martes, agosto 18, 2009

Otro verano... uno más uno menos. Cada año la lista de pérdidas es más grande, y siento que todo lo realmente importante pasa a desintegrarse en mis manos. Los días cómo hoy, de vuelta de mi paraíso en la tierra, no quiero oir más que el silencio de mis ojos al llorar.
He tenido todo y nada 30 veces en 30 días. Pedir más sería extraño. He tenido a los de siempre, a los de a ratos y a gente nueva. Y por extraño que resulte les quiero a todos sin motivos o con ellos... cada uno forma parte de esa red de la que me siento parte y dueño. Por ellos soy feliz y vivo los restantes 335 días en paz. Incluso por los que se fueron o están por llegar.
Y el resultado es que he vivido al límite, feliz, despierta, entera, siendo yo misma... Y la consecuencia, que aún ahora, que me siento triste y decaida, que ya os tengo lejos, que a algunos no sé cuando os volveré a ver o si hablaremos de nuevo, aún sonríocon las pilas cargadas para seguir peleando por otro año, que empieza y acaba como siempre, a vuestro lado.

Os quiero ^^ La canción que ha movido mi mundo