viernes, septiembre 10, 2010

Cut away



Eres el peor de los venenos que jamás probé, mi veneno personalizado, mi tragedia exagerada y sin exagerar, el fin de mi vida como la creía... y aún así, la persona a la quiero, a la que me aferro, como a la vida y a la sangre que corre por mis venas. La persona a la que amé más que a ninguna. Los ojos más bonitos bajo el cielo, mi sonrisa. Siempre decidí quererte más de lo que podía, y hoy solo quiero borrarte de mis días, hoy por fin soy consciente de lo autodestructiva que ha sido siempre la situación, y que en efecto, lo mejor que podría haber hecho, a pesar de todo, es haberlo dejado pasar a principio de año. Haber comprendido que por mucho que se hiciera, al final la situación no era imposible, el imposible quizá eras tú. En el fondo de todo siempre lo dije: no soy yo a la que quieres y aún lo mantengo, buscas alguien en mí que no existe, quieres exprimir un néctar que no tengo. Y al frustrar todos tus deseos me odias, y al odiarme me enfrentas, y al enfrentarme me dueles hasta que me odio a mí misma. Así, de veras, por fín... Hasta nunca


Recuerdas cuando te la cantaba para que solo tú la oyeras...?



Ya dije hace mucho una vez: ojalá no tuviera que perderlo... ojala no tuviera que perder a la maraviyosa persona que hay debajo, el objeto de todo lo que amo, mi alegría, mi manta por las noches y por el día, mi compañero de nieve... ojalá pudiera haber rescatado a mi niño de entre la ira en vez de solo herirlo y hacerla más fuerte... pero no soy perfecta y no soy su madre, no soy tan fuerte como para no ser humana, como para no llorar sangre después de tantas.

Mi vida de 0 comineza esta noche, a dos días de mis 21 años... a dos días de la mayoría universal de edad. Y pensar que de no habernos reencontrado yo pasaría este fin de semana muy lejos de aquí entre ruletas.

Te quiero Chema...
y adiós