miércoles, agosto 25, 2010

... el día

El día que todo acaba, o así lo parece, el día que por fin se hace de noche y no queda esperanza, ni ganas, ni fuelle... El día que decides que no vale la pena seguir mirando hacia un adelante y por fin vuelves a tu estado natural, a vagabundear entre sueños.

Así te das cuenta de que todo el tiempo que llevas aguantando las lágrimas no te ha librado de sentirte mal al final. No ha aclarado nada, no lo ha suavizado. Sólo te ha permitido un momento de incertidumbre, un momento de paz, un momento en el que aún no eras consciente de nada y eras más feliz, o al menos menos infeliz, quién sabe.

A veces somos demasiado importantes dentro de nuestra cabeza, pero fuera, sólo es una mota más... sólo es el recuerdo de una persona. Por eso siempre intentamos tener gente a nuestro alrededor, creer que nos recordarán, que seremos alguien. Y olvidamos que por dentro siempre estaremos solos, que al final... nuestro camino sólo es nuestro.



"Haces que tu vida gire en torno a alguien. Y cuando eso acabe, ¿cómo la harás girar?"
Pareces no haber aprendido lo suficiente


Jommy Nivek

No hay comentarios: