lunes, mayo 24, 2010

You don't mean anything to me anymore

Hoy eran las 21:00 y has dejado de importarme del todo, supongo que por una vez no podía esperar más.

-Eres increíble. No de verdad. Eres un puto desastre
Él gritaba mirándola mientras ella se encogía en el sofá. Miraba sus pies moviendo uno sobre otro, sollozando intensamente en silencio, con todo su cuerpecito agitado. Sentía tanta lástima mientras el continuaba con sus protestas, tanta rabia. Pero no pude moverme del sitio, quería defenderla y no pude.

-Me da igual ya todo. -dijo ella levantándose. Contuve la respiración, casi podía oir su corazón agitado dejando liberar la tensión- Ya no eres nadie. Después de tu cobardía, de lo rastrero que eres, después de tu forma de dejar mensajes subliminales, de engañarme a mí, de engañar a todo el mundo haciéndonos creer que eras la víctima de un complot enorme. No existe ese complot. Mis fracasos son míos, haz cuenta de los tuyos. Y no vuelvas a mirarme. Porque ya no quiero saber nunca más de tí.-

-He perdido mucho tiempo intentando entenderte. Intentando estar contigo. Tratando de cuidar de tí. He pasado cada noche que me has permitido escuchando. He confiado en tu forma de ser, en todo lo que pensé que valías. En cierto modo estaba fascinada, creí que eras todo lo que podría soñar. Pero no eres nada de eso. Sólo eres un tipo que me conoció un día por casualidad, y que desde entonces ha interpretado un papel muy interesante, y cuando se ha cansado, me ha roto por dentro. He sido engañada. Te aplaudo. He sido humillada. Bien por tí.
Has conseguido todo lo que querías, ya puedes marcharte. Ya no quiero explicaciones. Ya no quiero nada de tí. Solo quemar tus recuerdos de mi mente, para que no me hagan sentirme aún más absurda y odiarme por creerte.-

Y con toda la naturalidad de mundo se puso sus botas lentamente, se levantó del sofá y salió del garage con toda la tranquilidad del mundo. Aquello no era el reino de nadie, aquello solo podía darle paz.


Jommy Nivek