viernes, septiembre 10, 2010


A veces los demás no son lo que esperabamos de ellos
A veces un amigo no sabe más de tí que un extraño, se inventa un perfil y te lo cuelga igual.
A veces no escucharmos.
A veces cometemos errores que no podrán perdonarnos.
A veces no nos perdonaremos jamás a nosotros mismos.
A veces soy como esta foto, una pequeña bailarina de joyero que trata de derribar prejuicios con las manos desnudas y el corazón abierto... y por eso no dejo de tener dolores de cabeza.
A veces alguien a quien has perdido te dice algo que te deja sin respiración: aprende a quererte un poco... cuando pensabas que ya lo habías conseguido.

Al hundirte en la miseria te das cuenta de toda la razón que tiene, de lo que has perdido, te das cuenta de en quién te convertiste en su día y porqué no deberías haberlo permitido. Quizá, desde el primer instante solo he estado hecha para mantener distancias, quizá aunque quiera mucho no es posible llegar a mí.

Por eso lo que yo llamo amor, amistad, música, tolerancia, respeto... no es lo mismo. Diferentes diccionarios he escuchado. Quizá el ser empática o estúpida ha estropeado mi capacidad para ver los límites... Y trato de recuperarla sin ayuda, trato de recuperarla mientras todos los golpes se suceden. Mientras me acribillan, me interrogan, mientras lloro y no puedo respirar, mientras trato de buscar algo bueno dentro de mí que no haya sido infectado y resulta que seré la única que lo vea, mientras veo que para la gente a la que debía importar doy igual, y que por mucho que haga seguiré siendo ese ser vengativo y violento que no merece la pena escuchar, conocer o amar. Quizá en el fondo si tenga razones para no quererme...

Pero algo, una luz al final de muchas cosas, la gente que siempre ha estado conmigo, ve algo en mí increíble, ve algo mágico, la persona que quiero ser y trato de ser cada día, la paciencia, la tranquilidad, el amor, el perdón siempre dispuesto a coger de la mano a alguien por mucho que haya pasado... la alegría, la amistad, la tristeza, el cariño que otros confunden con zorreo... quizá solo pueda vivir para ellos.