese quererte hasta ahogarme, sin trabas.
Y quizá ese lugar sólo exista entre mis sábanas y por eso es tan triste esta historia, por eso cierro los ojos con fuerza imaginando que no tengo que elegir cómo vivir esto ahora, porque no soy racional, soy egoista, te quiero.

Jommy Nivek