jueves, febrero 19, 2009

Simpre querré ser un Beatle


No hay duda de que los días en que las nubes han desaparecido y aparece el cielo lavado son mejores. Adoro la lluvia, pero quiero ver ese sol en mi ventana al abrir lo ojos. Tampoco dudo que hoy será un día más de la agenda, una noche, una mañana, pero, de días de agenda, de momentos de cigarro y banco estan hechos mís días. Lo demás es polvo.
Tengo muchos recuerdos, creo recordar que no todos son buenos, pero no importa, los malos hacen valorar los buenos y esos son mis diamantes en el cielo, mis estrellas. Deje de creer en Dios, nunca de rezar, creo que rezo a esas estrellas, y no me importa su nombre.
Cuando miro atrás, y cada día lo hago menos, veo miles de rostros que extraño, que no puedo recordar a penas pero echo de menos. Creo que he tenido una vida plena, llena de dolor y de momentos espléndidos, y ahora veo con más claridad que toda la luz merece una última batalla. Y ahora, a tu lado, me parece menos importante el esfuerzo, tengo menos lágrimas en los ojos por las noches y más sonrisas. Haga sol, llueva o nieve, sobre todo si nieva.

Siempre querré ser un Beatle, vivir los 70 y cantarle al mundo lo mucho que he aprendido mientras pueda.

No hay comentarios: