viernes, septiembre 10, 2010

Cut away



Eres el peor de los venenos que jamás probé, mi veneno personalizado, mi tragedia exagerada y sin exagerar, el fin de mi vida como la creía... y aún así, la persona a la quiero, a la que me aferro, como a la vida y a la sangre que corre por mis venas. La persona a la que amé más que a ninguna. Los ojos más bonitos bajo el cielo, mi sonrisa. Siempre decidí quererte más de lo que podía, y hoy solo quiero borrarte de mis días, hoy por fin soy consciente de lo autodestructiva que ha sido siempre la situación, y que en efecto, lo mejor que podría haber hecho, a pesar de todo, es haberlo dejado pasar a principio de año. Haber comprendido que por mucho que se hiciera, al final la situación no era imposible, el imposible quizá eras tú. En el fondo de todo siempre lo dije: no soy yo a la que quieres y aún lo mantengo, buscas alguien en mí que no existe, quieres exprimir un néctar que no tengo. Y al frustrar todos tus deseos me odias, y al odiarme me enfrentas, y al enfrentarme me dueles hasta que me odio a mí misma. Así, de veras, por fín... Hasta nunca


Recuerdas cuando te la cantaba para que solo tú la oyeras...?



Ya dije hace mucho una vez: ojalá no tuviera que perderlo... ojala no tuviera que perder a la maraviyosa persona que hay debajo, el objeto de todo lo que amo, mi alegría, mi manta por las noches y por el día, mi compañero de nieve... ojalá pudiera haber rescatado a mi niño de entre la ira en vez de solo herirlo y hacerla más fuerte... pero no soy perfecta y no soy su madre, no soy tan fuerte como para no ser humana, como para no llorar sangre después de tantas.

Mi vida de 0 comineza esta noche, a dos días de mis 21 años... a dos días de la mayoría universal de edad. Y pensar que de no habernos reencontrado yo pasaría este fin de semana muy lejos de aquí entre ruletas.

Te quiero Chema...
y adiós

Nothing else

Un sms, algo que cruza el tiempo y el espacio pero no salva realmente las distancias. Una voz que trato de escuchar, una imagen que mantengo atada a mi cerebro, y que aunque quisiera no podría olvidar. Pero me empeño, me mantengo deliberadamente en este espacio en el que te echo de menos. En el que te quiero. En el que te canto bajito al oído mientras duermo



Puedo hacer un mapa hasta tus besos

After everything

He tenido una cena estupenda, de esas inolvidables con mis padres... y aún así no podía dejar de pensar en el hueco a mi lado que habría ocupado alguien quizá en otro momento, en otra vida en la que no hubieramos comenzado a jodernos. A veces creo que tengo razón y que aquel día debí irme a mi casa sin que pasara nada más... habríamos sido amigos, habríamos conocido más del otro, no nos habríamos hecho tanto daño... Pero ya ha acabado, cuando yo soy la mala de la peli es cuando todo acaba, porque no tengo fuerzas para enfrentarme a ese tópico, una vez que existe lo dejo ser, es más fácil que pelear con algo que no creo, es menos doloroso que aceptar cada cosa que he hecho y he callado, cada puñalada que te he dado y tú me has devuelto, cada gota de rencor almacenada dentro de mí como por arte de magia, el odio, el egoismo, las malas palabras... yo no he sido así jamás y no quiero volver a serlo. Eres la persona que saca lo mejor y lo peor de mí en el mismo día y a la misma hora. Eres mi veneno y yo el tuyo.


Cuando trato de recordar quién era hay una página en blanco. Intento traspasar las fotografías y llegar hasta mi cabecita morena llena de rizos, llegar hasta los pensamientos que flotaban en ella, lo que quería, lo que deseaba con toda mi alma, qué añoraba, cómo quería ser, con quién me identificaba, mis expectativas de la vida, de mis relaciones, mis valores... Pero la respuesta es una página en blanco en la que flota el humo, ya no sé quién era, lo he perdido, y tampoco sé quién soy.

Trato de buscar entre recuerdos los primeros días, aquellos en los que yo era "mortalmente sincera", aquellos en los que aún no te quería y sólo jugaba y ahí si era verdad. Los días de mus, de hablar toda la noche sin descanso sobre nada en concreto, de salir a la calle con toda la seguridad del mundo, de contar las horas en vez de los minutos, de no mirar el móvil en un día. Momentos en los que todo mi mundo estaba en el vaso del starbucks, demasiado dulce pero no tanto, en el que esta escrito shizu. Cuando todo comienza de ese modo es excitante, te enciende la piel, te arrasa el mundo de un día para otro y no te das cuenta, pones la única ilusión que has tenido nunca en ese momento. Pero cuando acaba y lo hace como lo hizo, pierdes toda la esperanza de ser algún día normal, pierdes las ganas de amar, de que te amen, la confianza en el ser humano y en tí mismo, toda tu fé escapa por la ventana mientras te sientas a llorar, a angustiarte, a preguntarte una y otra vez qué hiciste mal, qué falló, cómo pudiste dejarte engañar.

Y en el segundo tiempo llegas sin ganas, llegas amargado, llegas sin ninguna intención de hacer nada, llegas expectante. Crees que en el fondo nada ocurrirá, que independientemente del tiempo que pase el resultado en la ventana será el mismo, las noches de amargura serán igual, el dolor que parece abrirte el pecho... y efectivamente, así pasa.
Aún sin que hubiera ocurrido nada, aún sin que el tormento de que nunca nada fuera suficiente, la sensación de ardor en la boca al notar que todo lo que alguien quiere de mí es todo lo que no soy, que todo lo que amo no va correspondido en mi misma dirección, que haga lo que haga no hablo el mismo idioma que mi interlocutor, que intente lo que intente al final perderé todo lo que tenga, sea mucho o nada. Y la forma de enfrentarme a ese redil, de evitar volver a ser la ilusa que creyera que todo iba a salir bien, que era mi oportunidad, mi enfrentamiento al aislamiento, al dolor, a la verdad y a las heridas, mi enfrentamiento a los enfrentamientos, ha ido cambiandome. Quizá antes fuera un monstruo, pero era un monstruo reconocible, uno que decía lo que sentía hiriese o no, uno que decidía en qué dirección iba aunque nadie le siguiese, uno que si metía la pata daba la vuelta y pedía perdón, pero no se arrepentía de nada, o casi. Ahora simplemente el estrés y la presión, lo mucho que era capaz de mentirme a mí misma, la actividad, la frialdad estúpida, me encaminaban poco a poco a esto. Y cuando llegué y pude mirarme a los ojos en el espejo sólo quise decir adiós, esconderme en un rincón poco habitable y pasar allí las horas hasta que tenga fuerzas para intentar recuperar lo que soy, hasta que tenga fuerzas siquiera para pensar en perdonarme.

Todo lo que queda de mí sigue siendo tuyo, y de alguna forma debe dejar de serlo, digo yo.

A veces los demás no son lo que esperabamos de ellos
A veces un amigo no sabe más de tí que un extraño, se inventa un perfil y te lo cuelga igual.
A veces no escucharmos.
A veces cometemos errores que no podrán perdonarnos.
A veces no nos perdonaremos jamás a nosotros mismos.
A veces soy como esta foto, una pequeña bailarina de joyero que trata de derribar prejuicios con las manos desnudas y el corazón abierto... y por eso no dejo de tener dolores de cabeza.
A veces alguien a quien has perdido te dice algo que te deja sin respiración: aprende a quererte un poco... cuando pensabas que ya lo habías conseguido.

Al hundirte en la miseria te das cuenta de toda la razón que tiene, de lo que has perdido, te das cuenta de en quién te convertiste en su día y porqué no deberías haberlo permitido. Quizá, desde el primer instante solo he estado hecha para mantener distancias, quizá aunque quiera mucho no es posible llegar a mí.

Por eso lo que yo llamo amor, amistad, música, tolerancia, respeto... no es lo mismo. Diferentes diccionarios he escuchado. Quizá el ser empática o estúpida ha estropeado mi capacidad para ver los límites... Y trato de recuperarla sin ayuda, trato de recuperarla mientras todos los golpes se suceden. Mientras me acribillan, me interrogan, mientras lloro y no puedo respirar, mientras trato de buscar algo bueno dentro de mí que no haya sido infectado y resulta que seré la única que lo vea, mientras veo que para la gente a la que debía importar doy igual, y que por mucho que haga seguiré siendo ese ser vengativo y violento que no merece la pena escuchar, conocer o amar. Quizá en el fondo si tenga razones para no quererme...

Pero algo, una luz al final de muchas cosas, la gente que siempre ha estado conmigo, ve algo en mí increíble, ve algo mágico, la persona que quiero ser y trato de ser cada día, la paciencia, la tranquilidad, el amor, el perdón siempre dispuesto a coger de la mano a alguien por mucho que haya pasado... la alegría, la amistad, la tristeza, el cariño que otros confunden con zorreo... quizá solo pueda vivir para ellos.

Wound that would not heal

Es lo que ocurre cuando un tornado arrasa con todas las defensas, es lo que pasa cuando un torrente de agua viene a tomar mis manos y mis gafas de sol en mitad de la calle, es lo que ocurre cuando no puedo sostenerme y me caigo al suelo, me quedo sentada, tratando de respirar mientras la gente a mi alrededor me observa, pero a mí ya me da igual, soy un fantasma. Y mi corazón esta atenazado, siente ira, siente lástima, siente asco y vergüenza; por una vez se deja sentir, deja de reprimirse, deja de tener miedo, angustia, deja de sentir la opresión de mil cadenas. Y la culpabilidad lo envuelve con un manto de pinchos que se clavan, y duele, duele respirar, dormir, beber, comer, tratar de pensar, duele estar vivo. Duele todo el espacio que ocupas, lo que te he amado y aún conservo, duele tenerte ahí dentro, saberte enfermo de tristeza, de ira, de odio; saberte herido y que es mío el dardo. La idea de dejar el mundo atrás se hace agradable, te susurra al oído de nuevo, y tú giras la cabeza en su dirección, quieres tomar su mano. Pero ya has sido bastante cobarde por un año, y decides lavarte la cara al llegar a casa, tirarte, descansar, dejarte ir lentamente, para regresar fuerte y con las ideas claras, para revolverte en la apariencia desvalida y coger con ánimo la revancha.

Hace mucho me prometí ser lo mejor que pudiera de mí misma y no he olvidado esa promesa, quizá sea a destiempo, quizá habría merecido la pena dejar todo atrás en aquel momento para tomarme el tiempo de pensar y reconstruirme. Pero ahora puedo hacerlo, por fin puedo intentar volver a ser yo de nuevo, dejar olvidado el dolor, dejar caer las máscaras, el miedo, la cobardía, dejar la prepotencia, el enojo, dejar el cielo detrás y tomar la mano al invierno para recorrerlo entero por una vez, sin obstáculos de por medio. Y llegar a esa primavera en la que todo renazca por fin, en la que yo deje de sentir miedo y pueda volver a desear, a pelear por lo que quiero.





Heaven bent to take my hand
And lead me through the fire
Be the long awaited answer
To a long and painful fight

Truth be told I've tried my best
But somewhere along the way
I got caught up in all there was to offer
And the cost was so much more than I could bear

Though I've tried, I've fallen...
I have sunk so low
I have messed up
Better I should know
So don't come round here
And tell me I told you so...

We all begin with good intent
Love was raw and young
We believed that we could change ourselves
The past could be undone
But we carry on our backs the burden
Time always reveals
The lonely light of morning
The wound that would not heal
It's the bitter taste of losing everything
That I have held so dear.

I've fallen...
I have sunk so low
I have messed up
Better I should know
So don't come round here
And tell me I told you so...

Heaven bent to take my hand
Nowhere left to turn
I'm lost to those I thought were friends
To everyone I know
Oh they turned their heads embarassed
Pretend that they don't see
But it's one missed step
You'll slip before you know it
And there doesn't seem a way to be redeemed

Though I've tried, I've fallen...
I have sunk so low
I have messed up
Better I should know
So don't come round here
And tell me I told you so...



Sólo queda un lo siento, un adiós, un se acabó para siempre... Y no me voy a insultar a mí misma ni a nadie pretendiendo que no soy lo que soy, pretendiendo que todo el tiempo que llevo echa polvo y angustiada fuera cosa de otro, fuera un delito de alguien que no fuera yo.
Después de rogar al cielo que cortara todo este dolor sólo ha dejado que se derrita y bañe el resto de mi cuerpo en un estado de inercia. Algún día simplemente levantaré y la herida que no pudo cerrar del todo sanará, y las noches de no dormir quedarán atrás, el olor, el recuerdo de tus manos, el sonido de tu respiración, tus palabras... habrán sido despegadas de las sábanas de mi habitación, cerrarán la puerta tras de sí y sólo quedará el triste vacío de la inconsciencia.

Better I should know

Let it go

Tus brazos a los lados que sólo pesan y ya no dan cobijo
La sonrisa que se ha desdibujado y ahora sólo piensa
El dolor que atraviesa la garganta e impide tragar las palabras que no podrías decir...
El llanto que se derrama sin que seas consciente y va bañando tu cara

Querer rebobinar o confesar lo inconfesable
Reparar el daño que no hiciste y el que sí
Saltar una distancia incalculable
Tratar de perdonar lo imperdonable
Meditar sobre la ausencia, la necesidad, el sexo, los desaires
Tener el don de la empatía y que no baste

Porque a veces es demasiado el daño y la intolerancia a la agonía
Te reconcome la sarna que de otro modo no aparecería
Pero él está y todo cesa, ya no es importante
Él está y apagas la luz de la cordura
Un acordeón suena a lo lejos y en sus ojos ves la luna
Crees que el mundo a vuelto a su lugar
Puede que hasta creas que lo has recuperado
Y puede que así sea
Pero de pronto un retoño llora en tu corazón
Y se enciende el piloto de amor propio
Bulle en tus entrañas un frío y un calor incompensables
Mientras ves ante tus ojos la única prueba que requieres
Para terminar con la farsa cuanto antes
El odio no se gesta en una noche
En un sólo y aislado acto
Se gesta en las acciones invariables
El los atropellamientos
En las falsas verdades y la traición
En la alevosía de los actos y la deliberada tragedia
En las fingidas lágrimas que hube de escuchar
En el consuelo que creí merecido y ya no percibo a penas un gracias

He decidido no odiar y sólo dejarte
Abandonarme a las lágrimas esta noche y decirte adiós sin más preambulo
Olvidar con el tiempo que te he querido
Que creí una vez que tú me querías

Pasar los días pegada al televisor metida en historias de otro mundo donde podría saltar desde una ventana, detener el tiempo o lanzar rayos desde la punta de mis dedos... porque así no tengo que darme cuenta de que no estoy estudiando y suspenderé, que lo quer se ha hundido debe ser reconstruido, que necesito una rutina nueva a mi alrededor.

Corre a la velocidad de la luz
Salta a través del espacio y el tiempo
Mueve objetos con la mente
Hazte invisible
Vuela
Se inmortal
Convierte a otros en tus títeres
Lee la mente
Transforma el aire en hielo
Incendia el universo
Explota
Crea un agujero negro
Convierte lo que toques en oro
Derritelo
Respira bajo el agua
Habla con las máquinas
Cura lo incurable
Mira el futuro a través de otros ojos
Pintalo

O simplemente sal a pasear, sientate en el cesped y viaja a otro mundo lejos de este.

WE GET TO THE END

Una vez que todo se aleja de tí y solo te quedan lágrimas y noches en vela en las que tratas de olvidar el pasado y te contagia de nuevo, y cuando tratas de dormir viene a recordarte cada instante, viene a joderte como ninguna otra cosa, angustiandote, preguntándote con la voz amarga: crees que algún día volverás a tener algo así de nuevo? Y te hace sentir como si toda esperanza y todo sueño se hubieran desvanecido tras la pared, como si hubieras destruído todo el mundo que tenias por conquistar.

Parece ironía pero solo es la madita realidad.
Ahora la culpa duerme, cena, desayuna y se ducha a mi lado

miércoles, agosto 25, 2010

Yo solo quería ser tu Taiga

No puedo explicar con una entrada quién eres para mí... lo que has hecho. Puedo decirte que me has fallado tantas veces que he querido matarte, puedo decirte que te echado de menos tantas noches que he querido morir. Puedo decir que pocas veces he reido y he llorado tanto. Que tu mano en mi cara, en mi hombro, en mi mano... era todo el vínculo que necesitaba. Y esta noche le digo de alguna forma adiós a todo como no lo había hecho hasta ahora. Me siento a llorar en la ventana, con la idea de dar un paso al frente y acabar con todo, con la idea de llamarte de nuevo, de acabar con el dolor aunque sea entre las sábanas, con la idea de parar de sangrar. Y no puedo. Me come por dentro pensar que no estás, que se ha acabado, que aunque no lo quería aceptar, quería fingirme fría y superarlo, lo cierto es que me desgarra por dentro amarte aún, a pesar de todo, sin más, amarte. Y esta noche comienza el ciclo de borrar poco a poco ese sentimiento de mi pecho, esta noche que no estoy entre tus brazos.

Come on, come on....
Esta debería ser nuestra canción



"los sentimientos que juré aquella noche aún los guardo"

Mi réplica de Nobu... mi historia de pelicula, o de pesadilla, o de qué sé yo. Mi cielo en la tierra y mi infierno en cada llamada. La partícula de choque que se adentró en mí. El sentimiento que nos recorre de lado a lado como arrancando el alma al escuchar una canción, al atraparnos en un abrazo, al suspirar, al mirar al cielo, al fumar, al comer bien, al mirarnos entre la gente y sonreir. Lo que no puedo explicar que nos une entre la indiferencia de los demás. Las caricias que no he contado, la última noche que no supe la última. El último beso que dí con desdén, que no supe el último. La forma de encajar y de no hacerlo. La ola que todo lo arrasa y queda calma. La tormenta que te arruina un día de sol, pero al llover te alegras, te sientes vivo. Despiertas. Y ves tus ojos en la luz de los ojos del otro, te perteneces. Y a kilómetros, oímos lo mismo, lloramos igual, nos encojemos en la cama sin el otro, nos deseamos, nos esperamos, nos odiamos. Cuánto tiempo seguirá, dime... cuánto tiempo seguiré pensando que hemos dejado algo atrás, que debemos recuperarlo. Cuánto antes de caer en la realidad, en la única realidad de que ya no importa, ha acabado.
Trato de respirar mientras espero a que amanezca, a que el silencio deje de susurrarme momentos a tu lado. Trato de averiguar cómo será mi vida mañana sin tí, sin nada, sin pensar, sin un principio. Es la segunda vez que se me viene el mundo encima en una puta frase, es la segunda vez que quedo a un lado, mientras te vas, sin saber cómo, mientras yo ya me he ido. Y el caos que dejamos atrás... mientras unimos de nuevo las manos, para apoyarnos y ser tú y yo, quién seamos.

Arriesgate a perderlo todo una vez más... mientras el cielo se desvanece sobre nosotros.

FIN.

Porque tú si eras mi Ryuuji

ZONA 0

Solo quedan cenizas donde tu estabas y no tengo dios al que rezar, no creo en nada. No tengo consuelo en pensar lo que vendrá, lo que he tenido. No tengo consuelo en creer que no he caído, aún da igual. Con el tiempo no es importante, no prospera. Con el tiempo da la impresión de no pasar nada, de haberse parado la vida en un ciclo de destruir lo que construyes con empeño, y sin contar contigo el tiempo sigue su ritmo, da vueltas al reloj, ves crecer los árboles que antes no existían, ves reír, ves llorar. Y en algún punto cercano pierdes la sensibilidad suficiente para sentirlo por dentro, pierdes la necesidad de esforzarte por conseguir algo, pierdes las esperanzas de que todo sirva de algo. Nada puede consolarte y sacarte una sonrisa, de ningún modo darás un pie al frente para salir del eterno círculo vicioso. Quizá sea masoquismo, quizá que no hay más modos de vida. Pero dentro algo se rebela ante la idea de no tener salvación en este mundo, y te empuja a esperar cosas grandes en un orizonte que aún no atisbo.

Y por eso...

Reivindico el derecho a llorar hasta que los ojos se me caigan.
Reivindico mi orgullo donde quiera que esté.
Reivindico las noches que he perdido en silencio.
Las noches blancas que ahora no puedo recordar.
Reivindico mi universo de posibilidades.
La felicidad o lo que sea de ella en un punto indeterminado.
Reivindico la salud de mis pulmones, las esquirlas de mis sueños, mi paz.
Reivindico el espacio sin fronteras de mi mente.
Mi lugar en el mundo al que llamar hogar.

Nadie nunca sabe cómo soy y estoy por dentro, nadie nunca entiende porqué me empeño en ello. Y dirijo rumbo a un puerto que no soy capaz de ver, pero dentro de mi lo siento. Quizá haya una vela encendida para mí en algún lugar muy muy lejos.

Duerme hasta que la respiración se pause y no duela, duerme hasta que la conciencia diga adiós.


Jommy Nivek

Walk

He econtrado a lo largo de años imágenes sorprendentes que no llegaron a sorprenderme jamás, situaciones atípicas que no encontraron en mí más que indiferencia, e instantes eternos que no me dejaron cerrar los ojos al dormir. Y aún así me dejo ser en la vida, me dejo vivir, me dejo pasear por una avenida indiferente y me paro a mirar, porque busco, como muchos buscamos, ese contacto que erice el vello de mis brazos, que vuelque mi estómago, que me haga sentir que floto... para quizá algún día escribir sobre ello, cantar sobre ello, bailar para recordarlo resbalar sobre mi piel.

Y entonces llega ese momento que te mueve el suelo bajo los pies y te lanza al espacio, ese en el que debes de considerar que no eres todo lo sabio que creias, todo lo adulto, que tu corazón no es de hielo y tu piel también se estremece cuando los dedos se deslizan sobre ella, que tus labios, inconscientemente se mueven al compás de otros, y con el tiempo sientes como despiertas de nuevo al mundo y todo terminó.


Y es cuando entiendes que todos estamos solos, perdidos, que todos nos hemos caido en un agujero infinito, en esa madriguera de conejo donde Alicia se cayó. Nos rendimos ante la remota posibilidad de sentir, de emocionarlos, de tocarnos en mitad de la oscuridad para no sentirnos solos, de decirnos aquí estaré siempre aunque no lo cumplamos.



Y un día la sombra que camina a tu lado desaparece, y la sensación de vértigo, y te sientas sobre tus tacones a pensar, en mitad de la nada mientras el frío te invade palmo a palmo, y las gotas de lluvia, llegando en el mejor momento, mezclan tus lágrimas con el resto de tu abotargado rostro. Crees que el agujero que te reconcome no cerrará jamás, y sientes el profundo deseo de lanzarte al vacío. Dejar de pensar, de actuar, dejar de tener que mirar a otros a los ojos para decir: estoy bien, todo va bien, cuando nada es así, cuando el tren que cruzaba tu vida solo te ha arrollado. Te sientes solo, frustrado, la amargura sube desde la boca del estómago hasta las encías, y se establece para nublarte el gusto, el olfato, la vista, el tacto. Para decirte al oído con el odio infectando cada sílaba, que no olvidarás, que no podrás perdonar nunca, que Dios te ha abandonado de nuevo.

Nada dura eternamente, se rompe y se te clava cuando das un paso en falso.

Y algo te rescata entre las olas de desgracia, te acoje, te seca las lágrimas, pero por dentro no dejas de decirte que sólo es reparar lo que volverán a romper, que sólo es dar un paso adelante por todos los que tendrás que dar atrás. Nada ni nadie te salvará, todo acabará decepcionandote tarde o temprano. Que no es posible que nada dure eternamente, que nada se salve del hastío, la ignorancia o el tiempo. Que todas las historias que oímos sobre la perdurabilidad del amor y la emoción son sólo cuentos de hadas...


Baila sola, deslizate hasta la inconsciencia, y aún así seguirás sin saberte tuya, sin estar completa, sin quererte tanto. Porque no es si no en otros que nosotros nos completamos. Y quizá precisamente eso es lo que nos hace infelices todo el rato.


Cuídate el corazón

Llueve arena

Arrecia contra los cristales...
Y yo estoy sola y no me ves al otro lado del muro que nos separa. No ves que lloro barro.
No me ves tirada tratando de recoger lo que quede de mí para recostruilo.
Y no sé si sientes lo que sentías
No sé si te corre lo mismo que entonces por las venas
No sé si me extrañas de verdad
No sé si me deseas
No sé si puedo perdonar, o si merezco ser perdonada...
Pero se me ha acabado la voz de gritar al otro lado

Igual un día paseemos sin más



Así dejaré pasar el tiempo entre flores y fumando, entre gestos que son de antes y ahora vuelven para hacerme feliz, o para ponerme melancólica, para hacerme recordar que los días solitarios se acabaron aunque solo sea por un tiempo, o todo lo que me he perdido de la vida entre medias; que puedo volver a empezar desde donde quiera.
Y podría decir que no veo a lo lejos un puertito, una luz que de noche mientras fumo se me viene a la cabeza, una sensación de que tengo y no tengo un algo indefinible que me asusta y me divierte imaginar, algo que dejo pasar de largo sobre mi piel como si no dejara huella. Pero ahí esta, amargándome la noche y endulzándola, dandole brillos de loco a los ojos del destino borracho. Y mi vida gira una vez más en sus manos, y no sé qué esperar en adelante, ni sé cómo podré adelantar lo que ahora siento.


Por eso mi lluvia de arena me araña la piel y me la pinta, me luce y me desgarra, pero al final de un largo día la siento otra vez nueva. No puedo echarle la culpa al tiempo, y me he cansado de culpar a otros o a mí misma. Casi me dejo sentir y que pase poco a poco, que se aleje y me deje recostruir lo que arreciando se ha llevado.


Jommy Nivek

(13)



-¿Puedo contarte una historia?
-¿Real o ficción?
-Creo que fue real, al menos lo fue para mí.
La miré un instante separando los labios para reírme... pero no pude, su gesto estaba congelado, sereno, como si tratara de recordar algo lejano, como si no estuviera aquí, como si nada estuviese aquí ahora mismo. Sólo el humo constante se movía alrededor de sus ojos, inmóviles y vulnerables.
-Si claro... cuentame
(...)
-Cuando acabé el instituto estaba rota, de esas roturas que crees que jamás podrás coser. Y no pude empezar a recuperarme hasta mucho después de conocer a aquel chico. Igual por eso lo asocié... creí que nuestras vidas se habían unido para que yo me salvara. Pero con el tiempo creo que fue una prueba que la vida puso en mi camino para que no me quedara quieta, para que no pensara que había acabado, que ya había hecho todo lo que tenía que hacer... porque cuando te repones de toda una vida no puedes hacerlo solo del pasado, tienes que reponerte de tí mismo, tienes que aprender a andar de nuevo.
-¿Eso quiere decir que no le querías?
-No entiendo porqué a los tíos solo os importa eso la verdad... Claro que le quería, le quise más de lo que podía admitir, pero fue una prueba que no superé, fue la prueba que me hizo darme cuenta del camino que me quedaba por recorrer realmente, yo que creía estar de vuelta de todo.
-¿Y lo has recorrido?
-Creo que es uno de esos caminos que nunca acaba.
-Todos los caminos acaban.
-Puede ser.
-¿Qué pasó con él?
-Se desvaneció una noche en el aire, después de sufrir mucho, después de muchas noches de mierda, hubo una que me abrió los ojos y me golpeó con el peso de todas las cosas que me había dejado de decirme a mí misma. Hubo un acto que me demostró que no tenía que seguir sintiéndome responsable de su suerte... porque había sido mala persona, le había hecho cosas de una magnitud que creo que nunca pudo llegar a imaginar, y creí que por todo lo que había pasado debía perdonarle. Que debía perdonarlos a los dos. ¿Crees que es importante perdonar?
-No siempre
-Ya, ahora lo veo así pero antes me costaba. Antes siempre me sentía culpable si no era capaz de perdonarlo todo, porque esperaba encontrar a alguien en el mundo capaz de perdonarme como soy.
-Creo que has hecho muchas cosas malas en tu vida, como todos, pero sentirse culpable por no ser perfecto es una putada, porque por muy buena que seas siempre te sentirás culpable. Si le hiciste daño pide perdón, pero no quieras hacer penitencia.

Y volvió a recostarse contra el sofá encendiendo otro cigarro. Yo supuse que era aquel momento en que se encerraba en su silencio y comenzaba a pensar, y aunque la historia me había hecho sentir triste y odiaba a todas las personas que la herían, lo cierto es que no pude dejar de sentirme feliz por estar cerca de ella.



Jommy Nivek

Y pelearé

Y pelearé por las cosas que merecen la pena del mundo, y sólo por ellas, y no me rendiré aunque se vean imposibles a lo lejos. No malgasteré mis esfuerzos en tonterías, no intentaré lo que no tiene caso, lo que no me interesa ya más... se fue, se olvidó... Pero todos tenemos nuestro propio bosque de cerezos por salvar, nuestro hueco en el mundo que proteger... nuestro amor que entiende todo, que perdona, que espera. Nuestra desilusión que parece caer ante nuestros ojos. Nuestra voluntad por cambiar el mundo, por cambiarnos, por retener lo que nos es más sagrado... Y peleas.

Y a veces ganas... y a veces no. Pero lo importante es que estas vivo, que tienes algo por perder... no crees? Que hay algo a lo que no puedes decir adiós aunque no lo parezca.


Jommy Nivek

Amigos

Es extraño como a veces los amigos quedan definidos por ciertos momentos en nuestra memoria... como las fiestas, los motes, las pequeñas peleas... Pero, y si esos momentos se evaporan... dejan de ser nuestros amigos? Si sólo se trata de proteínas en nuestra cabeza, navegando entre energía, moldeables, copiables, alterables con el tiempo...

Qué iluso cree que podremos mantener los lazos que nos atan a la vida si no hacemos esfuerzos por ello...

Cada día que no te veo son 24 horas de 60 minutos de 60 instantes para recordar que no pase contigo...
Cada día que digo te llamaré mañana, otro dia hablamos, a ver si quedamos... es saliva gastada.
Sal ahora.
Ve.
Esfuerzate por algo que merezca la pena.
Cada dia que decido no invertir un momento en decirte al menos hola, es una oportunidad que perdí de saber cómo te va la vida.
Y si no lo aprovecho hoy, ni mañana, si por meses no lo aprovecho... no es posible que acabe borrándome de la memoria de los demás? No es posible que acabe desapareciendo?


Jommy Nivek

... el día

El día que todo acaba, o así lo parece, el día que por fin se hace de noche y no queda esperanza, ni ganas, ni fuelle... El día que decides que no vale la pena seguir mirando hacia un adelante y por fin vuelves a tu estado natural, a vagabundear entre sueños.

Así te das cuenta de que todo el tiempo que llevas aguantando las lágrimas no te ha librado de sentirte mal al final. No ha aclarado nada, no lo ha suavizado. Sólo te ha permitido un momento de incertidumbre, un momento de paz, un momento en el que aún no eras consciente de nada y eras más feliz, o al menos menos infeliz, quién sabe.

A veces somos demasiado importantes dentro de nuestra cabeza, pero fuera, sólo es una mota más... sólo es el recuerdo de una persona. Por eso siempre intentamos tener gente a nuestro alrededor, creer que nos recordarán, que seremos alguien. Y olvidamos que por dentro siempre estaremos solos, que al final... nuestro camino sólo es nuestro.



"Haces que tu vida gire en torno a alguien. Y cuando eso acabe, ¿cómo la harás girar?"
Pareces no haber aprendido lo suficiente


Jommy Nivek

GRITA

Cuando tengas rabia, odio, ansiedad
Cuando te pueda el dolor de dentro
Grita en medio de la nada
Grita sin miedo

Cuando ocupes tu cabeza de otros pensamietos
Cuando dejes la almohada de fuerte y compañía
Cuando vuelvas a tomar las riendas de tus actos
Y dejes de pensar que sabes absolutamente todo
Grita y déjate vivir
Grita y ríe

Puede que nadie te oiga salvo tú
Pero eso no significa que no sirva de nada


Jommy Nivek

sábado, junio 12, 2010

HOME


(OYENDO: http://www.youtube.com/watch?v=SIUw4ZS1J_A&feature=related )

A veces creo que olvido y no es así en absoluto, porque miro por la ventana y sigo buscando la estrella, porque acojo a otros en esa filosofía de polvo de hadas, porque algunas veces, no siempre, sólo de vez en cuando, podría volar. Podría sentir como llego a tu ventana de madera y la golpeo con pequeñas piedrecitas grises que cogi de camino a verte. Podría sentir, si me lo propusiera, el tacto del columpio que tenía de pequeña, y tus manitas en mi espalda lanzandome más alto. La canasta a la que ni subidos a una banqueta llegabamos. La piscina donde siempre se metía el perro y tratábamos de rescatarlo. Las avispas que me masacraban y a tí no te tocaron en todo el verano. La nevada en la que saque las nubes a la nieve para comerlas congeladas. El rosal en el que te caíste y te dejaste toda la mano llena de arañazos que sangraban. Y yo fingiendo ser enfermera, y tú sin entender qué te decía. No nos entendíamos, no comprendíamos lo que nos decíamos con las palabras, así que hablabamos con los ojos, con el corazón, con las manos. Teníamos aventuras que debían traducirnos. Y creamos, aunque fuera por un breve espacio de tiempo, la infancia que le deseo a los hijos que tenga. Tuvimos, por un segundo, el amor más increíble de la tierra. Ese que no pregunta, inocente, increíble... porque no existía más que en sueños y aventuras, más que entre piratas, sirenas y cocodrilos. Ese al que llamaré siempre Peter Pan.

Y podré buscar en el universo, en nosotros, donde quiera, aquello que tuve por un momento siendo una niña, pero jamás lo encontraré.

Lo que quiero es una vida real... donde esos sueños puedan poblar las noches, bajo mi cama


He intentado buscar tu cara, tu tacto, tu noche. He intentado buscar el corazón puro del que espera toda la vida. Pero adivina qué? Es otro sueño. Nadie, en ningún lugar del mundo, será mi hogar. Nadie sera diáfano. Nadie será un niño de 9 años mostrandome con sus ojos huidizos qué es el amor. Y lo busqué, mucho tiempo. Y me engañé. Creí que era posible volver a vivir aquella historia cada vez que volvía a intentar. Pero es mentira. Otro engaño. La única verdad es que parte de recuperame, parte de aprender a ser feliz, es desterrar de mi vida, aunque duela, la idea de que es posible. Porque busco, y busco otra vez. Y confundo, y confío hasta la muerte, en gente que no lo merece. En gente que no eres tú.

Nadie es ya tú. Ni el chico con el mismo nombre que me llama... ni el que tenía 14 años, ni el de 20... ninguno de ellos será nunca Peter Pan... Y no es malo en realidad. Porque a veces los cuentos son bonitos, cierto, pero la realidad vale más.

Aunque dé asco.
Aunque te haga querer a capuyos inútiles por los que olvidas en lo que crees
Aunque te haga cerrarte a ser feliz a veces


Soy Jommy Nivek por tí, ¿sabes?

".."

Si pudieras decidir todo, quién serías?

Serías la chica que echa de menos desde la ventana de su habitación, mirando al infinito y fumando un cigarro?
Serías la chica que bebe de más?
La que descontrola?
La que jamás pierde el control?
Serías la chica que dice todo lo que piensa, la que no le tiene miedo a nada?
Podrías ser la chica que se mira en el espejo con orgullo?
Serías tan fuerte?
Serías tan orgullosa?
Podrías convertirte en una buena estudiante, una de esas personas a las que de verdad les importa más su futuro, su ego, su vida que la vida de los demás, que los demás que hay en su vida?
Podrías decir adiós sin sentir pánico o tristeza?
Podrías dejar la indecisión valorativa?
Serías mejor persona que ahora?


Porque la verdadera pregunta es: quién es Sara? Sara es estas cosas que hace, que tiene, que se considera y quiere ser? Sara es algo de eso? Qué es Sara? Sara es cómo se comporta, los resultados de sus acciones, sus palabras?

Creo que soy más que todo eso, creo que soy otra cosa distinta, creo que es más importante a lo que quiero llegar con mis valores, lo que quiero sentir de la vida, que cómo sea para los demás. Me importa la gente, es cierto, nunca dejará de importarme... pero no puedo dejar que eso paralice lo que soy.


No os dejéis encerrar por los reflejos en los demás... sed quien sois, no dejéis que os cambien las apariencias o los juicios ajenos. Al final del viaje sólo vosotros podréis juzgaros.

... (12)

Cuando caigo en el suelo y no puedo más, cuando bebo hasta que el estómago me pide a gritos que me calme, cuando el odio viaja a oleadas por mi cuerpo en forma de dolor, un dolor intenso, una quemazón que se extiende lejos de mí, a otros.


Le enseñé mi cuerpo desnudo bajo la luna, pero nada de lo que había bajo él. Quisé ser, por una vez en mi vida, alguien diferente para alguien a quien quería. Quise ser algo que no soy y ahora estoy condenada a un silencio que me hace la vida aún más dificil de lo que es. Pero supongo que sólo puedo quedarme con ese fragmento de mi existencia, porque lo demás lo perdí por un motivo u otro.
Y siempre será el amante que nunca tuve.
El chico que quise ver.
El confidente al que no le contaba nada.
La noche que se cernía para decirme adiós.
El punto donde fijar la mirada, y darse cuenta sin darse cuenta, de lo mucho que ha cambiado el cuento.
Cómo la historia que me hizo ser quien soy, ha acabado haciendo de mí alguien diferente, alguien que a veces no me cae bien.
Alguien con quien tendré que lidiar de ahora en adelante.
Sola.
Porque de él no queda nada.


Jommy Nivek

No here no more


Me miento
Te miento
Nos miento
Miento a todos

Porque si tuviera que reconocer la verdad, dentro de mí, todas las verdades que me dejan aturdido el cerebro dando vueltas, esas que encierro bajo llave para no caer bajo su peso...
Sabría que no he olvidado
que extraño
que deseo
que aún espero
que me cuesta mucho vivir sin tí

Y aunque no hiciera nada al respecto sería más sincera, quizá. Y aunque así no consiguiese nada, sentiría menos presión en el pecho cuando se acerca el momento de tener que enfrentarme al hecho de que todo lo que quiero no está aquí. Y aquí ya no existe más.

Sabría que soy una ingenua, que siempre espero más de lo que hay. Y que mis esperanzas se consumen por sí mismas, porque espero más de lo que podría tener jamás. Espero seres sin mácula en mis esquemas vitales, seres que son irreales, seres que no voy a encontrar. Y depositar mi fe en la gente, es solo un suicidio emocional más.

Sabría que el miedo a veces también me paraliza


Jommy Nivek

Cambiar

"Cuanto más cambian las cosas, más siguen igual. No sé quien fue el primero que lo dijo, Shakespeare probablemente o quizá Steele. Pero de momento es la frase que mejor explica mi defecto fatal: mi incapacidad para cambiar. No creo que sea el único, cuanto más conozco a otras personas más me doy cuenta de que todos tenemos ese defecto. Quedarnos exactamente igual todo el tiempo que sea posible. Quedarnos inmóviles. Te hace sentir mejor, y si sufres, al menos el dolor es familiar. Porque si sigues esa brizna de esperanza, sales de tu cueva, haces algo inesperado, quién sabe que otras angustias puede haber fuera. Podría ser aún peor. Mantienes tu status quo, elijes el camino que ya conoces y no parece tan malo. No en cuanto a los defectos, no eres un drogadicto, no has matado a nadie... excepto puede que a tí mismo.

Cuando finalmente cambiamos no creo que sea como un terremoto o una explosión, no creo que de repente seamos otra persona, creo que es más sutil; algo que la mayoría de la gente no nota aunque se fije muchísimo, lo cual, gracias a Dios, nunca hacen. Pero tú lo notas, en tu interior ese cambio es un mundo, y esperas que esa sea la persona que vas a ser para siempre, no tener que volver a cambiar nunca."

Ephram Brown, Everwood

It's coming down...

Fairy tales doesn't exist on this planet, maybe I will look for them on another, one day... But for now... I will still trying to fly, and once again falling, stucked to this land by gravity...

Algún idiota en el cielo creyó oportuno darle esperanzas al que lo pierde todo, al que jamás consigue nada, de que, quizá algún día, después de mucho dolor y lágrimas, logrará algo que aún ni puede ver con sus ojos. Y te empuja a desear, y te empuja a rogar que una mañana te levantes en otro lugar, donde ya no sientas que sigues estancado en un punto, donde sientas que por fin has conseguido decir algo más. Cuando veas claramente el cielo, y seas capaz de girarte en la cama y ver a alguien a tu lado, alguien que siempre quisiste ahí. Y aún más. Ser capaz un día de poner toda tu fé en sus manos sin reservas...

Quizá ese sea todo el cuento de hadas al que podamos aspirar aquí, y no por eso deja de ser hermoso

The call

Hay una llamada que siempre se realiza cuando necesito gritar al mundo, y grito y grito una vez más en tu oído, y tu, al otro lado, entiendas o no lo que digo, escuchas y respondes: que quieres hacer con tu vida? Y yo me quedo pensando, porque muy en el fondo, a veces, no consigo vislumbrarlo.



Y tu dices que esa llamada es el momento más tierno de tus días, y yo reconozco que es el más vergonzoso... ojalá no me viera nunca nadie así. Pewro en el fondo es lo único bueno de todos estos kilometros, no tengo que aparentar nada para ti...

Mientras tanto, la aguja y el hilo no me dan en los remiendos del mapa de mi corazón, del mapa de mis días. Y todo lo que no puedo decir ya desborda las paredes de mi cuarto, que suena a sielncio, y recuerdos de risas, y recuerdos de llantos

lunes, mayo 24, 2010

"Eres dulce"


Me alegro de haber hecho posibles y haber peleado por las últimas 24 horas. Creo que estas 24 horas me harán mejor persona, me harán sentir mejor, construirán a mi lado algo que jamás habrían construído en otra situación. Ojalá hubiera podido pasar 30 horas sin hacer nada para mirarte a los ojos y descansar del mundo, y descansar hasta de mí misma por un rato. Te quiero.

Necesito dejar de torturarme a mí y al mundo cada vez que me siento mal o me pasa algo.


Escucha, atiende...
Me gusta escuchar mientras me dejo perder en las llamas de un infierno que ha pasado de largo junto a mí. Sólo son rastros, y aunque me deje pasear, no me estoy quemando. He decidido ser inmune al dolor.


Jommy Nivek

Time concept... alone

I miss so much whether I admit it or not...
It is just a matter of time to forget the world around and leave empty your mind. I wanna hold the sanity I still have. But if you want that... well you have to freeze your heart.


He soñado demasiadas veces con volar hasta tu verde, despejarme entre los enormes árboles bañados suavemente por un efímero sol. Oir tantos sonidos extraños a mi alrededor. Poder evadirme de ellos. Si puedo salir de aquí y partir hacia un mundo hecho para mí, qué motivo me ata aún a este puerto?

Maybe just the pain


Jommy Nivek

La vida no es solo lo que vemos delante de nosotros. Vida es todo lo que ya estaba aqui, incluso todas las cosas que la ciencia dice inertes me parecen llenas de fuerza, llenas de vida, de amor. Me parecen objetos que el destino ha querido encontrar conmigo en el mismo vagón. ¿Qué puedo reclamarle yo al destino? Quizá todo, o no.

Quiero reclamar las sonrisas que he perdido, los años que he dejado colarse y desaparecer... el tiempo que he querido cambiarlo todo. El cariño, apoyo y respto que dí sin pedir nada a cambio. Pero a veces siento que ojalá los demás sintieran las deudas que dejaron en mí. Puede que entonces no se comportaran como lo hacen, puede que si existiera en ellos el honor como en mí, evitasen todas esas acciones que dañan su nombre y mi caparazón invisible. Pero no puedo pedirle al mundo que cambie para dejar de herirme. Y no sé cómo cambiar yo.

La vida siempre será complicada mientras no deje de ser todas esas cosas a un tiempo, todos mis segundos en estéreo.



Jommy Nivek

Quise

En mi vida quise ser pájaro
Quise ser sirena
Quise ser la persona que alumbra las calles al anochecer
Quise ser el flujo que todo lo renueva
Quise ser capitán de un barco que volara
Quise ser mariposa y pez
Quise tener más tiempo para perderlo mirando al infinito
Quise tener más días para tomar el sol y ver películas
Quise poder entrar en el televisor haciéndome chiquita
Quise ser estrella de rock
Quise subirme a un escenario y ser Helena
Obviamente del Sueño de una noche de Verano
Shakespeare
Quise ser cigüeña para desengañar enanos
Quise ser la bruja que se te comiera las manos
Quise ser los besos que te curaran el llanto
Quise ser un poema que enviaras descalzo
entre esquirlas arrastrado
Quise ser la última canción que dedicarle a la vida.


Jommy Nivek
VIVID HASTA LA FRONTERA DEL DOLOR CON EL PLACER, HASTA EL LÍMITE DEL SUFRIMIENTO Y LA DESDICHA, DESTROZAD VUESTRO CUERPO EN LA DESGRACIA, ACOGED EN VUESTRA CARA LA ALEGRÍA DE SABER QUE OS CONOCÉIS COMO NADIE MÁS SE CONOCE, QUE OS ACEPTÁIS COMO NADIE SE ACEPTA Y QUE LA VIDA DA IGUAL EN SÍ, SÓLO ES VÁLIDO LO QUE HACES CON ELLA

You don't mean anything to me anymore

Hoy eran las 21:00 y has dejado de importarme del todo, supongo que por una vez no podía esperar más.

-Eres increíble. No de verdad. Eres un puto desastre
Él gritaba mirándola mientras ella se encogía en el sofá. Miraba sus pies moviendo uno sobre otro, sollozando intensamente en silencio, con todo su cuerpecito agitado. Sentía tanta lástima mientras el continuaba con sus protestas, tanta rabia. Pero no pude moverme del sitio, quería defenderla y no pude.

-Me da igual ya todo. -dijo ella levantándose. Contuve la respiración, casi podía oir su corazón agitado dejando liberar la tensión- Ya no eres nadie. Después de tu cobardía, de lo rastrero que eres, después de tu forma de dejar mensajes subliminales, de engañarme a mí, de engañar a todo el mundo haciéndonos creer que eras la víctima de un complot enorme. No existe ese complot. Mis fracasos son míos, haz cuenta de los tuyos. Y no vuelvas a mirarme. Porque ya no quiero saber nunca más de tí.-

-He perdido mucho tiempo intentando entenderte. Intentando estar contigo. Tratando de cuidar de tí. He pasado cada noche que me has permitido escuchando. He confiado en tu forma de ser, en todo lo que pensé que valías. En cierto modo estaba fascinada, creí que eras todo lo que podría soñar. Pero no eres nada de eso. Sólo eres un tipo que me conoció un día por casualidad, y que desde entonces ha interpretado un papel muy interesante, y cuando se ha cansado, me ha roto por dentro. He sido engañada. Te aplaudo. He sido humillada. Bien por tí.
Has conseguido todo lo que querías, ya puedes marcharte. Ya no quiero explicaciones. Ya no quiero nada de tí. Solo quemar tus recuerdos de mi mente, para que no me hagan sentirme aún más absurda y odiarme por creerte.-

Y con toda la naturalidad de mundo se puso sus botas lentamente, se levantó del sofá y salió del garage con toda la tranquilidad del mundo. Aquello no era el reino de nadie, aquello solo podía darle paz.


Jommy Nivek

... (11) Quiero volver a antes de



Quiero dejar de pensar en todo lo que ha pasado. Olvidarme. Poder estudiar en vez de darte vueltas en la cabeza. Puto tiempo. Putas escusas, puto orgullo inútil. Lo único que quiero es la verdad, y la verdad nunca llega. Será que no puedo decir siempre lo que pienso y debería aplicar las mismas reglas que el resto del mundo. Después del increíble pedo del viernes lo único que siento es que quiero dejar mi cuerpo en coma hasta que no signifique nada el presente para mí. Hasta que haya borrado mis pesadillas, mis ganas de ser alguien que no soy, mis ganas de que la gente sea alguien determinado que no es, mi empeño en justificar al mundo.


Aquel día fui feliz, reconciliándome con cosas que no fueron siempre buenas, pero pensando muy dentro de mí que ya daba igual. Quiero regresar a ese punto y olvidar, perdonar, dejar pasar de largo. Pero todo el camino que lleva hasta el es tan denso... cuesta tanto. Necesito un respiro a todo esto, entender que no conseguiré nada por más que espere.

Y por muchísimo que extrañe lo que dejo atrás, lo que me ha dejado atrás, moverme hacia adelante y vivir. Desterrar lo que no merece o no desea espacio en mi vida como ya hice otras veces. Me cuesta mucho olvidar lo mucho que me importa. Me cuesta mucho sacar de mi vida los recuerdos para poder reconstruirme. Y no me dejo. Sigo esperando volver al mundo de letras por minuto, de risas, de miradas, de gilipoyas...

Pero soy la única que lo espera


Jommy Nivek


He tenido una noche de darme cuenta hasta donde mi cuerpo pide paz porque no puede soportar más tensión. En breves sé que me hundiré en mi conciencia para estudiar y dejar curar las heridas. Y solo quiero dos cabecitas cuidando de mí como ha cuidado estas noches

Mira a tu derecha y a tu izquierda. ¿A quién ves? Eso es lo que merece la pena, no crees? Lo demás... sólo puedes desear con fuerza que sea, sólo puede pedirle al mar que lo devuelva a la orilla.

Si me dejaras separar este destino para nosotros...
He tratado de desprenderme de mi mundo, de mis fantasmas, de mis olvidos... pero es imposible, me persiguen, vendrán conmigo a tratar de encontrarte, siempre seguirán mis pasos... son yo.

Dejaré que el mundo sea, dejaré que se decida lo que se quiera y seguiré aquí, con lo que pienso y lo que siento, varada por unos instantes que durarán demasiado. Pero luego, algún día, todo esto habrá empezado a disolverse en el tiempo. Y me moveré, y todo habrá acabado. Y yo jamás querría un fin así para todo esto.

Así que peleo... te apuntes o no... hasta que me canse.


Jommy Nivek

...(10) The day we hug, the day we fall

Un día, mientras lloraba por todo, un día mientras me agobiaba encerrada en mi pequeño castillo, un día mientras volvía a no ser yo. Un día en que ni siquiera nos conocimos. Y desde ese momento ha cambiado el resto de mi vida. Aunque seas un maldito puto castigo, un imbécil, un cobarde, un tarado hipócrita o un cabrón sarcástico que jamás me quiso... no pienso recordarte así. Me niego. No voy a pasarlo mal por tí. No voy a llorar. Voy a seguir sonriendo sabiendo que lo que yo sentí, mientras deslizaba mis manos en tu vida, mientras trataba de reparar lo que te pasaba, mientras te escuchaba y te hablaba, mientras te mandaba dulcemente a la mierda o discutíamos como niños. Mientras sencillamente te convertías en alguien importante en mi vida. Y paso de culparme por ser la idiota ciega que no quiso ver que todo era un cuento. Quizá llevaba demasiado tiempo sin escuchar ninguno.

Así que sigo fumando, sigo dejándome ir en canciones degradantes, en incienso, sigo llorando mientras las cuerdas de una guitarra me desgarran por dentro. Porque he perdido demasiadas cosas, pero sobre todo demasiado tiempo. Y he esperado demasiado para descubrir cual es el lugar que tengo. Ahora ya da igual si lo sé... supongo que me será más fácil huir de todo el universo, ser vulnerable por una vez, decirle al mundo que lo que te quiero es anormal, que me he dejado la piel, la voz, las entrañas, los huesos, por entender qué te pasa en la cabeza... porqué te niegas a amar, porqué si lo haces te has acercado tanto a este lugar, has sonreído, me has tenido entre tus brazos, me has querido. A qué ha venido? Para qué?

Pero no hay respuesta... y debería presentarme frente a tí con mi pequeña maleta de cosas... y decirte que te llevo siguiendo mucho tiempo, que tardé mucho en darme cuenta, lo sé, lo siento. Pero lo hice, me dí cuenta, y después ya no pude quitar los ojos de tus manos, de tus ojos, esperando una señal, la que fuera, para perderme para siempre contigo. Para olvidar todo lo que había sido hasta el momento y volar. Volar con tu intensidad, con tu fuerza, con la esperanza que recuperarías poco a poco en mi hombro, y esa sonrisa que me gusta y aparece tan pocas veces, esa en la que siento que realmente puedes ser feliz. Como un niño, dulce y hermoso. Un niño que sería mío...


Jommy Nivek

lunes, mayo 03, 2010

... (09)


Porque no fue tan sencillo como mirar a los ojos de otra persona y decirle te quiero, como seducirlo mientras de fondo suena un blues y tus pupilas se dilatan. Porque no fue un sueño... Fue como navegar durante días entre las dunas del desierto, y al abrir los ojos por fin, sin arena ni el sol abrasador, ver tu mirada clavada en mí y la mano que nos tendíamos el uno al otro, esgrimiendo un suspiro que viajara entre nuestras bocas, estampándome contra una pared para besarme con lujuria mientras tocabas mis piernas. Notar nuestro sudor que se mezclaba y empapaba nuestro cuerpo, el tacto que se perdía, tu olor asediándome y clavándose en el fondo de mi cerebro, donde nunca pudiera volver a olvidarlo. Notar el calor de tu piel en mi piel, de tus manos recorriendo mi espalda, buscando cada recoveco que pudieras encontrar en la nube de mi pelo, para llegar al cuello, y destrozarlo con los dientes y los besos, y absorver su color y su energía, y provocarme tan intensamente que me quedara congelada en un instante. Y dejara de respirar durante un tiempo que afectó a mi cerebro gravemente y lo cambió del todo. Y tu lengua recorriendo mis labios, buscando mi lengua. Y tus ojos apretados que se abrían separádome y mirándome con toda la luz que tienen dentro, para dejarme ciega. Y entonces sin respirar, ni ver, ni sentir ni oir más voz que la tuya, susurrando con deseo, creer que no hay más cielo que este, y condenarme a sentirlo mientras me dure el hechizo.
Supongo que no he podido llamarlo nunca amor, porque me parece más; ni relación, ni amistad, no es miedo, no es la búsqueda del otro. Es como si en mitad de la nada alguien como yo hubiera caido del cielo, y al mirarnos, nos dieramos cuenta de que al fin habíamos encontrado algo de verdad, algo eterno, algo por lo que pelear para siempre. ¿Por qué nunca nos lo dijimos pequeño? ¿Por qué tenemos que esperar a morir para decir ciertas cosas como te amo, te necesito, siempre estaré aquí, quédate a mi lado y jamás te olvidaré? Yo siempre las he sentido así, de verdad, por una vez en mi vida, sin peros. Solo deseando que tú también las sintieras y me las mostraras como un sueño.

Supongo que al final de ciertas cosas tienes la necesidad de dejar llevar todo para que no se acaben... y sabes que lo harías todo por seguir adelante, aunque lo niegues para tí mismo. Somos seres absurdos. Somos esa clase de drogadictos que necesitan cada día su dosis y se alimentan del otro con frenesí. Y cuando no nos queda más por dar y vemos que todo ha sido gastado en fruslerías, nos culpamos, nos odiamos... y nuestra vida se pudre un poco más. Pero no dejamos de estar aquí, cerca del otro. Sé que lejos de tí no conseguiré nada que quiera más que lo que ya tengo a tu lado.

Pero, dime, eres tú capaz de dejar de lado todo, el orgullo, la aventura, la vida ordenada y tranquila, el control sobre tí mismo, tu ostracismo, tu ira... para poder estar conmigo un día más, cada día más, de los días que Dios nos dé de vida?


Jommy Nivek

... (08)

"He visto lo cerca que estuve de perder todo mi mundo. Lo cerca que estuviste de volverme completamente loca y hacerme tirar todo por la borda con tal de estar contigo. Pero supongo que la parte lógica de mí me mantuvo atada a mi rinconcito amable... impidiendome cometer un error, impidiendome caer en lo absurdo que sería para alguien como yo despertarse un día y ver que lo ha perdido todo en volutas de humo, que se encuentra sola y perdida, que lo único que había querído hasta hoy es que la amases. Pero supongo que no puedo recriminarte nada. Tú mismo dijiste que no amas, que no sientes. Sólo lamento haber creído en algún instante que mi cuerpo, mi corazón y mis manos cambiarían en algo esa actitud, ese dolor que guardas, ese agujero... Que una mañana te levantarías con ganas de tocarme, y que al verme no podrías apartar tus manos de mí.
Pero ahora veo que desde luego no seré yo quien consiga expulsarte de tu caparazón, hacer vulnerable esa masa que guardas latiendo a compás de máquina, ese rostro inexpresivo que muestras, tu dejadez, tu falta de ganas. Otra persona más afortunada que yo, o menos, quién sabe, te hará sonreír de verdad, te hara vibrar como tú me hacías."

Y cuando dejó el garaje y me quedé mirando al vacío con el porro consumiéndose en mis manos. Ya no era capaz de llorar creo, no entonces. Pero por dentro sentí como todo lo que había sentido por ella cuando la conocí, al principio, mientras los dos eramos unos idiotas que daban vueltas por ahí, reían, escuchaban música y se metían en problemas. Supongo que la amé con toda la fuerza que tenía dentro. Pero también supongo que el miedo, el orgullo... algo de mí, fue más grande. Y bueno, si todo hubiera sido diferente no habría conocido al amor de mi vida. Pero probablemente habría sido el más feliz de los hombres hasta el final de mi vida.


Jommy Nivek

... (07)

"Querria que un volcán se germinara dentro de mí, y durmiera por un tiempo, observando, para un día explotar, y contagiando a otros, que duermen con volcanes idénticos en su interior, creara una ola que se expandiera más allá de mi cuerpo, de las fronteras, más allá de la información y el sentimiento individual. Y nuestro volcán destruiría todo lo preconcebido, destruiría vuestras absurdas normas, todo "porque sí".
Bloquearía sus malicientas economías, su degeneración, su amor pagado, sus histerias, sus prisas, sus dilemas... Quemaría sus libros best-seller en ediciones de bolsillo, sus camisas planchadas, su dinero acumulado por años y décadas, su visa platino. Arrasaría con sus campos explotados, con sus minas. Encerraría a sus dirigentes y los obligaría a trabajar para sus dirigidos. Haría ver al mundo que sus directrices no regirán mi vida nunca más, que destruiré sus monogramas, sus sistemas, y crearé de cero un nuevo mundo donde el éxtasis del cuerpo y del espíritu sea nuestra máxima. Donde todos hayamos sido educados en la comunión de libertad y respeto. Donde nosotros, incendiarios bastardos, hijos de puta, tengamos el control de una única arma y esa sea la palabra. Y la expresión y la palabra serán el único origen y destino. Y cada uno morará donde su cuerpo lo lleve y donde su conciencia respire tranquila

Pero para todo eso debería destruir este mundo, y no podría salvar mi pequeña colección de cds y el reproductor."

Algunas veces, cuando el tema desvariaba demasiado y debía llegar a una conclusión, ella alzaba su pequeña voz, que jamás se oía, y decía cosas lindas e inocentes como aquella. Y había quienes la miraban con condescendencia, pero los que solíamos quedarnos siempre en el garaje a pasar las horas muertas, beber o tocar música tirados en los sofás más extravagantes y raídos del universo, esperabamos esos instantes. Y eramos conscientes de como ella nos mantenía así, acólitos de una religión de sexo, piedad, lágrimas, valores, libros antiguos, astronomía, rock y respeto


Jommy Nivek

... (06)

Su mirada siempre reparaba en los objetos más extraños. Cuando la conocí parecía absorta en el suelo, en una lata tan oxidada que habría hecho imposible determinar su procedencia. Y cuando uno de los chicos que caminaban junto a mí se dirigió a ella y la llamó, permaneció sin inmutarse, estirando los dedos hacia aquel pedazo de basura en el asfalto del aparcamiento. Mientras los chicos me contaban su historia, que yo apenas escuché, imaginé cómo sería su cuerpo entre mis brazos. La verdad es que estaba bastante colocado. Sin molestarme en dar explicaciones fui hacia ella, cogí su mano y la alcé del suelo mientras mis colegas me instaban a marcharnos. Ella aún mantenía la mirada en la lata. Parecía una niña pequeña en un vestido de mujer adulta, con el pelo despinado, la cara manchada y aquella terquedad en los ojos.
Creo que desde ese momento quise que fuera mía. Quizá no del modo que lo quise después, con el tiempo, pero sí quería acercarla a mí, poseer esos ojos que tardé más de media hora en poder ver.

Jommy Nivek

Bad day ...

Qué pasa cuando los malos días se amontonan y te pesan en la espalda...?

Cada mañana abro los ojos deseando no abrirlos, deseando permanecer dormida más tiempo, entre sueños. Porque a veces, en sueños, veo tu cara y noto mi mano apartando de ella tu pelo, te observo al otro lado de un café que no has acabado, y a mí inclinándome por encima de la mesa en la que descansa para besar tus labios.
Y prefiero quedarme en ese mundo que guardan mis pestañas, y no tener que enfrentarme cada día a la idea de vivir otra vida distinta, a la idea de luchar contra todo y contra todos día tras día. Y da igual que este triste, enferma, delirante, enfadada; da igual qué haga... porque al final siempre seré la misma cínica mirando através de la ventana como las nubes cubren el cielo un día más.

Mi vida gris sigue ahí. Siempre me esperará al doblar cada esquina.

http://www.youtube.com/watch?v=gH476CxJxfg
(VEDLO)

Deja atrás las caras largas, la desidia, la rutina, el llanto incontrolado, las broncas que no acaban nunca. Para en mitad de la calle, detente, deja de caminar sin sentido. Deja de desgastar suela por seguir a quienes te rodean. No es justo. No necesitas seguir destrozándote, no necesitas seguir siendo infeliz. Para.
Porque no servirá de nada lo que camines si no existe un significado, si no llevas una sonrisa enorme pintada en el rostro, si no deseas con toda tu alma seguir dando estos pasos uno tras otro. Si no hay un punto en el frente al que acercarse. Eso deseaste siempre, poder sonreír de cada cosa que sucediera en el mundo, poder ser optimista, dejar de fruncir el ceño y continuar hasta encontrar tu lugar, mientras por lo bajo cantas, porque en el fondo te da vergüenza que el mundo te oiga. Cálmate. Busca el punto en el que perdiste la magia.

Y cuando lo encuentres, bueno, ya no necesitarás más consejos, créeme.
Nunca.


Jommy Nivek

Parlami d'amore

Una casualidad, un accidente, un encuentro, que cambia el resto de nuestras malditas vidas inevitablemente..


Qué he hecho con el tiempo que tenía? Qué he aprendido en estos casi tres años? Quizá simplemente he dejado que la corriente me arrastrara y no he dicho la verdad... porque la verdad, es que por dentro estoy destruída... La verdad es que sigo en aquel callejón, que jamás pude volver a caminar igual, y que cada mañana desde ese preciso instante no ha sido un regalo. He condenado mi vida de tanto odiarla...
Y quisiera ser todas las cosas que me ayudaran a comprender y a ser feliz, todas las cosas que he deseado para mí misma. Quería ser pasional, aventurera, atrevida, vivir de un tirón sin cerrar los ojos y sentir cada centímetro de piel que poseo. Quería que cada día fuera único, que mis modos descerebrara al resto. Que todos os muriéseis de envidia al atisbar que no soy tan fuerte, ni tan perfecta, ni tan feliz, ni tan alegre, ni tan descerebrada... pero que dentro de mí hay algo que arde con fuerza. Quería contagiar al mundo de destrucción, de un éxtasis que sobrepusieramos a todas las oscuras idioteces que rigen nuestras vidas.
Y me siento como jamás quisé sentirme... otra esclava de un qué quiero ser de mayor, y un a dónde quiero que vaya mi vida.


Jommy Nivek

Both senses


Con todo el futuro por delante
Y una única arma en las manos para defenderme

No sé si en algún momento has sentido como tu corazón se rompía en mil pedazos- Como sonriendo al resto de tu vida lloras una y otra vez sobre la tumba de todo tu pasado. Y como si no existiera nada más en el mundo, te sientas un instante a respirar... a decidir si continuarás tus pasos lejos de todo lo que conoces por primera vez en tu vida, o permanecerás aquí, con tus normas establecidas, con tu predestinado sentimiento de frustración y el prozac de por vida. Con las conversaciones que nunca acabas por cabezonería. Con los amigos que no devuelven las llamadas, y a los que has dejado de llamar. Con las respuestas conocidas. Con las fechas inolvidables que han comenzado a dejar de ser una sorpresa. Con el único fuego de una caldera medio estropeada. Con las historias que has contado una y otra vez...

Aunque sí, siempre puedes quedarte en casa. Seguir llorando. Seguir lamentando todos los errores que has cometido, todas las cicatrices que te ha costado esta vida.... Puedes, por una vez, decidir no hacer nada, decidir que el tiempo traiga consigo el mundo al que pertenezcas, y si no, vivir la aventura de pasar el resto de tu vida en el camino.

En cualquier caso... Estará bien


Jommy Nivek

dulcemente sueño con los ojos abiertos

No sería grande cortar las razices con este mundo, dejar que todo resbale y caiga al suelo y quedarme en un lugar, desnuda, donde no tener que volver a pedir perdon, donde el mundo pueda comprobar en mi piel los golpes que realmente recibo...
Pero ya ves, alguien puso en mi lista de prioridades la fortaleza por encima de la felicidad... Así que respira y sigue intentando ser esa persona única que eres, siempre, sin dejar que nada intervenga en ese camino de hierba y lo aplaste, sin dejar que los sueños se incendien y acaben consumidos en un instante...

Estaría interesante ser a veces otra persona, la persona que los demás esperan en mí o desean... la persona capaz de sentir que ellos necesitan y no pueden encontrar en mí. Porque jamás la respuesta a: qué tal? es sencilla; y si lo es: no es sincera; y si sonrío, es solo en parte; y si me siento feliz se que no durará mucho. Quizá buscamos más que la mayoría, nos empeñamos, nos hundimos tanto que nos odiamos y deseamos morir...

Nada de ello nos impide amar. Al contrario que la mayor parte del mundo amamos con más fuerza precisamente porque esa locura nos mantiene atados a la realidad, al dolor, al sentimiento; del que constantemente nos alejamos sin querer.

Por eso cuando me enamoré de tí jamás creí en serio sentir lo que siento, por eso no miro a mañana, por eso no me importa demasiado nada salvo abrazarnos al dormir y dejar de discutir y llorar mientras estes cerca


Jommy Nivek

martes, abril 13, 2010

STOP HATE

Disuelve los restos de dolor que quedan dentro de tí. Barrelos fuera de casa. Olvidalos. Deja que como el resto de la basura desaparezcan lejos de aquí... No dejes que lleguemos al punto en el que la ira ensucie todo y ya no quede dentro nada por lo que pelear.

He dejado que mis heridas permaneciesen abiertas frente al mundo, porque creo que el dolor me alimenta



No sé qué pasa conmigo ultimamente que sólo quiero hacer desaparecer todo y quedarme mirando al vacío sin sentir que me voy muriendo por dentro, que voy vaciando de sentido mis actos, que cada vez me entiendo menos, que no me respeto, que no me quiero, que voy dejando de querer al mundo y lo que pueda ofrecerme, que ya no siento lo mismo por la gente, ya no la entiendo, no la defiendo... ya no soy tan fuerte, ya no soy tan única, tan pacífica ni esperanzada como antes... Y eso duele, y vuelve a mostrar heridas que creía cerradas, y vuelve a decirme en voz bajita al oído cosas que no quise jamás volver a oir.



Quiero muffins y sol en Hyde Park... Creo que es lo que más necesito, volver a sentirme extraña del mundo de nuevo por un momento, respirar y comportarme como quiero sin tener que pensar en nada por un tiempo. Sería maravillosa la vida si consiguieramos hacernos felices a nosotros mismos...

Inténtalo... deja el odio atrás, deja todo atrás... que la vida sea hoy... cada hoy. No dejes de creer que puedes cambiar el mundo, que todo son posibilidades en tu mano, que siempre puedes preguntar, sé curioso. Enamórate tanto como puedas.



Jommy Nivek

... (05) y reflexión

Ella se sienta siempre a mirar al infinito, y parece que todos los demás nos esfumaramos en el aire, es como si nada importase... nunca jamás.. Sé que dentro de su cabeza las cosas no funcionan como funcionan en el mundo exterior, sé que siempre será una mariposa indiferente, ajena al mundo.
Cuando sus ojos se posan en mí con cara seria tiemblo por dentro, siempre creo que ese será el día que me deje y se marche de mi vida, y yo no volveré a verla, y seré por siempre todo lo que ves, este infeliz de mierda que fuma tabaco barato y bebe más de lo que debe, tratando quizá de olvidar que es un fracasado.

Y ella me mira y me sorprende con sus ojos enormes y pregunta: ¿Por qué estás conmigo?




Siempre me he preguntado lo mismo una y otra vez. Siempre he intentado todo con demasiada fuerza. Ahora no sé ya lo que mi corazón dice o deja de decir, sólo sé que cuando estamos hablando y la cosa empeora deberíamos parar y hacernos recordar porque seguimos hablando... lo hacemos porque aun nos queremos, aun nos importa, digamos lo que digamos es que aún, en el fondo del corazón seguimos guardando la esperanza de alcanzar un sueño que nos parece imposible, un sueño que nos duele y nos atormeta, del que querríamos huir a la realidad, para evitar más dolor. Pero no funciona.

Y en ese momento sólo debes decidir seguir hablando hasta quedar mudo o cruzar la puerta y abandonar la habitación para siempre.


Jommy Nivek

... (04) y reflexión

-No puedo ponerle nombre a lo que pasó y no quiero ponérselo... sé que me senté en tu regazo y agarré tu pelo con furia, sé que susurré en tu oído y dije cosas absurdas. Sé que me sentí tan nerviosa como si jamás hubiera hecho el amor antes de aquello, como si tus ojos ya nunca más pudieran mirarme sin llenarme de fuego el estómago, como si el lugar más absurdo del mundo fuera el perfecto lecho, hasta morirnos en brazos del otro, dejándonos ir a un tiempo.

Y si tus ojos no tuvieran tanta luz, y si tu cuerpo no me arrastrase al infierno y de vuelta. Y si hubiera luz al final de ese túnel oscuro que atravieso. Quizá. Quizá sabría decirte a ciencia cierta si puedo quedarme acariciando tu pelo para siempre.



Ahora entiendo, quizá no siempre, pero ahora entiendo, porque elegí crecer y escribir en vez de apartarme por el camino de la cordura. Y es que mi vida nunca será previsible, ni siquiera puedo decir qué es mi vida.


Jommy Nivek

Y ahí, sabes qué?
Pienso

Y sabes en qué pienso?
En qué?
En tí.

Y no sé qué pienso exactamente... pero me gustaría saberlo
Me gustaría verte, decírtelo...
Decirte que te quiero

Me gustaría ser tuya y no mirar atrás
Y no pedir perdón

Me gustaría averiguar hacia donde voy
Porque me he perdido

Solo quiero una cosa en el mundo

Solo quiero una persona en el mundo

Una que sepa decirme te quiero y demostrármelo

Una que se acerque a mí mientras duermo y bese mis ojos, mi pelo

Una que se tumbe junto a mí en la hierba a tomar el sol rodeados de personas que nos quieran

Una que me empuje a la vida y me abstraiga de ella

Solo quiero una persona que cada segundo que tenga junto a mí se haga eterno... y siempre apoye mi cabeza en su hombro aunque no me deje... que siempre sepa hacerme ver que ya he dejado de estar sola para siempre.


Qué se yo quién sea la verdad. Ya no lo sé, ni sé cuando ni si lo sabré. Pero quiero saberlo... Quiero que la luz de los actos, de los momentos, de las miradas, de las palabras y las caricias a escondidas me digan a voces su nombre, qué quiere de mí, que me ama.


Y todo lo que no sea eso... no puedo pararme a pensar ni a esperar nada de todo lo que no sea eso... Ya me hice viejita creciendo rápido, y ahora me siento viejita para aventuras y llantos.





Jommy Nivek

Charlie Bartlett



Siempre quise coger la voz por amuleto contra las malas vibraciones... Creo que seguiré siendo una depresiva que requiere música, dolor, lágrimas, pañuelos y cerd@s en algún lugar cercano para continuar ese ciclo de caer y levantarse con más fuerza. Pero... al final del día cuando todo es negro, cuando sólo ves tus recuerdos, cuando sólo te quedan tus propias palabras para explicar el mundo, pones esa canción llena de guitarra y palabras dulces... Quizá ese es el mayor punto a esta historia, no crees? Tener ese instante, esa idea, en la que todo tu cuerpo se translada a los buenos y los malos momentos. Y puede que seas la tía más estúpida, alocada, cruel, fría, idiota, reservada, capuya, despistada o inútil del planeta... Pero los momentos que tienes ahí, atesorados en un corazón dolorido, cicatrizando aún de cada uno de sus cortes... mientras creces poco a poco de nuevo... ufff
Doy gracias por todos esos momentos, por todas las personas cuyo nombre recuerdo con dulzura, por todos los que me enseñaron algo nuevo, algo diferente, los que dieron giros más o menos importantes a mi vida, los que me volvieron loca, los que me hicieron una testaruda viviendo en la inopia, los que acariciaron alguna vez mi pelo o comentaron en voz baja lo dulces que eran mis besos...
Doy gracias por poder recordarlos por años y sonreir.

Cuando sea negro que se pudra, cuando vuelva todo a la normalidad, cuando regresen las sonrisas y la voz, celebraré aún más la vida

THERE'S A MILLION WAYS TO GO
.... If you wanna life high life high

"Me levanto por la mañana y al mirarme en el espejo, intento descubrir cual... cual es mi sitio, y... desgraciadamente me quedo en blanco. Vosotros esperáis que yo os diga lo que hay que hacer. Tenéis que dejar de hacerme caso. (sirenas) Dejad de escuchar a la gente que os dice siempre cómo debéis ser. Y no hagáis caso a los que os dicen que no sois lo bastante buenos para hacer lo que os apetece hacer. Vosotros tenéis todas las respuestas." Charlie Bartlett film


Jommy Nivek

What I could say?



Cuando me he despertado, sola, mirando la pared llena de imperfecciones, he recuperado algo que no entendía... he recuperado un sentimiento muy estúpido de pérdida, he recuperado una gota de amargura, he tocado mi pelo enredado y horrible, mis piernas suaves tras el trabajo de ayer en ellas... Y por extraños motivos he vuelto a hacer eso que siempre hacia... agarrar mis rodillas en la cama y llorar hasta quedarme sin fuerzas, llorar hasta no poder más... llorar hasta que todo esta fuera y seguir. Aguantar mi cuerpo en sus límites desdibujados, que a veces son un infierno y otras todo el mundo que siento...

Y qué puedo hacer?
Siempre pierdo, siempre vienen las lágrimas; dan igual los recuerdos, o aún lo hacen más insoportable quizá... Porque nací para perder cada una de las cosas en las que me apoyara, nací para ver que todas mis reglas serían rotas, que todas mis ilusiones morirían antes de ilusionarme... Y aún así, sostenerme depie... levantarme, ponerme el vestido más hermoso del mundo, botas de tacón y salir a bailar bajo el sol, sin un ápice de miedo en los huesos... sin un ápice de tristeza en los ojos... Fuerte como siempre fuí... y sola...
Sólo así sostendras tu mundo con las manos, sin caerte bajo su peso... Sólo así descubriras una mañana que no eres periodista, ni enfermera, ni escritora, ni fotógrafa, ni novia, ni hermana, ni misionera, ni hija, ni amiga, ni alma gemela, ni abogado, ni la mejor amiga de él, ni una esfera de perfección, ni el diablo que otros ven... sólo eres tú. Yo. Superviviente. Entera. Fuerte...

Sostente. Mira de nuevo y sonríe, siempre.


Jommy Nivek

en fin

Creo firmemente que la teoría de nadie es tan x como parece es falsa. Es cierto que algunos monstruos los creamos, es cierto que algunos seres despreciables no son más que el fruto de sucesivas frustraciones. Pero creo que algunas personas son realmente desagradables en si mismas...

Digamos una persona que no es nadie, solo, acabada, grosera, estúpida, egocéntrica... Objetivamente se ha convertido en la basura del mundo, en alguien despreciable y despreciado que mira a los demás por encima del hombro porque es la única forma que tiene de ganar altura, de salir de hoyo que el mismo se cavó... El motivo que lo empezase ya da igual, porque nunca fue tan importante.

Y veamos al lado a la típica persona infantil, con una pretendida excentricidad insoportable, queriendo siempre ser el centro de atención, rogando al mundo un cigarro a medio fumar que la haga sentirse menos estúpida, menos desamparada... Con esa misma intención absurda de que la gente la observe como a una piedra preciosa, cuando no lo es, con esa misma intención de imitar y machacar para así ser especial para alguien. No existe nadie que soporte una fachada sobre un corazón indeciso, absurdo, cruel e inútil...

Ni siquiera quien tenga todo claro, quien jamás se haya sentido presa de ninguno de los laberintos que nos llevan a comportarnos de forma minimamente parecida a estos dos especímenes, puede juzgarlos. Pero son "seres", no son normales ni anormales, simplemente son unos infelices que no puedo abarcar en lo que deseo para el ser humano. Y ni uno ni otro querrán jamás ver sus fallos para mejorarlos, ninguno jamás querrá conocerse a sí mismo para quererse y cuidarse; pero siempre se harán ver al otro, una y otra vez, lo jodidos que son, cada mínimo error jamás cometido, estirando sin más una historia absurda y desagradable que los demás, meros espectadores, comenzamos a entender como un enorme cartel de: cuidado, somos malas personas. Y por eso ya no nos acercamos... Y por eso llegará un punto en el que creceréis o os quedaréis solos.

Jommy Nivek

martes, marzo 30, 2010

Even if sky is fallin down



De algún lugar saqué la teoría de que el modo en que las sociedades se deshacen de sus muertos es un buen síntoma de su grado de desarrollo...


¿Cómo te deshaces tú de tus muertos, de tus dolores, de tus fantasmas, de tus deseos, de tus frustraciones, de los errores que cometes, de las fantasías que nublan tu juicio, de las noches de insomnio y el cansancio que generan?

Con delicadeza bajé la mirada sobre el cadáver de un pasado turbulento y lloré. Pero las lágrimas no son simplemente un consuelo, una despedida, un estado de la materia facial... las lágrimas limpiaban mi mente, liberaban una paz extraña sobre mis músculos... Y al fin fui capaz de prender fuego a los recuerdos buenos y malos, observando como estallaban en haces de luz y color mientras el calor me reconfortaba. Y al matar uno a uno cada uno de aquellos gestos me sentí feliz, fue un borrón y cuenta nueva a lo grande... fue lo que necesitaba en aquel momento y me trajo aquí... soy feliz?, estoy orgullosa?
Quizá sí
Pero con el tiempo... he comenzado a no saber quién soy, he comenzado a extrañar esa vida caótica de recuerdos, esa vida de pasado y lágrimas, esa vida de normas y estoicismo, esa vida de filosofía y música de jazz, de tabaco liado e ilusiones ópticas, de colocarme lentamente con la vida y a través de ella.

Soy como uno de esos soplones... testigos protegidos... Soy como uno de ellos. He perdido toda mi vida anterior y ahora tengo que reescribir nuevos datos, memorizarlos, entenderlos... Tengo que encontrar y asimilar un nuevo yo que no sé ni alguna vez he deseado.
Y sé que lo hice por un motivo... porque ya no podía convivir más conmigo, porque me descontrolé brutalmente poco a poco.
Aunque ahora mismo... creo haber perdido demasiado a cambio de casi nada. Es cierto que me quiero, es cierto que me cuido en cierto-punto... pero sigo siendo la chica taciturna de siempre que desfasa en noches absurdas y sigo odiándome de vez en cuando mientras el whisky me inunda la garganta, y ya no tengo la fortaleza de entonces para aguantarlo...

Esa que aunque cayera el cielo sobre nuestras cabezas, fuese capaz de sonreír sin miedo


Jommy Nivek

miércoles, marzo 24, 2010

sometimes music flows to dance you



Quiero unirme a tus pasos en este baile de luz, quiero caminar a tu lado altiva y observada, no temerle al aire ni a la vida, no llorar nunca más. Poder mirar esas pequeñas cosas que saltan a nuestro alrededor inquietas, y acogerlas para besarlas. Devolverlas a su lugar sin más despedidas que una mirada. No entiendo cómo podría salvar este abismo que hiere para llegar hasta tus brazos, me faltan horas, me faltan fuerzas y sentidos para poder amarte. Y no se cómo ser acompañada de esta música. Adelantar un pie, el siguiente, e inconscientemente viajar entre tus brazos con más fuerza en cada paso.
Aflorar un sentido a tus mejillas y no encontrar explicación. Busco entre los cajones de mi cuarto la esperanza de otras veces y oigo deshilacharse el viento al otro lado de mi ventana plagado de motas de color. La pupila ha crecido lentamente hasta ocupar el ojo entero, y abrir la persiana me ha herido eternamente. Tengo quemado el cerebro por tu luz. Pero no lloro, permanezco de pie hasta que pueda observarte sonreír en los pequeños detalles. Los árboles verdes, las luces pasear, el sonido del agua que algún privilegiado retiene en un paraje cargado de vida en su estado más primario y bello, carente de las comodidades de esta ciudad en la que busco recovecos para escapar.
Y caen los retazos de otro tiempo y vuelven a resurgir. Nacen. Luchan. Horas de dolor y rastros de sangre que al poco brillan, se dispersan y emanan luz. Una libélula alcanza el otro lado del río y juega entre las flores en todos los cuentos. Nunca estamos seguros de nuestros principios hasta que los rompemos y los vemos separarse en este aire claro y dulzón. Las libélulas son esas hermosas hermanas a las que jamás dañaríamos, entonces, ¿por qué matamos a las moscas? Una nana agazapada en mi regazo silba contenta porque ha encontrado donde posarse y crecer. Me cuenta historias de otros tiempos, de otras libélulas, otros ríos, otros dolores. Dónde ser. Donde alzarse y volar y crecer. Donde ser todas las maravillas del mundo y no jactarse.
La belleza esta escondida en un pañuelo en algún lugar remoto que no recuerdo. Y al repasar las fotografías veo la misma historia una y otra vez que nace para ser feliz, pero acaba muriendo. Así como el tiempo te ensalza en rostros que no conocías para dejarte huellas silenciosas, así quiero yo divagar. Así quiero yo sentarme sin más compañía. Con el calor abriendo mis poros y la brisa, o el aire acondicionado, ¿para qué engañarnos?, erizando el vello de mi piel. Ver en ese ciclo todos los demás ciclos. Sentirme sabia por los años conocidos. Y mecerme al compás de la noche estrellada de mayo que siempre esperas y nunca llegas a alcanzar.


Jommy Nivek