lunes, noviembre 16, 2009

Your tears don`t fall they crash around me, her conscience calls the guilty to come home....

No sé qué es esta niebla gris que me rodea y no me deja ver qué quiero ser, qué quiero saber, en qué cama quiero dormir esta noche. Quiero despertar en mitad de un sueño y mirarte a los ojos, besarlos, abrazarte. Y aún así, qué es lo que me detiene? Qué me lo impide? Puede que sea esta imagen una y otra vez, de cómo la culpa y el dolor regresan para atormertarme. Siempre hay algo... De cómo te alimentas de mi para crecer en otra persona, de como me hieres para ser feliz y sonries. De las cicatrices de meses de gris y de la lluvia quemándome la piel y arrancándomela. Ahora miro tus ojos y ya no veo el cielo, temo el dolor de estar tan cerca que me duelas y el dolor de pensarte lejos. No quiero quererte ni echarte de menos. No quiero enamorarme de las sombras y las luces de tu mirada. Y aún así te busco, aún así te llamo y te dejo venir a mí y tentarme con tus labios y tu voz. Y aún así lamento cada herida que que inflinjo y cada lágrima que se desliza para romper el suelo.

Siento como me embebo de esta ira, de esta tristeza, de esta lujuría que destroza el corazón y las manos. Siento como los errores avanzan, como en algún momento la vergüenza invadirá cada parte de mi rostro hasta que te sea irreconocible. Y provocaré tristeza, y provocaré un dolor irreparable, y provocaré que mi propio corazón me odie. No sé como dejarte entrar, como sostener tus perdones, como no desear que desaparezca. Y esta voz saliendo de mi garganta como si ardiese y me hiriera, es real, viene de las entrañas que se retuercen pensando que mereces el dolor que pueda provocarte, aunque no pueda perdonármelo. Quiero que me pase un camión por encima y dejar de sentir, y dejar de pensar, y dejar de llamarte entre suspiros entrecortados por el sexo, el dolor, el amor, la locura, la culpa, el eco, tu cara entre mis manos sonriéndome, tus labios besándo cada uno de mis dedos, pidiéndo perdón, sin que pueda escucharlo.

Jommy Nivek