lunes, febrero 23, 2009

Osa Mayor asturiana...

No se cómo, pero en algún momento mi vida giró. Ha cambiado. Hoy sentada, miro la luz amarillenta de mi flexo y no puedo recapacitar sobre todas las cosas que quiero. Pero anoche mi vida me devolvió un espectro de luz de las navidades pasadas. De esos que te hacen recordar porque tuvo sentido la vida, porque aún lo tiene. El afán de conocer, de superar, de ser más que una rutina, más que un instante. Ser momentos de polvo infinito suave y brillante que inundan una habitación, que impregnan los objetos, las canciones, las bebidas. Mi alma vuela libre pero es vuestra, y siempre tendré polvo entre los renglones de mi cabeza.
No se cómo dejé de valorar los instantes por las personas y valorarlos en sí mismos. Sé porque. Dejé de confiar en las personas, no sólo las que me rodeaban, el género humano en general. Todos me fallaron en algun momento y me dije que sólo me tenía a mí. Hasta ciertos puntos fue verdad.
Pero esta noria gigantesca siempre me trae de vuelta a ver que no hay blancos y negros, solo grises indefinibles que no se pueden ni se deben valorar a la ligera. Y aquí, de nuevo, no se qué queda más importante para mí. Pero puedo pensar que siempre pensaré en ellas cuando llore, en sus hombros protegiendome, en la manera de decirme, ya pasó. En las voces, en las confesiones, en la amistad simple y llana por la que nos debíamos todo y nada a la vez. Jugabamos tanto a ser algo que no éramos, y ahora que hemos acabado siéndolo no sé por qué jugabamos. Anoche vi esa luz que te llama intensa y la ignoré. Seguí mi camino. Miré la Osa Mayor, o la Menor, no sé, contigo, saludé freaky a la luna metida en mis medias extrañas y mis botas de militar, con esa media sonrisa de superioridad, y soporté tus besos con cariño.

jueves, febrero 19, 2009

Simpre querré ser un Beatle


No hay duda de que los días en que las nubes han desaparecido y aparece el cielo lavado son mejores. Adoro la lluvia, pero quiero ver ese sol en mi ventana al abrir lo ojos. Tampoco dudo que hoy será un día más de la agenda, una noche, una mañana, pero, de días de agenda, de momentos de cigarro y banco estan hechos mís días. Lo demás es polvo.
Tengo muchos recuerdos, creo recordar que no todos son buenos, pero no importa, los malos hacen valorar los buenos y esos son mis diamantes en el cielo, mis estrellas. Deje de creer en Dios, nunca de rezar, creo que rezo a esas estrellas, y no me importa su nombre.
Cuando miro atrás, y cada día lo hago menos, veo miles de rostros que extraño, que no puedo recordar a penas pero echo de menos. Creo que he tenido una vida plena, llena de dolor y de momentos espléndidos, y ahora veo con más claridad que toda la luz merece una última batalla. Y ahora, a tu lado, me parece menos importante el esfuerzo, tengo menos lágrimas en los ojos por las noches y más sonrisas. Haga sol, llueva o nieve, sobre todo si nieva.

Siempre querré ser un Beatle, vivir los 70 y cantarle al mundo lo mucho que he aprendido mientras pueda.

jueves, febrero 05, 2009

Blow up in jail



If i was a bird
But im not
If I was a frog
But im not
If I was every little thing in world
That doesnt cry

I don’t mind size
Or use
Don’t mine everything but you
No behave in there
That makes me stronger than who
Will never flow out

Im prisoner of a jail
That not rocks
Not claims
Just cries like dogs
Sitting at homes doors
Im slave of criminal wars
And they don’t look
For whats right
They just blow you up

I wont use more names
More families
More faces
More cars
Im paying for myself
To erase the chain
And jump out

I don’t look the face
I don’t have the rhymes
But I always keep looking
The steps I got back
If I cannot see you again
If I cant make you die
I will make you hear me

Im prisoner of a jail
That not rocks
Not claims
Just cries like dogs
Sitting at homes doors
Im slave of criminal wars
And they don’t look
For whats right
I will bloody blow up