lunes, noviembre 16, 2009

Todo duele y deja huella

La historia perfecta de por qué los grandes amores son trágicos, y de por qué por perder las cosas o ser imposibles, las deseamos más.

Necesitar tu mano en mi cintura, tu olor alrededor de mí, tu boca en mi cuello y otros dos mil milagros para creer que de verdad te tengo y estás aquí. Porque una vez tras otra creo encontrarlo en otro sitio. He tenido tantas veces el mismo sueño, que ya no sé dónde quedo lo que es real. Cada vez que lo pienso huyo y me tiro a olvidar, cuando en el fondo eso, sólo te alimenta; de forma que vas creciendo en mi interior, pero nadie puede verlo.
Y tengo oportunidades, tengo segundos de felicidad pura, sana, de risa de la que tú sabías arrancar, sin sus correspondientes lágrimas, sin cortes para la publicidad. Y tengo días en que soy absolutamente dichosa por mil motivos o por uno. Sin tí. Y me aferro a vivir así, me aferro a poder y querer querer a alguien q me quiera y me pueda querer. Al otro lado de un océano de escusas tus oídos me esperan, y lo sé. Todas las células de mi cuerpo me dicen que me amas. Pero en este lugar que es mi vida, mis manos han aferrado otras y quieren volar. Y aunque me prometí no volver a intentalo, aunque pensé que cualquier otro distinto sería una pérdida de tiempo, que no podría hacerme feliz e infeliz de tantas formas al mismo tiempo; que ya había tenido demasiado amor y desamor por todas partes, sin venir a cuento; lo cierto es que sólo con su sonrisa pura y sus ojos traspasándome de lado a lado al besar, ya puedo decir que tengo todo lo que necesito para empezar a construir lo que de ningún modo construiría contigo.
Así que le doy alas al corazón, digo adiós de nuevo, y en algún momento del camino, volveré a entregar a ciegas cada partícula de este cuerpo a alguien que no haya demostrado aún, como tú, que me pueda amar sinceramente. A alguien que no es un sueño, que este cerca para demostrarme todo lo imperfecto que es, que este cerca para que sera todo cierto. Para que haga el camino y el dolor real.

Jommy Nivek

No hay comentarios: