viernes, enero 01, 2010

Another thing to miss



Esta canción siempre me ha recordado a él, desde aquella tarde con la gor en el patio del colegio, cuando le dejé ver a esa niña asustada que sigo siendo por dentro. Esa que echaba de menos a su padre, a su familia, esa que echaba de menos los buenos tiempos, la casa de techos altos en el bajo, los caballos, los barcos, las sonrisas, la velocidad sobre la moto. Y luego me decía a mí misma cómo era posible que todo aquello hubiera acabado así, como era posible que todo se hubiera empozoñado tanto con los años, como alguien podía hacer tanto daño. Y cómo yo podía seguir queriendo recuperarlo.

Idiota, no?

Pero ahora lo entiendo. A veces da igual cuanto duela tener algo, cuánto duela dejar entrar a alguien y tenerlo dentro, cuanto duela querer; siempre es peor decir adios a todo lo que sientes y a la persona que va con ello. Era más fácil antes dejar que me abandonaran. No era importante, yo seguía aquí en mi mundo.
Aunque desde hace tiempo tengo miedo, mucho miedo, de mí, de lo que tengo dentro, de ese monstruo de ojos oscuros que me mira alguna noche en la oscuridad del fondo de la copa. Es mi reflejo. Convertirme cada día más en todo lo que temía y me dolía, en todo lo que despreciaba de él. En el caos, la de cal y arena, las buenas palabras, los abrazos, el amor, las lágrimas, la desesperación, la locura, lo tierno y dulce, lo amargo. Todo. Ahora ya soy todo lo que era, y no creo que pueda cambiarse. Estaba en mis genes, en mi alma, estaba en todo lo que soy y lo que hago. Al final tenía que ser mi propia pesadilla y no poder afrontarlo.

Ya da igual. Sigo en ese punto. Sigo cerrando los ojos con fuerza y llorando al acostarme. Si el mierdo y la cobardía han regresado ya no puedo evitarlos, ya no puedo hacerles frente. Ya sólo puedo seguir deseando haber tenido más suerte en el callejón aquel día y no pasar por todo una y otra vez, como un disco rayado, como la montaña rusa 7 veces en una tarde, como tus besos clavándose en mi memoria hace 9 meses y ahora de nuevo.

Hay medicinas mejores que compadecerse, cierto?
Sólo es otra cosa que extrañaré.
Y mañana otro día para recuperarme.

Jommy Nivek

No hay comentarios: