sábado, junio 12, 2010

... (12)

Cuando caigo en el suelo y no puedo más, cuando bebo hasta que el estómago me pide a gritos que me calme, cuando el odio viaja a oleadas por mi cuerpo en forma de dolor, un dolor intenso, una quemazón que se extiende lejos de mí, a otros.


Le enseñé mi cuerpo desnudo bajo la luna, pero nada de lo que había bajo él. Quisé ser, por una vez en mi vida, alguien diferente para alguien a quien quería. Quise ser algo que no soy y ahora estoy condenada a un silencio que me hace la vida aún más dificil de lo que es. Pero supongo que sólo puedo quedarme con ese fragmento de mi existencia, porque lo demás lo perdí por un motivo u otro.
Y siempre será el amante que nunca tuve.
El chico que quise ver.
El confidente al que no le contaba nada.
La noche que se cernía para decirme adiós.
El punto donde fijar la mirada, y darse cuenta sin darse cuenta, de lo mucho que ha cambiado el cuento.
Cómo la historia que me hizo ser quien soy, ha acabado haciendo de mí alguien diferente, alguien que a veces no me cae bien.
Alguien con quien tendré que lidiar de ahora en adelante.
Sola.
Porque de él no queda nada.


Jommy Nivek

No hay comentarios: