miércoles, marzo 24, 2010

we need, we move

Nada permanece demasiado tiempo, todo se marchita, la vida se va desgastando. Los lazos que desatas y dejas sueltos se pudren, y mientras, los espacios se van estirando, y los lazos que antiguamente tendiste, cortos, cercanos, ahora deben crecer infinitamente, recorrer caminos enrevesados y alcanzar su antiguo hermano. Si tan sólo fueramos capaces de no necesitar perder para cuidar, si tan sólo pelearamos por lo que tenemos en vez de por ganar.


Cada día puede ser oscuro, muy, muy oscuro. Todo lo oscuro que quiera. Yo recuerdo su olor, recuerdo su pelo, recuerdo sus ojitos mirándome fijamente, recuerdo sus labios recorriendome, sus manos; y la luz parte desde el interior de esos recuerdos para darme calor por dentro e iluminar cualquier obstáculo que tenga.

No hay comentarios: