viernes, septiembre 10, 2010

After everything

He tenido una cena estupenda, de esas inolvidables con mis padres... y aún así no podía dejar de pensar en el hueco a mi lado que habría ocupado alguien quizá en otro momento, en otra vida en la que no hubieramos comenzado a jodernos. A veces creo que tengo razón y que aquel día debí irme a mi casa sin que pasara nada más... habríamos sido amigos, habríamos conocido más del otro, no nos habríamos hecho tanto daño... Pero ya ha acabado, cuando yo soy la mala de la peli es cuando todo acaba, porque no tengo fuerzas para enfrentarme a ese tópico, una vez que existe lo dejo ser, es más fácil que pelear con algo que no creo, es menos doloroso que aceptar cada cosa que he hecho y he callado, cada puñalada que te he dado y tú me has devuelto, cada gota de rencor almacenada dentro de mí como por arte de magia, el odio, el egoismo, las malas palabras... yo no he sido así jamás y no quiero volver a serlo. Eres la persona que saca lo mejor y lo peor de mí en el mismo día y a la misma hora. Eres mi veneno y yo el tuyo.

No hay comentarios: