domingo, septiembre 13, 2009


Hay muchas cosas que no hemos dicho aún, muchos lazos que hemos dejado sin atar, muchos que no hemos cortado. Y al avanzar siento que dejo algo importante en algún lugar lejos de aquí. Y al pararme y mirar hacia atrás, siento que estoy perdiendo otro maraviyoso minuto que siempre extrañaré.
Recuerdo las noches que te he llamado para llorar en silencio, y los momentos que nos hemos roto el corazón. Recuerdo los viajes cortos en coche, y las horas de cigarros frente a una estación. Recuerdo que nos hemos despedido más tiempo que el que hemos pasado juntos. Y al pasar de nuevo esta puerta para entrar en la habitación tus ojos no me dejan olvidar que te he amado.
Pero pelear, arrancarnos el aliento, desgastarnos los labios, gritar más alto que el otro, ponernos agresivos, destrozarnos las rodillas contra el piso, delirar, crear nuevas reglas, deshojar momentos, mantenernos despiertos hasta que ya es de mañana, no entendernos, montar espectáculos, desconcertar a los demás, romper las reglas, despojarnos de todo.... es nuestro juego no? Cuando y por qué hemos dejado eso a un lado? Cuando se ha acabado eso de amarnos?
Y si llega el día en que no recuerdo tus dientes afilados clavándoseme en la piel, o tus besos medidos a base de práctica, o la forma de encajar nuestras manos... habré perdido la identidad? Habré olvidado amar y sus consecuencias?
Los secretos que hemos guardado para ambos son nuestro firmamento. Puedo vivir sin que sujetes mi mano, pero no sin saber que sigues ahi, frente a mí, brillando.

Jommy Nivek