lunes, mayo 03, 2010

dulcemente sueño con los ojos abiertos

No sería grande cortar las razices con este mundo, dejar que todo resbale y caiga al suelo y quedarme en un lugar, desnuda, donde no tener que volver a pedir perdon, donde el mundo pueda comprobar en mi piel los golpes que realmente recibo...
Pero ya ves, alguien puso en mi lista de prioridades la fortaleza por encima de la felicidad... Así que respira y sigue intentando ser esa persona única que eres, siempre, sin dejar que nada intervenga en ese camino de hierba y lo aplaste, sin dejar que los sueños se incendien y acaben consumidos en un instante...

Estaría interesante ser a veces otra persona, la persona que los demás esperan en mí o desean... la persona capaz de sentir que ellos necesitan y no pueden encontrar en mí. Porque jamás la respuesta a: qué tal? es sencilla; y si lo es: no es sincera; y si sonrío, es solo en parte; y si me siento feliz se que no durará mucho. Quizá buscamos más que la mayoría, nos empeñamos, nos hundimos tanto que nos odiamos y deseamos morir...

Nada de ello nos impide amar. Al contrario que la mayor parte del mundo amamos con más fuerza precisamente porque esa locura nos mantiene atados a la realidad, al dolor, al sentimiento; del que constantemente nos alejamos sin querer.

Por eso cuando me enamoré de tí jamás creí en serio sentir lo que siento, por eso no miro a mañana, por eso no me importa demasiado nada salvo abrazarnos al dormir y dejar de discutir y llorar mientras estes cerca


Jommy Nivek