jueves, diciembre 24, 2009

Cosas que me suenan



Cosas que se caen y se estrellan
Cosas que alambradas son dolorosas
Y metidas entre los brazos curan heridas
Cosas que han desgarrado la piel desde dentro
Y depués han amargado la carne hasta secarla
Cosas que me debo
Y me pago a escondidas.
Pero son cosas, y siempre estoy sola
para vivir de ellas.

Me conozco la historia aunque no pueda predecirla. Me conozco los acordes aunque no pudiera tocarlos. Las cosas que no digo resuenan en mi cabeza, y tengo la impresión, de que como el eco, seguirán rebotando hasta encontrar la salida, y seguirán aturdiéndome.
Siempre se me ha dado bien morir despacio en una esquina, dejar que el cuerpo se me desgrane a escondidas, mientras mis sueños desaparecen bailando entre la niebla.
He vomitado el corazón ya muerto, demasiado maguyado se pudrió por dentro.
Ahora se supone que he aprendido, quizá, no lo sé. Debería saber qué decir y qué hacer ante esto, pero no puedo explicarme. Ya da igual. De la misma forma que siempre. Los labios cortados, los ojos inchados, la cara pegajosa y blanda. Porque el alma de blues desciende, y se pone a cantar para los fantasmas del armario. Porque después de cambiar de armario y ordenarlo, se volvieron a colar. Ya no sé si importa. Puedo vivir con ellos en paz. Me molestan lo justo para la vida, y en estos momentos, sostienen mi mano mientras la angustia me asfixia con su mano de hierro, murmuran silenciosamente letras de canciones de amor que olvidé, letras que me hicieron feliz, y letras con las que lloré, con las que provoqué mareas saladas que carcomen los huesos y la piel.

No engañaría a nadie, no soy así. Te quiero. Me he roto por dentro esta noche sintiéndolo por tí y por mí, me he roto por dentro reconociendo que amo cada sonido y cada olor de tu cuerpo, que echo de menos tu abrazo, que quiero seguir sintiéndo tus besos, que quiero poder ser tuya.
No engañaría a nadie, y por eso sé que no debo. No puedo, no me convienes, desde el principio sé que no encajamos que me rebientas, que me dueles, que vas a hacerme daño gratuitamente, y yo a tí. Y lo peor será, que como todas las cosas, no lo superaré de veras. Seré la chica fuerte, seré la roca que todo lo puede, la prepotente que siempre sale indemne de la vida. Y serás otro de mis fantasmas para cantarte, y me destrozaras como todos, año tras año. Principalmente en navidad.

Todo son cosas pasadas, son cosas que conozco, cosas que me sé. Todo son cosas que me suenan en el oído de tiempo. Musica que se dibuja en el aire y cambia el color del cielo. No hay más luz en mis ojos apagados de llorar. Y no sé cómo soy capaz de sobrevivir y reconocerlo


Jommy Nivek

Vivo aprendiendo



Cuando creces queriendo saber todo, hay una parte de inocencia que se olvida. Hay una parte de sabiduría que se presume, y que se disuelve en la lluvia de los días.
Sé que no sé hacer las cosas bien, sé que me equivoco, y pago cada uno de mis golpes, pago cada uno de mis dolores, y los ajenos. Nunca me arrepiento, pero lo siento. Siento cuando oigo tus lágrimas correr cuerpo adentro, y siento no contar con un olor indefinido en la almohada al acostarme. Cerrar los ojos hundiéndolo en tus huellas, viendo este animal que es de todos los sitios y de ninguno, viendo los dolores que vienen de mis acciones y que van a ellos, pero no puedo, ya no puedo preguntar qué hago, ya no puedo pedir, ya no puedo nada, sólo puedo seguir sintiéndo en silencio, mientras espero tu sonido en algún rincón. Porque aunque te eche una y otra vez de mi lado, también te quiero. Si esto es jugar que me detengan por hacer tantas trampas.

Ojalá se pudiese reiniciar, comenzar a aprender todo de nuevo, no tener que remendar los quebraderos, ser una tabla lisa sobre la que empezar a trabajar, no tener tantas taras que estropéen los momentos.
Pero no, verdad. En eso se basa esto. Puede que lo parezca, pero nunca hay segundas oportunidades para hacerlo mejor. Sólo está esta vida, y sólo puedes remendar pero nunca reiniciarlo. Es imposible.

Duele demasiado. Duele aún más. Porque siempre, las heridas ocultas son las que se pudren y se pasan la vida doliendo.

Jommy Nivek

Día 21 de Diciembre, un día extraño

Hoy, desde que no me he levantado (xD) me siento extraña. Me siento muy gata, muy ida, muy en el humor de sexo, drogas, rock n roll y no mirar atrás jamás. Y creo que el dolor no es inhumano, y creo que tengo derechos sobre el mundo que no puedo evitar. Creo que por una vez voy a sacar la cabeza por la ventanilla y gritar, porque, ya me da igual el mundo y sus ideas, ya me da igual donde pongan otros sus fronteras. Algo esta demasiado roto en mi interior y ya no soy fiel ni a mis propias reglas. Voy a destruir el mundo, voy a arrasarlo con mi traje de ir a cazar y ésa sonrisa que tanto miedo da. Escuchando a Cobain en el audio

Y si te ato a la cama y paso horas torturandote? Y si bailo contigo este trozo de canción mientras me sujetas fuerte, en horizontal? Y sí bebo de tu boca toda la noche hasta reventar? Y si no dejo de arañarte hasta que te salgan mis cicatrices de por vida? Y si sólo deseo jugar? Y si sólo deseo reirme? Y si sólo deseo pintar sonrisas a los demás? Y si huyo del sentimiento? Y si me da miedo? Y si pierdo el reparo a decir lo que quiera decir? En quién me convierte eso ahora? Y por qué me da igual?
He descubierto que cuanto menos lo intentas mejor sale. Voy a dejar de tratar de hacer las cosas bien. Voy a dejar improvisar al mundo. A cuidar de los amigos que siempre he tenido, a cuidar de los nuevos. Sere Candywoman con medias por la rodilla. Seré tú fantasía por ser la mía. Y si me paso de la raya... Bueno, nunca le he temido a los castigos, vengan de donde vengan.

No sé, será que la vida es puta, que estoy salida, que llevo demasiado tiempo dejando pasar el tiempo, o pensando en el pasado y en lo mal que hice todo una y otra vez. Qué dará? Ya no puedo volver a atrás y arreglarlo, ahora sólo quiero seguir viviendo mi vida sin pedir permiso. Ahora sólo quiero seguir disfrutando de bailar frente a alguien que me observa con esos ojos de devoción, de deseo; con alguien que me acompañe, que me respete, que pueda ser mi amigo. Y quien pueda seguir la norma que me siga, no pienso dejar de pisar a fondo hasta el final de la carretera.

Sólo es deseo, pero... qué hay más fuerte que el deseo?

Jommy Nivek

Te lo dije

Odio esa puta frase... Pero, ¿sabes cuál es la peor parte de esa frase? Decírtelo a tí misma. Lo sabía, lo sabía, lo sabía. Te lo dije. Te advertí. Ya sabías donde te metías... Y aquí estás... Y sabes como va a ser, lo has sabido todo este tiempo. Todo este tiempo, todo el mundo, y yo, repitiéndomelo. Y ya me he cansado de escuchar en vano, ya he descubierto que no tiene remedio. Porque con la edad aprendes una cosa importante del ser humano, y es, que en esencia, nunca, jamás, tendemos a mejorarnos.



Y sé que yo misma soy peor, sé que me he convertido en alguien mucho más despreciable, más predecible, más aburrido, más caótico, más extraño. Me he convertido en una rebelde de media vida, que durará poco y se deshace de sus sentimientos, de sus amigos, de su vida en general, con facilidad. Y no llora, o llora menos. Le ha perdido el miedo a caminar largas distancias alejándose sin nadie alrededor. Y aunque se canse se levanta y permanece. Nunca será feliz con nadie porque es feliz en sí mismo, porque se quiere demasiado para compartirse de veras. Y es egoista consigo mismo y con su vida por naturaleza, y no quiere prestar segundos de un interior complejo a nadie, porque no pueden entenderlo.Tengo demasiadas caras, soy demasiados cuerpos, demasiadas mentes al día. Y al final estoy tan cansada...

Y los demás. Los demás siempre son los mismos. Están los que encajan conmigo, los que son fieles, los que te defienden, los que te respetan. Y están a los que todo les da igual salvo ellos mismos y lo que desean. Salvo su culo, sus necesidades, su voz, su sistema. Y juzgan sin mirarse en un espejo y pensar, si no serán ellos los primeros en carecer de todo sentido. Ya estoy cansada de perdonar los errores ajenos, ya estoy cansada de la chica buena-tonta a la que todos creen poder engañar, y es al revés. Veo todo, siento todo, escucho todo, todo lo recuerdo, y me es tan tan difícil perdonar de corazón...
Pero siendo realistas, ¿a quién quiero engañar? Hace demasiado tiempo que no me preocupo de gustar a nadie. Hace demasiado tiempo que me quiero a mi misma de más para esconderme en un armario y decir algo distinto a lo que pienso. Y si duele, lo lamento. Y si decepciono, se curará.
Ya no quiero ser especial ni importante. Ya no quiero ser nada para nadie. Me he cansado de mantener estatus para alguien que no sea yo misma. Para alguien fuera de ese circulo que tracé para mí. Para ese círculo al que casi pertenecías ayer y hoy ya no existes.

Jommy Nivek

You know

...when you have that perfect moment, everything goes great, and suddenly a piece fall down and the balance start the travell to fuckinlandia... and now, all that surrounds me sucks



I wish I could get my life again, the way I used to stand

Y si me encierro y digo adiós al mundo, recuperaré quizá esa ínfima parte que puedo retener. Y nadie me seguirá juzgando en esta mierda de mundo, y nadie seguirá señalando con el dedo, temiendo, nadie seguirá consumiendo cada uno de mis deseos, cada uno de mis momentos, cada uno de mis dolores y mis te quieros, mi tiempo. Para luego regresar con el dolor, la ira, el agravio, lo que sea, pintado en la cara y recriminarme por ello. Quiero ser yo para mí, y dejar de esperar una vida mejor, dejar de buscar a alguien mejor, dejar de esperar, dejar este circo lleno de payasos donde me he colado a disfrutar, y he salido llena de arañazos....

Nobody knows the way I feel
.......................
The emptiness in me is faddin,
I can see my life is waiting...
Now I know Im livin for who I am

Sólo quiero volar sin paredes que enfrentar, ni gente a la que dar el gusto de unas espectativas que no son mías... Esta soy yo, esta seré siempre, si no te gusta pasa de largo, olvidame, no finjas. Siempre he pensado... Y entiendo porqué. El mundo no esta preparado para nosotros y nos empeñamos en esforzarnos, y yo sólo quiero ser quien soy sin tener que temer ni esconderme por ello. ¿Por qué cuesta tanto reconocer que lo demás son mentiras? ¿Por qué cuesta tanto aceptar a los que no son como nosotros, si en el fondo, dentro de nosotros, hay algo que siempre es igual?

Ya no quiero encajar... Pero quiero que me dejen en paz, que me devuelvan el control de la vida. Quiero poder enamorarme de alguien que sea real, y que me quiera por quién soy en realidad, sin empujarlo, ni esperarlo, sin tener que ir a escondidas... sin arrepentimientos, odios o silencios vagos frente al ordenador

Jommy Nivek

Necesito dejar que mi mano se deslice, que mi mano deje de apretarte y asfixiarte por encima de la tuya. necesito poder perdonarme a mí misma mientras te dejo ir a un lugar mejor, mientras te dejo superarme y volar, ser feliz en algún otro lugar con otro ser que te complete como yo lo hice o más. Cuídate, disfruta el viaje.

Necesito que las lágrimas rueden por mis mejillas hasta secarme, y dejarme vacía, por mucho tiempo, sin tí. Necesito dejar de sentirte mío, dejar de depender y recurrir a tí cuando no me da la vida. Necesito dejar de ser tu salvavidas. Porque si te quisiera, y sé que lo hago, superaría esta estúpida visión patética de mí misma, y sería capaz de besarte en la frente mientras te alejas y decirte que no seguiré aquí cuando regreses. Decirte que es el fin. Decirte que ya no da para más, aunque desee que me abraces fuerte y permanezcas a mi lado.

Sigo adorandote desde lo más profundo, pero ya es hora de que ambos aprendamos a caminar nosotros solos. Has sido el centro del universo tanto tiempo que ahora todo se ha parado, y tengo el nudo más horroroso en la garganta, ése que llevo esperando tanto tiempo. Lo supe siempre: de tanto tirar acabamos rompiendo lo que había de hermoso entre nosotros. O quizá, solamente, nos hemos convertido en dos extraños que siguen aferrándose a un pasado increíble en común. Pero murió. Como mi corazón ha muerto esta misma tarde.

He dicho muchas veces estas palabras, y nunca he tenido la fuerza de apoyarlas, quizá ahora que sé que ya no me necesitas más, pueda empujarte a caminar sin mí aunque me duela. Preferíria tu odio a la indiferencia. Pero es mejor así, sin esfuerzo y lágrimas que te duelan.

Sólo quiero que sepas que si a alguien he amado es a tí. Sólo quiero que entiendas que jamás dejarás de ser él. Mi chico, mi niño, mi hombre, mi amigo, mi hermano, mi alama gemela, mi medio melocotón, mi adorable cachito de cueva, de vida, de amor. Lo primero hermoso y dulce de mi vida, plagado de amargores que lo potenciaron.

Ese amor que marca la diferencia. Quizá, demasiado pronto.

Jommy Nivek

Dicurso de Obama, Noruega, 2009

Sus Majestades, Sus Altezas Reales, distinguidos miembros del Comité Nóbel de Noruega, ciudadanos de Estados Unidos y ciudadanos del mundo:
Recibo este honor con profunda gratitud y gran humildad. Es un premio que habla sobre nuestras mayores aspiraciones: que a pesar de toda la crueldad y las adversidades de nuestro mundo, no somos simples prisioneros del destino. Nuestros actos tienen importancia y pueden cambiar el rumbo de la historia y llevarla por el camino de la justicia. Sin embargo, sería una negligencia no reconocer la considerable controversia que su generosa decisión ha generado. (Risas.) En parte, esto se debe a que estoy al inicio y no al final de mis labores en la escena mundial. En comparación con algunos de los gigantes de la historia que han recibido este premio –Schweitzer y King; Marshall y Mandela– mis logros son pequeños. Y luego hay hombres y mujeres alrededor del mundo que han sido encarcelados y golpeados en su búsqueda de la justicia; gente que trabaja en organizaciones humanitarias para aliviar el sufrimiento; millones en el anonimato cuyos silenciosos actos de valentía y compasión inspiran incluso a los cínicos más empedernidos. No puedo contradecir a quienes piensan que estos hombres y mujeres –algunos conocidos, otros desconocidos para todos excepto para quienes reciben su ayuda– merecen este honor muchísimo más que yo.

Pero quizá el asunto más controversial en torno a mi aceptación de este premio es el hecho de que soy Comandante en Jefe de un ejército de un país en medio de dos guerras. Una de esas guerras está llegando a su fin. La otra es un conflicto que Estados Unidos no buscó; uno en que se nos suman otros cuarenta y dos otros países –incluida Noruega– en un esfuerzo por defendernos y defender a todas las naciones de ataques futuros. De todos modos, estamos en guerra, y soy responsable por desplegar a miles de jóvenes a pelear en un país distante. Algunos matarán. A otros los matarán. Por lo tanto, vengo aquí con un agudo sentido del costo del conflicto armado, lleno de difíciles interrogantes sobre la relación entre la guerra y la paz, y nuestro esfuerzo por reemplazar una por la otra.

Bueno, estas interrogantes no son nuevas. La guerra, de una forma u otra, surgió con el primer hombre. En los albores de la historia, no se cuestionaba su moralidad; simplemente era un hecho, como la sequía o la enfermedad, la manera en que las tribus y luego las civilizaciones buscaban el poder y resolvían sus discrepancias. Y con el tiempo, a medida que los códigos legales procuraban controlar la violencia dentro de los grupos, los filósofos, clérigos y estadistas también procuraban controlar el poder destructivo de la guerra. Surgió el concepto de “guerra justa”, que proponía que la guerra solamente se justifica cuando cumple con ciertas condiciones previas: si se libra como último recurso o en defensa propia; si la fuerza utilizada es proporcional y, en la medida posible, si no se somete a civiles a la violencia.

Por supuesto, sabemos que durante gran parte de la historia, se ha cumplido pocas veces con este concepto de guerra justa. La capacidad de los seres humanos de idear nuevas maneras de matarse unos a los otros resultó ser inagotable, como también nuestra capacidad para tratar sin ninguna piedad a quienes no lucen como nosotros o le rinden culto a un Dios diferente. Las guerras entre ejércitos dieron lugar a guerras entre naciones: guerras totales en que la distinción entre combatiente y civil se volvía borrosa.

En el transcurso de treinta años, este continente se sumió dos veces en matanzas de ese tipo. Y aunque es difícil pensar en una causa más justa que la derrota del Tercer Reich y las potencias del Eje, la Segunda Guerra Mundial fue un conflicto en el que el número total de civiles que murieron superó al de soldados que perecieron. Como consecuencia de esa destrucción y con la llegada de la era nuclear, quedó claro para vencedores y vencidos, por igual, que el mundo necesitaba instituciones para evitar otra guerra mundial. Y, entonces, un cuarto de siglo después de que el Senado de Estados Unidos rechazara la Liga de Naciones, una idea por la cual Woodrow Wilson recibió este premio, Estados Unidos lideró al mundo en el desarrollo de una estructura para mantener la paz: un Plan Marshall y Naciones Unidas, mecanismos para regir la manera en la que se libran guerras, los tratados para proteger los derechos humanos, evitar el genocidio y restringir las armas más peligrosas. De muchas maneras, estos esfuerzos fueron exitosos. Sí, se han librado guerras terribles y se han cometido atrocidades. Pero no ha habido una Tercera Guerra Mundial. La Guerra Fría concluyó con una muchedumbre jubilosa que derrumbó un muro. El comercio tejió lazos entre gran parte del mundo. Miles de millones han salido de la pobreza. Los ideales de libertad, autonomía, igualdad y el imperio de la ley han avanzado a tropezones. Somos los herederos de la fortaleza y previsión de generaciones pasadas, y es un legado por el cual mi propio país legítimamente siente orgullo.

Pero aún asi, transcurrida una década del nuevo siglo, esta antigua estructura está cediendo ante el peso de nuevas amenazas. El mundo quizá ya no se estremezca ante la posibilidad de guerra entre dos superpotencias nucleares, pero la proliferación puede aumentar el peligro de catástrofes. El terrorismo no es una táctica nueva, pero la tecnología moderna permite que unos cuantos hombres insignificantes con enorme ira asesinen a inocentes a una escala horrorosa. Es más, las guerras entre naciones con mayor frecuencia han sido reemplazadas por guerras dentro de naciones. El resurgimiento de conflictos étnicos o sectarios; el aumento de movimientos secesionistas, las insurgencias y los estados fallidos – todas estas cosas progresivamente han atrapado a civiles en un caos interminable. En las guerras de hoy, mueren muchos más civiles que soldados; se siembran las semillas de conflictos futuros, las economías se destruyen; las sociedades civiles se parten en pedazos, se acumulan refugiados y los niños quedan marcados de por vida.

No traigo hoy una solución definitiva a los problemas de la guerra. Lo que sí sé es que hacerles frente a estos desafíos requerirá la misma visión, arduo esfuerzo y perseverancia de aquellos hombres y mujeres que actuaron tan audazmente hace varias décadas. Y requerirá que repensemos la noción de guerra justa y los imperativos de una paz justa.

Debemos comenzar por reconocer el difícil hecho de que no erradicaremos el conflicto violento en nuestra época. Habrá ocasiones en las que las naciones, actuando individual o conjuntamente, concluirán que el uso de la fuerza no sólo es necesario sino también justificado moralmente.

Hago esta afirmación consciente de lo que Martin Luther King dijo en esta misma ceremonia hace años: “La violencia nunca produce paz permanente. No resuelve los problemas sociales: simplemente crea problemas nuevos y más complicados”. Como alguien que está parado aquí como consecuencia directa de la labor a la que el Dr. King le dedicó la vida, soy prueba viviente de la fuerza moral de la no violencia. Sé que no hay nada débil, nada pasivo, nada ingenuo en las convicciones y vida de Gandhi y King.

Pero en mi calidad de jefe de Estado que juró proteger y defender a mi país, no me puede guiar solamente su ejemplo. Enfrento al mundo como lo es, y no puedo cruzarme de brazos ante amenazas contra estadounidenses. Que no quede la menor duda: la maldad sí existe en el mundo. Un movimiento no violento no podría haber detenido los ejércitos de Hitler. La negociación no puede convencer a los líderes de Al Qaida a deponer las armas. Decir que la fuerza es a veces necesaria no es un llamado al cinismo; es reconocer la historia, las imperfecciones del hombre y los límites de la razón.

Menciono este punto, comienzo con este punto porque en muchos países hoy en día hay un profundo cuestionamiento del accionar militar, independientemente de la causa. Y a veces, a esto se suma una suspicacia automática por tratarse de Estados Unidos, la única superpotencia militar del mundo.

Sin embargo el mundo debe recordar que no fueron simplemente las instituciones internacionales –no sólo los tratados y las declaraciones los que le dieron estabilidad al mundo después de la Segunda Guerra Mundial. Independientemente de los errores que hayamos cometido, hay un hecho clarísimo: Estados Unidos de Norteamérica ha ayudado a garantizar la seguridad mundial durante más de seis décadas con la sangre de nuestros ciudadanos y el poderío de nuestras armas. El servicio y sacrificio de nuestros hombres y mujeres de uniforme han promovido la paz y prosperidad desde Alemania hasta Corea, y permitido que la democracia eche raíces en lugares como los países balcánicos. Hemos sobrellevado esta carga no porque queremos imponer nuestra voluntad. Lo hemos hecho por un interés propio y bien informado: porque queremos un futuro mejor para nuestros hijos y nietos, y creemos que su vida será mejor si los hijos y nietos de otras personas pueden vivir en libertad y prosperidad.

Entonces, sí, los instrumentos de la guerra tienen un papel en mantener la paz. Sin embargo, este hecho debe coexistir con otro: que independientemente de cuán justificada, la guerra conlleva tragedia humana. La valentía y el sacrificio del soldado están llenos de gloria, expresan devoción por la patria, la causa y los compañeros de armas. Pero la propia guerra nunca es gloriosa, y nunca debemos exaltarla como si lo fuera.

Entonces, parte de nuestro desafío es reconciliar estos dos hechos aparentemente irreconciliables: que la guerra a veces es necesaria y que la guerra es, de cierta manera, una expresión de desatino humano. Concretamente, debemos dirigir nuestros esfuerzos a la tarea que el Presidente Kennedy propuso hace tiempo. “Concentrémonos”, dijo, “en una paz más práctica, más alcanzable, basada no en una revolución repentina de la naturaleza humana, sino una evolución gradual de las instituciones humanas”. Una evolución gradual de las instituciones humanas.

¿Qué apariencia cobraría esta evolución? ¿Cuáles podrían ser estas medidas prácticas?

Para comenzar, considero que todos los países, tanto fuertes como débiles, deben cumplir con estándares que rigen el uso de fuerza. Yo, como cualquier jefe de Estado, me reservo el derecho de actuar unilateralmente si es necesario para defender a mi país.

No obstante, estoy convencido de que cumplir con estándares, estándares internacionales, fortalece a quienes lo hacen y aísla –y debilita– a quienes no.

El mundo respaldó a Estados Unidos tras los ataques del 11 de septiembre y continúa apoyando nuestros esfuerzos en Afganistán, debido al horror de esos atentados sin sentido y el principio reconocido de defensa propia. De la misma manera, el mundo reconoció la necesidad de confrontar a Sadam Husein cuando invadió Kuwait, un consenso que envió un mensaje claro a todos sobre el precio de la agresión.

Es más, Estados Unidos -- de hecho ningún país -- puede insistir en que otros sigan las normas si nosotros nos rehusamos a seguirlas. Pues cuando no lo hacemos, nuestros actos pueden parecer arbitrarios y menoscabar la legitimidad de intervenciones futuras, por más justificadas que sean.

Esto pasa a ser particularmente importante cuando el propósito de la acción militar se extiende más allá de la defensa propia o la defensa de una nación contra un agresor. Más y más, todos enfrentamos difíciles interrogantes sobre cómo evitar la matanza de civiles por su propio gobierno o detener una guerra civil que puede sumir a toda una región en violencia y sufrimiento.

Creo que se puede justificar la fuerza por motivos humanitarios, como fue el caso en los países balcánicos o en otros lugares afectados por la guerra. La inacción carcome nuestra conciencia y puede resultar en una intervención posterior más costosa. Es por eso que todos los países responsables deben aceptar la noción de que las fuerzas armadas con un mandato claro pueden ejercer una función en el mantenimiento de la paz.

El compromiso de Estados Unidos con la seguridad mundial nunca flaqueará. Pero en un mundo en que las amenazas son más difusas y las misiones más complejas, Estados Unidos no puede actuar solo. Estados Unidos por su cuenta no puede lograr la paz. Ése es el caso en Afganistán. Es el caso en estados fallidos como Somalia, donde el terrorismo y la piratería van de la mano con la hambruna y el sufrimiento humano. Y lamentablemente, seguirá siendo la realidad en regiones inestables en el futuro.

Los líderes y soldados de los países de la OTAN –y otros amigos y aliados demuestran este hecho por medio de la habilidad y valentía que han mostrado en Afganistán. Pero en muchos países, hay una brecha entre los esfuerzos de los militares y la opinión ambivalente del público en general. Comprendo por qué la guerra no es popular. Pero también sé lo siguiente: la convicción de que la paz es deseable rara vez es suficiente para lograrla. La paz requiere responsabilidad. La paz conlleva sacrificio. Es por eso que la OTAN continúa siendo indispensable. Es por eso que debemos reforzar esfuerzos de mantenimiento de la paz a nivel regional y por la ONU, y no dejar la tarea en manos de unos cuantos países. Es por eso que les rendimos homenaje a quienes regresan a casa de misiones de mantenimiento de la paz y entrenamiento en el extranjero, en Oslo y Roma; Ottawa y Sydney; Dhaka y Kigali; los homenajeamos no como artífices de guerra sino como promotores, como promotores de la paz.

Permítanme un punto final sobre el uso de la fuerza. Incluso mientras tomamos decisiones difíciles sobre ir a guerra, también debemos pensar claramente sobre cómo librarla. El Comité del Nóbel reconoció este hecho al otorgar su primer premio de paz a Henry Dunant, el fundador de la Cruz Roja, y un promotor del Tratado de Ginebra.

Cuando la fuerza es necesaria, tenemos un interés moral y estratégico en obligarnos a cumplir con ciertas normas de conducta. Incluso cuando enfrentamos crueles adversarios que no cumplen con ninguna regla, creo que Estados Unidos de Norteamérica debe seguir dando el ejemplo respecto a estándares en conducta de guerra.
Eso es lo que nos diferencia de quienes combatimos. Ésa es la fuente de nuestra fuerza. Es por eso que prohibí la tortura. Es por eso que ordené que se clausure la prisión en la Bahía de Guantánamo. Y es por eso que he reiterado el compromiso de Estados Unidos de cumplir con el Tratado de Ginebra. Perdemos nuestra identidad cuando no cumplimos los ideales mismos que estamos luchando por defender.

Y honramos – honramos dichos ideales al cumplir con ellos no sólo cuando es fácil, sino cuando es difícil.

He hablado extensamente sobre asuntos que debemos sopesar con la razón y el corazón cuando optamos por librar guerra. Pero permítanme pasar ahora a nuestro esfuerzo por evitar opciones tan trágicas y hablar sobre tres maneras en que podemos promover una paz justa y duradera.

En primer lugar, al tratar con aquellos países que transgreden normas y leyes, creo que debemos desarrollar alternativas a la violencia que son suficientemente firmes como para cambiar la conducta, pues si queremos una paz duradera, entonces las palabras de la comunidad internacional deben tener peso. Se debe hacer que aquellos regímenes que van en contra de las normas rindan cuentas por sus actos. Las sanciones deben conllevar un escarmiento real. La intransigencia debe combatirse con mayor presión, y esa presión existe sólo cuando el mundo actúa al unísono.

Un ejemplo urgente es el esfuerzo por evitar la proliferación de armas nucleares y lograr un mundo sin ellas. A mediados del siglo pasado, las naciones acordaron regirse por un tratado con un objetivo claro: todos tendrán acceso a la energía nuclear pacífica; quienes no tienen armas nucleares deben renunciar a ellas, y quienes tienen armas nucleares deben procurar el desarme. Me he comprometido a plasmar este tratado. Es el eje de mi política exterior. Y estoy trabajando con el Presidente Medvedev para reducir las reservas de armas nucleares de Estados Unidos y Rusia.

Pero también nos incumbe a todos insistir en que países como Irán y Corea del Norte no jueguen con el sistema. Quienes afirman respetar las leyes internacionales no deben hacer caso omiso de cuando se incumplen dichas leyes. Quienes se interesan por su propia seguridad no pueden cerrar los ojos ante el peligro de una carrera armamentista en el Oriente Medio o el Extremo Oriente. Quienes procuran la paz no pueden permanecer cruzados de brazos mientras los países se arman para una guerra nuclear.

El mismo principio se aplica a quienes incumplen con las leyes internacionales al tratar brutalmente a su propio pueblo. Cuando hay genocidio en Darfur; violaciones sistemáticas en el Congo, o represión en Birmania, deben haber consecuencias. Sí, habrá acercamiento; sí, habrá diplomacia – pero tienen que haber consecuencias cuando esas cosas fallen. Y mientras más unidos estemos, menores las probabilidades de que nos veamos forzados a escoger entre la intervención armada y la complicidad con la opresión.

Esto me lleva al segundo punto: el tipo de paz que buscamos. Pues la paz no es simplemente la ausencia de un conflicto visible. Solamente una paz justa y basada en los derechos inherentes y la dignidad de todas las personas realmente puede ser perdurable.

Fue este entendimiento lo que motivó a quienes redactaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos después de la Segunda Guerra Mundial. Tras la devastación, reconocieron que si no se protegen los derechos humanos, la paz es una promesa vana. Sin embargo, con demasiada frecuencia, se ignoran estas palabras. En algunos países, la excusa para no defender los derechos humanos es la falsa sugerencia de que éstos son principios occidentales, extraños a culturas locales o etapas de desarrollo de una nación. Y dentro de Estados Unidos, desde hace tiempo existe tensión entre quienes se describen como realistas o idealistas, una tensión que polariza las opciones: una mera lucha en defensa de nuestros intereses o una campaña interminable por imponer nuestros valores alrededor del mundo.

Rechazo estas opciones. Creo que la paz es inestable cuando se les niega a los ciudadanos el derecho a hablar libremente o practicar su religión como deseen; escoger
a sus propios líderes o congregarse sin temor. Los agravios que no se ventilan empeoran, y la supresión de identidad tribal y religiosa puede llevar a la violencia.

También sabemos que lo opuesto es cierto. Sólo cuando Europa obtuvo la libertad pudo finalmente encontrar la paz. Estados Unidos nunca ha librado una guerra contra una democracia, y nuestros amigos más cercanos son los gobiernos que protegen los derechos de sus ciudadanos. Independientemente de la frialdad con que se definan, no se satisfacen los intereses de Estados Unidos ni del mundo con la negación de las aspiraciones humanas.

Entonces, incluso mientras respetamos las culturas y tradiciones particulares de diferentes países, Estados Unidos siempre será una voz para las aspiraciones universales. Daremos testimonio de la silenciosa dignidad de reformistas como Aung Sang Suu Kyi; de la valentía de los zimbabuenses que emitieron sus votos a pesar de golpizas; de los cientos de miles que han marchado silenciosamente por las calles de Irán. Dice mucho el que los líderes de estos gobiernos les teman a las aspiraciones de sus propios pobladores más que al poder de cualquier otra nación. Y es la responsabilidad de todas las personas libres y los países libres dejarles en claro a estos movimientos que la esperanza y la historia están de su lado.

Permítanme decir esto también: la promoción de los derechos humanos no puede limitarse a la exhortación. A veces, debe ir acompañada de laboriosa diplomacia. Sé que el trato con regímenes represivos carece de la grata pureza de la indignación. Pero también sé que las sanciones sin esfuerzos de alcance –y la condena sin discusión– pueden mantener un status quo agobiante. Ningún régimen represivo puede ir por un nuevo sendero a no ser que tenga la opción de una puerta abierta.

En vista de los horrores de la Revolución Cultural, la reunión de Nixon con Mao parecía inexcusable, pero no hay duda de que ayudó a llevar a China por un camino en el cual millones de sus ciudadanos han podido salir de la pobreza y conectarse con sociedades abiertas. Los lazos del Papa Juan Pablo con Polonia creó un espacio no sólo para la Iglesia Católica sino también para líderes sindicales como Lech Walesa. Los esfuerzos de Ronald Reagan por el control de armas y la aceptación de la Perestroika no sólo mejoraron las relaciones con la Unión Soviética sino que les otorgó poder a disidentes en toda Europa Oriental. No existe una fórmula simple. Pero debemos tratar de hacer lo posible por mantener el equilibrio entre el ostracismo y la negociación; la presión y los incentivos, de manera que se promuevan los derechos humanos y la dignidad con el transcurso del tiempo.

En tercer lugar, una paz justa incluye no sólo derechos civiles y políticos, sino que debe abarcar la seguridad económica y las oportunidades, pues la paz verdadera no es solamente la falta de temor, sino también la falta de privaciones.

No hay duda de que el desarrollo rara vez echa raíces sin seguridad; también es cierto que la seguridad no existe cuando los seres humanos no tienen acceso a suficiente alimento, el agua potable o los medicamentos que necesitan para sobrevivir. No existe cuando los niños no pueden aspirar a una buena educación o un empleo decente que mantenga a una familia. La falta de esperanza puede corromper a una sociedad desde su interior.

Y es por eso que ayudar a los agricultores a alimentar a su propia gente, o a los países a educar a sus niños y a cuidar a los enfermos no es simplemente caridad. También es el motivo por el cual el mundo debe unirse para hacerle frente al cambio climático. Hay pocos científicos que no estén de acuerdo en que si no hacemos algo, enfrentaremos más sequías, hambruna y desplazamientos masivos que alimentarán más conflictos durante décadas. Por este motivo, no son sólo los científicos y activistas los que proponen medidas prontas y enérgicas; también lo hacen los líderes militares de mi país y otros que comprenden que nuestra seguridad común está en juego.

Acuerdos entre naciones. Instituciones sólidas. Apoyo a los derechos humanos. Inversiones en desarrollo. Todos éstos son ingredientes vitales para propiciar la evolución de la cual habló el Presidente Kennedy. Sin embargo, no creo que tendremos la voluntad, la determinación o la resistencia para concluir esta labor sin algo más: esto es, la expansión continua de nuestra imaginación moral; una insistencia en que hay algo intrínseco que todos compartimos.

Al reducirse el mundo, uno pensaría que iba a ser más fácil que los seres humanos reconozcamos lo similares que somos; que comprendamos que todos nosotros queremos básicamente lo mismo; que todos anhelamos la oportunidad de vivir con cierto grado de felicidad y satisfacción para nosotros y nuestra familia.

Sin embargo, dado el vertiginoso ritmo de la globalización y la homogenización cultural promovida por la modernidad, no debería sorprendernos que la gente tema perder lo que aprecia de su identidad particular: su raza, su tribu y quizá más que nada, su religión. En algunos lugares, este temor ha producido conflictos. A veces, incluso parecemos estar retrocediendo. Lo vemos en el Oriente Medio, donde el conflicto entre árabes y judíos parece estar agravándose. Lo vemos en los países donde las divisiones tribales causan estragos.

Y más peligroso aun, lo vemos en la manera en que se usa la religión para justificar el asesinato de inocentes por personas que han distorsionado y profanado la gran religión del Islam, y que atacaron a mi país desde Afganistán. Estos extremistas no son los primeros en matar en nombre de Dios; hay amplia constancia de las atrocidades de las Cruzadas. Pero nos recuerdan que ninguna Guerra Santa puede ser jamás una guerra justa, pues si uno realmente cree que cumple con la voluntad divina, entonces no hay necesidad de templanza, no hay necesidad de perdonarle la vida a una madre embarazada o a un asistente médico, o trabajador de la Cruz Roja, ni siquiera a una persona de la misma religión.

Una perspectiva tan distorsionada de la religión no sólo es incompatible con el concepto de la paz, sino también creo que es incompatible con el propósito de la fe, pues la regla de vital importancia en todas las principales religiones es tratar a los demás como te gustaría que te traten a ti.

Cumplir con esta ley de amor siempre ha sido el foco en la lucha de la naturaleza humana. No somos infalibles. Cometemos errores y caemos presa de las tentaciones del orgullo y el poder, y a veces la maldad. Incluso aquellos de nosotros con las mejores intenciones a veces dejamos de rectificar los errores ante nosotros.

Pero no tenemos que pensar que la naturaleza humana es perfecta para continuar creyendo que se puede perfeccionar la condición humana. No tenemos que vivir en un mundo idealizado para seguir aspirando a los ideales que lo harían un lugar mejor. La no violencia que practicaban hombres como Gandhi y King quizá no sea práctica o posible en todas las circunstancias, pero el amor que predicaron, su fe en el progreso humano, siempre debe ser la estrella que nos guíe en nuestra travesía. Pues si perdemos esa fe, si la descartamos como tonta o ingenua, si existe un divorcio entre ésta y las decisiones que tomamos sobre asuntos de guerra y paz… entonces perdemos lo mejor de nuestra humanidad. Perdemos nuestro sentido de lo que se puede lograr. Perdemos nuestro compás moral.

Al igual que las generaciones anteriores a la nuestra, debemos rechazar ese futuro.

Como dijo el Dr. King en una ceremonia similar hace tantos años, “Me rehúso a aceptar la desesperanza como la respuesta final a la ambigüedad de la historia. Me rehúso a aceptar la idea de que la realidad actual de la naturaleza humana haga que el hombre sea moralmente incapaz de alcanzar las aspiraciones eternas que siempre enfrenta”. Aspiremos al mundo que debería existir: esa chispa de divinidad que aún llevamos como inspiración en el alma.

Hoy en algún lugar, en estos precisos momentos, en el mundo como lo es, un soldado ve que alguien lo sobrepasa en potencia de fuego pero permanece firme para mantener la paz. Hoy en algún lugar de este mundo, una joven manifestante aguarda la brutalidad de
su gobierno, pero tiene la valentía de seguir marchando. Hoy en algún lugar, una madre enfrenta una pobreza devastadora pero de todos modos se da tiempo para enseñarle a su hijo, junta las pocas monedas que tiene para enviar a ese niño a la escuela porque cree que un mundo cruel todavía puede dar cabida a sus sueños.

Vivamos siguiendo su ejemplo. Podemos reconocer que la opresión siempre estará entre nosotros y aun así, esforzarnos por lograr la justicia. Podemos admitir la inflexibilidad de la depravación y aun así, esforzarnos por lograr la dignidad. De ojos abiertos, podemos comprender que habrá guerras y aun así, esforzarnos por lograr la paz.
Podemos hacerlo, pues ésa es la historia del progreso humano; ésa es la esperanza de todo el mundo, y en este momento de desafíos, ésa debe ser nuestra labor aquí en la Tierra.

Muchas gracias.

Discurso de Obama en la entrega del Premio Nobel de la Paz

Tui Higgins sang it


Ya no quedan mariposas, pero los sentimientos fluyen como la corriente electrica, y tu voz, tus manos, tus ojos, activan mi piel, la queman de placer y de ternura. Adoraría empezar y acabar cada semana de este modo, escuchando jazz en un rincón del Café central, como si todo hubiera sido una profecía en aquel entonces; como si de otro modo pudiera por fin tener algo que cuidar, algo que me proteja, alguien que quiera disfrutar de este alma vieja, alguien de quien aprender a sacar del interior a esa niña que encerré, y dejarla crecer sola.
O contigo.
Contigo que me sonrojas, me emborrachas, me envenenas.
Y al besarme no eres nada, y eres yo, y es fácil.
Es natural.
Es dulce.
Somos nosotros, musaka, jazz, pelis, vestidos, jack daniels, viajes al espacio, cinturones, best of you, aquí, ahora, mortalmente sincera. Para tí
Porque te quiero

Jommy Nivek

jueves, diciembre 10, 2009

Two faced


Siempre podemos ver el mundo desde otro prisma y descubrir lo equivocados que llegamos a estar. Siempre hay algo en la misma vivencia que matiza la lección por aprender, y a la larga, seguir equivocándose y aprendiendo, no sé si sirve de algo, pero lo que es lógico es que si sirviera de algo a mí me serviría todo este lastre, y no me pesaría acarrearlo. Llevo esta mochila extraña que confundes con la calma, las manos, las ojeras, las ganas, y que es lo que sé, las pequeñas cosas que voy averiguando a base de caer y levantar. Y la verdad es que me sienta bien pelear, hace juego con mis ojos, mi boca, mi pelo; hace juego con la forma que tengo de decir te quiero. Y por supuesto, cada día que pasa una nueva Yo amanece, y Yo ya no soy Yo, y crece esa nueva personalidad hasta que apago el sol y duermo, Y se queda dentro de mí para contarme cosas, y recordarme ese día que obtuvo, ese momento, guiarme por situaciones parecidas, o perderme aún más en logerítmos existenciales que no entiendo.
He oído que son proteínas los recuerdos, yo creo que son fisuras y cicatrices, que como del braille, se leen con una sensibilidad que se entrena con los años, y de su lectura nacen nuevas conclusiones, nuevos recuerdos y experiencias, nuevas aventuras, nuevos detalles.
He oído algo sobre Copérnico y las versiones, sobre la copia, la filosofía, la demanda, el yo. Y al final lo único que obtengo es una conclusión incompleta, un puzzle que sólo al morir se termina de construir, llenando las mitades de este rostro que no tolera la falsedad y sus maldades. Este rostro con tantas personalidades que se empeña en saber la verdad, cuando, qué es la verdad si todo tiene más de un color, una cara, una realidad, un punto de vista?

"Por mucho que insistas una y otra vez en ello, por mucho que a través de la desnudez de tus acciones sea capaz de ver que eres desagradablemente vulnerable, y que todo lo que muestras en tu airosa indignación es muestra de insignificancia inmadura, de envidia, no voy a recuperar antiguas batallas, y mi cara de chica dura, ya no se llevan muñeca." From Liva to Ginkygs for ever. No podrán contigo guapa ^^

Jommy Nivek
Esta no es mi historia, nada salvo la vida real da historias tan fascinantes.
Me encanta la voz del narrador, que acentazo más chévere. Viva Colombia ^^

Es la cosa más cruda, chévere, realista, dura, divertida, loca y peculiar del mundo. Y ocurre de verdad, en ese país que nosotros colonizamos y explotamos hasta más no poder, ese país que dejamos pobre y desorganizado, y que hoy nos atrevemos a llamar el Tercer Mundo. Pues oigan, en el Tercer Mundo, hay gente inteligente de corazón que persigue sus sueños aunque deba matarse contra el piso por ellos

Mi escafandra

Y no sé, seré un marciano que ha perdido la nave y pasea con su traje espacial entre los demás, porque no puedo entender el mundo, y a veces no quiero saber nada de él. Y es cuando conecto el mp3, la imaginación, la inventiva, el cinismo; y vivo de puertas para dentro días completamente distintos. No llego a saber ni a averiguar nada de nadie, me pierdo en una maraña y es como si la comunicación entre quien quiera que sea el tú y quien quiera que sea el yo, se pierde. Y es cuando conversaciones en inglés sin nombre, sin voz, ni sentido, empiezan a ensamblarse en mi cabeza y de ellas nacen recuerdos soñados, canciones, besos imaginarios; y echo de menos poder compartir ese lío. Poder escapar de él saltando alambradas extrañas, enganchando escaleras a la luna, bailando sobre nieve derretida, soñando dibujar nuestros propios caminos entre las estrellas. Echo de menos compañía para dejar mi aislamiento y sentir calor en las yemas de los dedos, y sentir que mi voz hace estremecer a alguien de placer o alegría. Y sentir que las pisadas en la arena que llegaron hasta aquí han huído para guiarme a una nueva playa. Como una autopista que empieza y termina en mi misma, como una rueda que no puede escapar de su giro; esos días que me encasqueto la escafandra y soy físicamente incapaz de escapar.



Jommy Nivek

martes, diciembre 01, 2009

Mi pobre corazón

Se me han olvidado todas las lecciones que la vida me ha regalado en forma de moratones



Creí que olvidarlas era la mejor manera de conseguir amar de cero. Creía que si desconfiaba sería menos, y que la experiencia sólo serviría si hubiera podido rebobinar. Pero eran malinterpretadas mis palabras por mi misma, y las cosas nunca salieron como se espera. Y al final de un camino tortuoso, tengo que reconocer, que no en todo estaba equivocada.
Sabía que volverían a joderme y que me recuperaría, sabía que luchar es un destino, y que con el tiempo, las lágrimas resbalando en silencio, oxidarían este corazón chapado a la antigua.

Jommy Nivek

My own unappropiated history of cold


Llevo tanto tiempo escuchando esto, eh? Llevo tanto tiempo escondiéndome en las palabras de otros. Y cuando creo que he salido a gritar, que ya no pueden hacerme daño aunque lo intenten, sólo descubro que sigo siendo esa tía desconfiada y asustadiza que parece demasiado segura de si misma para equivocarse jamás. Y realmente, no puedo arrepentirme de error alguno, mi vida es la que ha sido, y si he cambiado en algo el paso del tiempo, si con mi esfuerzo he apoyado un movimiento histórico a mejor, podré sentirme orgullosa. Ya me siento orgullosa de quién he llegado a ser, y no es por deferencia que creo que no pude haberlo hecho mejor...
Me voy a levantar de esta cama en la que me dejaste perdida, y no sé qué haré de distinto que no sea amarte en este instante, que no sea tocarte como si por fin pudiera alcanzarte, que no sea enamorarme a pasitos de hormiguita. Quiero levantarme y ser consciente de esta vida. Ojalá te levantarás a mi lado para cambiar estas vidas que han sido demasiado oscuras...
Sígueme a un país donde no puedan encontrarnos, sígueme a un lugar donde mis ojos se cieguen en los tuyos, y la música este siempre abrazándonos, dónde pueda mostrarte que mi historia se escribe entre besos y espadazos, entre tropezarse y volar muy alto.
Puede que seea inverosímil, que hayamos decidido seguir intentando; puede que sea demasiado complicado, pero la madeja de mis días puede soportarlo. Puede que aún no aprecie ni sepa cómo hemos llegado a dónde estamos, cómo conseguí ayer este espacio, o cómo he dejado de comerme con los ojos rostros extraños para verte a tí y decidir que merece la pena esforzarse por esto que es tan mágico, para arreglarlo con polvo de hadas

Jommy Nivek

viernes, noviembre 20, 2009

Another way to say no

-Another way to say I'll be there despite of you, maybe U wish me to go, but I wont.



-But, could you listen? Could you understand me? It is not the way to find a place to stay, it is the way just to world-around-travel. I can reach that point you could never offer and thats making me wonder if its not a sign. If I got used to be fine all my life without you it is just a normal situation to not miss you after the day you'll say goodbye.

Pero las situaciones, ¿cuándo son normales? Hoy ha sido un día neutro en mi habitación, rodeada de mis cosas, de mi música, de mis pelis, de mis gestos, del olor de mi ropa, la pared azul Disney, mi gata, mi madre. Hoy no puedo decirte cuánto te quiero sin cinismo.
He roto muchas promesas las últimas semanas, he mentido demasiadas veces, me he escusado constantemente y he lamentado tenerte. Solo soy la chica de la flor y el sombrero que pasea siempre sola por Madrid, leyendo, teniendo frío y no sintiéndolo, caminando, flotando, bailando, riendo. Por el mundo que es sólo un paisaje, por los extraños que me cruzo y ya conozco, por las flores que se marchitan en verano o las que lo hacen en noviembre. Caminando como si ya supiese todo, como si ya nada me importase y aún lo hace, cómo si no tuviera nada nuevo que tener y querer, aunque...

La niña que siempre he sido, ésa que mira desde el fondo de mi corazón con los ojos muy abiertos, la que aún se sorprende de todo y tiene un corazón cálido y amable; me ha contado cómo le gustaría parar esa soledad y sentarse a tu lado para siempre. Ya no sé qué importancia tiene lo que piense ella. No es su momento para volar fuera, nunca lo será. Este no es el mundo que la merezca, aquí no hay nada en que pueda confiar salvo en mi fuerza para rescatarla y portegerla siempre.
Si fuera su momento iría hacía tí, auqnue tuviera que saltar miles de obstáculos y te abrazaría, cuidaría de tí, aunque no supiese en absoluto cómo, y jamás te dejaría ir. Pero, ya qué importa. Ya no soy ella en realidad, la he separado de mi físico y mi conciencia, soy capaz de escucharla aún, pero sólo si lo deseo; y aunque la oigo aporreando su jaula para alzar la voz y protestar, lo cierto es que yo me quedé con el control de este cuerpo. Yo, la que se hizo dura después de toda una vida a base de palos, la chica que no se permitió nunca llorar, mientras esta niña dulce de ojos llorosos no la permitía nunca hacer daño. Y la frustración me ha dado fuerza, y el corazón de hielo me ha dado entereza, y el pánico de los primeros instantes me ha dado reflejos, y los cerdos un rádar para imbéciles, y las ilusiones rotas y encharcadas en sangre motivos para dejar de soñar y crecer a ritmos insospechables.
He perdido hasta la coherencia ultimamente y es por tí. Y es porque no me hace bien estar cerca de tí y de esa forma de ser que no entiendo y me machaca por dentro llenándome de irritación. Y es por todas estas situaciones estúpidas y extrañas, en las que me doy cuenta de que sin tí estaba ya entera y me sentía mejor.
Este no es nuestro lugar. Hemos roto las promesas. Te he dicho que te quiero y es verdad. Te he dicho que lo siento.Y sólo podría decirte que no quiero volver a verte otra vez, pero me miento. No te lo diré, no dejaré que me dejes ir, no dejaré que me dejes sóla para reunirme de nuevo conmigo misma y olvidarme de que la gente como tú aun puede hacerme feliz, y joderme mientras la existencia, aunque lo niegue.

Jommy Nivek

miércoles, noviembre 18, 2009

Esas cosas que ponen de buen humor cuando lo necesitas

Voy de boda y soy feliz ^.^
De verdad xD

¿Mis dos versiones de un vaso a medio llenar? No, mis versiones de como el agua sube y baja con el tiempo, pero nunca apaga la sed, porque eso es vivir, tener sed. Y que si en vez de agua es tequila, siempre será bienvenida.
Enciende tus sentidos, siéntate, comparte conmigo esta taza de café, entiende que cada segundo que escapes de la realidad será un sueño, pero deberás regresar. He construido castillos en la arena y en aire y son vanos. Prefiero ser realista, ahorrar, y conseguir un ático cercano al cielo, para sentir que puedo volar al salir de la ducha, para sentir que puedo olvidar el pasado y ser alguien de cero. Echo de menos el mundo simple y sincero que no me obligaba a cambiar, pero a veces siento que ese mundo nunca existió y lo inventé, porque es una pena que este lugar sea tan frío y nadie se pare nunca a pensar, a entender, a amar. Quiero no ser nadie para nadie, vivir en las sombras, seguir sola, ser mi isla. Quiero mi burbuja y que nadie la transpase jamás. Quiero un piano en la alcoba y sus manos tocando una y otra vez las mismas canciones que me hacen llorar.
Echo de menos los tiempos en que no habia que dar explicaciones ni preguntar. Echo de menos caminar, echo de menos patear hojas secas, saltas charcos, balancearme en un parque, pescar, montar a caballo, resbalarme, tropezar. Echo de menos la novedad. Apagar las luces y que la vida vuelva a empezar.
El reloj da vueltas, lo miro, lo entiendo, lo sigo, pero el tiempo ha perdido importancia y ritmo en mi vida., ahora mis horas las marca el corazón. Voy a abrir las ventanas de par en par, a gritar, porque cuando aparecen esas cosas horribles que siempre te persiguen, esos monstruos que te hacen sentir mal, esas estupideces que duelen, de pronto, en el lugar menos esperado del mundo, ahí estan motivos más que de sobra para sonreir de vuelta y comenzar una nueva senda que nadie más que yo conocerá jamás.
O sí?
Vendrás conmigo?
De verdad?
Lo sabía...
Siempre he sabido que a la hora de la verdad, vendrías ^.^
I know who I want to take me home...
I want you to make home of mine

Jommy Nivek

lunes, noviembre 16, 2009

Todo duele y deja huella

La historia perfecta de por qué los grandes amores son trágicos, y de por qué por perder las cosas o ser imposibles, las deseamos más.

Necesitar tu mano en mi cintura, tu olor alrededor de mí, tu boca en mi cuello y otros dos mil milagros para creer que de verdad te tengo y estás aquí. Porque una vez tras otra creo encontrarlo en otro sitio. He tenido tantas veces el mismo sueño, que ya no sé dónde quedo lo que es real. Cada vez que lo pienso huyo y me tiro a olvidar, cuando en el fondo eso, sólo te alimenta; de forma que vas creciendo en mi interior, pero nadie puede verlo.
Y tengo oportunidades, tengo segundos de felicidad pura, sana, de risa de la que tú sabías arrancar, sin sus correspondientes lágrimas, sin cortes para la publicidad. Y tengo días en que soy absolutamente dichosa por mil motivos o por uno. Sin tí. Y me aferro a vivir así, me aferro a poder y querer querer a alguien q me quiera y me pueda querer. Al otro lado de un océano de escusas tus oídos me esperan, y lo sé. Todas las células de mi cuerpo me dicen que me amas. Pero en este lugar que es mi vida, mis manos han aferrado otras y quieren volar. Y aunque me prometí no volver a intentalo, aunque pensé que cualquier otro distinto sería una pérdida de tiempo, que no podría hacerme feliz e infeliz de tantas formas al mismo tiempo; que ya había tenido demasiado amor y desamor por todas partes, sin venir a cuento; lo cierto es que sólo con su sonrisa pura y sus ojos traspasándome de lado a lado al besar, ya puedo decir que tengo todo lo que necesito para empezar a construir lo que de ningún modo construiría contigo.
Así que le doy alas al corazón, digo adiós de nuevo, y en algún momento del camino, volveré a entregar a ciegas cada partícula de este cuerpo a alguien que no haya demostrado aún, como tú, que me pueda amar sinceramente. A alguien que no es un sueño, que este cerca para demostrarme todo lo imperfecto que es, que este cerca para que sera todo cierto. Para que haga el camino y el dolor real.

Jommy Nivek

Your tears don`t fall they crash around me, her conscience calls the guilty to come home....

No sé qué es esta niebla gris que me rodea y no me deja ver qué quiero ser, qué quiero saber, en qué cama quiero dormir esta noche. Quiero despertar en mitad de un sueño y mirarte a los ojos, besarlos, abrazarte. Y aún así, qué es lo que me detiene? Qué me lo impide? Puede que sea esta imagen una y otra vez, de cómo la culpa y el dolor regresan para atormertarme. Siempre hay algo... De cómo te alimentas de mi para crecer en otra persona, de como me hieres para ser feliz y sonries. De las cicatrices de meses de gris y de la lluvia quemándome la piel y arrancándomela. Ahora miro tus ojos y ya no veo el cielo, temo el dolor de estar tan cerca que me duelas y el dolor de pensarte lejos. No quiero quererte ni echarte de menos. No quiero enamorarme de las sombras y las luces de tu mirada. Y aún así te busco, aún así te llamo y te dejo venir a mí y tentarme con tus labios y tu voz. Y aún así lamento cada herida que que inflinjo y cada lágrima que se desliza para romper el suelo.

Siento como me embebo de esta ira, de esta tristeza, de esta lujuría que destroza el corazón y las manos. Siento como los errores avanzan, como en algún momento la vergüenza invadirá cada parte de mi rostro hasta que te sea irreconocible. Y provocaré tristeza, y provocaré un dolor irreparable, y provocaré que mi propio corazón me odie. No sé como dejarte entrar, como sostener tus perdones, como no desear que desaparezca. Y esta voz saliendo de mi garganta como si ardiese y me hiriera, es real, viene de las entrañas que se retuercen pensando que mereces el dolor que pueda provocarte, aunque no pueda perdonármelo. Quiero que me pase un camión por encima y dejar de sentir, y dejar de pensar, y dejar de llamarte entre suspiros entrecortados por el sexo, el dolor, el amor, la locura, la culpa, el eco, tu cara entre mis manos sonriéndome, tus labios besándo cada uno de mis dedos, pidiéndo perdón, sin que pueda escucharlo.

Jommy Nivek

miércoles, noviembre 11, 2009

Bye to tolerance

Hay días en que antes si quiera de despertarme se que no debería levantarme y vivir más

Los días desastre en los que sólo la música puede acompañarme y hasta la sombra me molesta, decido incendiarme. Decido utilizar todas las armas adquiridas con la experiencia para quitarme cada futuro segundo de existencia. Decido volar, saltar en paracaidas, tumbarme en mitad de la carretera y dejarme los pulmones en las drogas y el alcohol. Son días en los que se hace patente que mi fé no existe, que desapareció por el desagúe junto miles de recuerdos de cosas que aprendí. Por algún extraño motivo, y aunque mi rutina intente negarlo, aunque luche contra ello, soy de esa clase de personas que nunca serán felices, de la clase de personas a las que la tristeza, la amargura, el rencor, la ira, el desprecio, el hastío, la suficiencia y la soberbia vuelven interesantes y místicas. Pero no hay nada de místico en hartarse de respirar, no hay nada poético en el amor que sentimos o el sexo que damos, no hay nada dulce que produzcamos ni orgullo que sentir. No hay minutos bien vividos, no hay pausas programadas, no hay muletas ni soles, no hay tejados que nos protejan, no hay oxígeno suficiente y sólo cuando descargamos la ira acumulada podemos sentarnos de nuevo entre nuestros semenjantes para fingir que tenemos sonrisas que regalarles, futuros largo, listas de actividades, felicitaciones intachables y fotografías a color. Yo olvidé cómo dejar de programarme para ser como soy, cómo dejar de llevarme al extremo y sentirme prisionera de un mundo demasiado pequeño para mí. De un mundo que ya tiene demasiada mierda para albergar un corazón como el mío que esta carcomiendose desde dentro desde que nací. Qué no darñia por un escondite en el fin del mundo, o por un coma profundo del que nunca despertar

Jommy Nivek

DelTirónDespuésDeAñosDeSilencio ^o^


Si me quieres y me asustas
Si me vienes y me muerdes
Si me besas sin sentirme
Y me sientes sin quererme
Si cometes el pecado
De dejarme volar lejos
Y al volver y verme cerca
Querer volverme a cercar
Escucha atentamente
Las palabras de un borracho
Que en lo bueno y en lo malo
Nunca siente ni te miente
No cortes venas, ni alas, ni razones
No atajes corazones ni evites traumas
No consigas el cariño con esfuerzo y hazadas
Como si de tierra y escombro tratases
No ocultes una escena
No rias por no llorar ni llores
No me des canela amarga
No conserves tus razones ni tu vista
No te creas el artista
Que termina una faena.
Sólo deja que tus manos, quieran con mucho a las mías
Y deja que mis tonterías sirvan de manto y recuerdo
A este cuerdo y a esta cuna, que mecen tu cuerpo despacio


Jommy Nivek

Ser periodista? YO???

Nunca me había preguntado seriamente antes de hoy porqué quiero ser periodista, quizá porque nunca he sido consciente de querer serlo. Durante toda mi vida he deseado saber siempre la verdad, y si no la sabía, por lo menos saber dónde acceder a ella. Era un proyecto de realización personal, pero nunca lo asocié con una carrera, o con mi futura profesión. Cuando entré en la facultad mi única meta era aprender a transmitir lo que ya sabía. Ahora que tengo que preguntármelo, podría decir, englobando ambas cosas, que quiero hablarles de la verdad a otros, que deseo escribir y ser leída, que deseo hablar y ser escuchada. Mis aspiraciones quizá estén un tanto alejadas de la profesión de periodista estrictamente hablando, y se acerquen más a la literatura, la cultura o el arte. Lo que más me gustaría en el mundo es despertarme en 10 años y encontrarme trabajando en una editorial, por ejemplo. Pero cualquier cosa del sector de la comunicación en general me haría feliz y creo que esa es la motivación principal de elegir cualquier cosa en el mundo. Y por eso sé que haga lo que haga quiero ser periodista porque quiero saber dirigirme al mundo, ya sea escribiendo, reproduciendo o editando, y saber que haciéndolo, me haré feliz.

(Y si no pues me arrancaré los pelos y gritaré a lo niña del exorcista mientras escribo sonetos vanguardistas en plan depresiva-suicida hasta que me muera y me convierta en una autora famosísima en el mundo entero, y desde el infierno os grite: MALDITOS BASTARDOS HIJOS DE PUTAAAA!!!!! Pero esto obviamente no se lo voy a escribir al profesor no?)

Jommy Nivek

80 EUROS

Suelo escribir siempre situaciones paralelas a la vida real, pero en este caso la anecdota superaba a la ficción y he sentido el impulso de contarla.

Esto obviamente solo puede pasarle al payaso de mi amigo Molina xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
Me imagino a Moli (gordito, bajito, quedándose calvo, con gafas, brazos fuertes, barba de esa asquerosa de algunos días y deportivas cochambrosas) acercándose ya de mañana, después de toda la noche de juerga, a su Xsara gris ya bastante jodido (no porque sea muy antiguo, sino porque el lo ha cogido demasiado durante los últimos dos años xD) aparcado en algún lugar de Valdepeñas, pueblo donde la Guardia Civil ya le trata de tu y por el nombre si me descuidas... En el momento en que Moli quisiera coger el coche tambaleandose del pedo que llevaría pufffff!!!! La grua se lo había llevado. Así que el bueno de Moli, con su pedo como una casa iría a por el coche. 80 euros le diría la policía. Menudo iluso!!!! Pensar que a esas horas el arrastrao de Moli llevaría más de 2 euros en el bolsillo es ya tener demasiada fé. Así que Moli movería cielo y tierra, o cualquiera que fuera menos pedo que él, y conseguirían el dinero. Pero, como no puede ser de otra manera, verían que canta a alcohol que apesta, y le harían soplar... 1,15, vamos la máquina no explotó de casualidad...
-Tú dónde vienes chaval a por el coche así. Estás al borde del coma etílico!!! -diría el policia.
Y Moli, ni corto ni perezoso porque se cree que el mundo es suyo contestó: Y si no fuérais tan cabrones con esos 80 euros me cogía otro grado de esos....
SIN PALABRAS

Manifiéstate corazón

Hay días que no tengo la cabeza sobre los hombros, sino en otro lugar muy lejano, y me cuesta entender todo, voy un paso por detrás del resto de mi cuerpo y noto como tardo en entender y actuar. Camino 100 metros y han sido 300. Por alguna incomprensible excusa, pienso en tí y no lo hago; sólo quiero que se acabe el torbellino de ideas que me agota la mente. Mis ojos han volado para tocar otro ser y sé que es por algo, no pienso solo en tí y debo entender desde cuándo. Y me duele, me molesta, es una espina entre las costillas que jode al respirar, que jode cuando me abrazas, que se hunde si escucho tu voz decirme bella. Todo debería ser tan sencillo como sentarse en la hierba a fumar a tu lado y mirar las nubes pasar cambiando de color. Pero quizá para eso debería ser otra y entonces, ¿por qué me querrías a mí? Me gustaría tener la sensación de que sé a dónde voy y cuál es el camino correcto para alcanzar lo que quiero, pero hay instantes en los que paro la cuenta atrás y me sorprendo con la misma pregunta: ¿qué demonios es lo que quiero? Puede que con tanto urgar en mi interior para arreglarme haya desconectado los cables que unían el cerebro al corazón, y ahora éste no es capaz de manifestarse. Así que cuando mi cuerpo acude a tí, lo interpreto como amor, quizá, y si acude a otro como deseo; y creo que acierto, pero, ¿habré cambiado tanto mi cuerpo que ahora sea posible que convivan esos dos sentimientos? Para mí siempre existió una única sensación y sé que así es. Si amo y deseo será a la misma persona y sólo cuando esto no funcione desearé a alguien más. Y así es como mi cuerpo es capaz de dar siempre el 100% de sí mismo para cada cosa, y sin resentirse. Ése es mi secreto. Ésa era mi ley, y no la seguí por principios sino porque nunca sentí lo contrario. Y ahora, ¿qué pasa que no es así? Preguntas y filosofía de baratillo a las tres en punto con la comida en la boca, masticando lentamente, y los latidos de mi corazón extraídos sin orden ni concierto de esta caja vacía.
Mientras te oigo, siento que desearía tenerte más cerca aún. Y al escuchar otros labios desearía besarlos. Cuando acaricias mi pelo quiero quedarme ahí a pasar los días. Cuando otros brazos me tocan los arrancaría para mí. ¿Y con qué sentido? ¿Cuál de los dos es el sentimiento vano que debo descartar, y por cuál debo pelear? Quizá no entiendo la diferencia ahora mismo de ambos, quizá deba convivir con ellos de momento, no luchar y dejar que todo fluya eh?
Prometo ser sincera siempre, pero, quizá eso no te guste.

Jommy Nivek

miércoles, noviembre 04, 2009

El hombre se convierte en leyenda

Y un día tus maletas esperan en la puerta a que te atrevas a tomarlas y viajar lejos. Un día la aventura llama al corazón para embarcarlo en un velero que vuele a un nuevo mundo en algún lugar. Quiero averiguar el color de cada pez del mar y contar esas pequeñas historias una y otra vez al volver. No sé cómo voy a conseguir que el cielo se acerque a mis pies y en nubes como alfombras deslizarme por recuerdos azules mientras el reloj sigue marcando ritmos que no me pertenecen. Un día seremos gigantes, y al morir, todas esas sensaciones inundarán nuestros ojos, todas esas historias llenarán nuestros silencios, y provocarán sonrisas. Y en algún punto todas las caras sonreirán para decirnos adiós sinceramente, y celebrarán que nuestra vida fue exactamente como fue. Y repetirán nuestros mejores momentos como si los hubiesen programado para grabar. Y en ese instante nuestra vida nos sobrevivirá, será eterna cuando nuestros cuentos se conviertan en leyendas.

Jommy Nivek

La banda sonora de la mejor alucinación de mi vida



Caminaba descalza sobre la arena suave que se deslizaba en el aire nocturno, con su vestido claro inchándose, el pelo iluminado de luna. Y como surgida de encanto apareció la hoguera en mitad de aquella cala desierta, y a su alrededor fueron surgiendo todas las personas que habían compartido la vida con ella. Y la abrazaron con dulzura, y la invitaron a un trago de lluvia de estrellas, y el trago se le subió a la cabeza y comenzó a bailar sin demora, flotando entre notas de música y color. Y pasaron todos los minutos que se convierten en horas, y la bacanal que siempre había esperado entre sus párpados inchados de desengaño, de pronto era real; y besaba miles de labios, y saboreaba miles de idiomas, y gustaba de amar muchos brazos y atravesaba muchas escenas de felicidad y embriaguez. Era dueña de la noche, era esclava de un día sin sol, acurrucándose al calor de la hoguera, sudando bajo su propia piel brillante. Fumando, exhalando días, exhalando quejas. Dejando que su máscara cayese, que su jaula se esfumase, que la princesa descendiera la torre y matase al dragón. Y mientras la guitarra de fondo marcaba compases más allá del oído humano, y cuando su piel se desprendía de los huesos para volar, y cuando las pupilas dilatadas de hachis y alcohol enfocaban de nuevo, cuando sus caderas hipnotizaban a toda velocidad, cuando por fin se amaba; metió su cuerpo de sal de azufre en el mar, avanzó hacia lo profundo del océano y se dejó ahogarse solo para despertar y descubrir que había viajado a otro mundo sin moverse del sofá, escuchando a Oldfield. Y que por un momento en aquel lugar, no tuvo que sonreir a medias, ni ser personas distintas para los que llegaron antes de la que cambió para sonreirle a la vida y a la muerte.

Jommy Nivek

CANDYMAN

Se nota que ultimamente estoy de buen humor y sólo me apetece darle al play, sonreir y empezar.
Y es que solo tengo ganas de vaqueros, cigarros, música y bailar como si no quedaran noches que pasar. Y es que sólo tengo ganas de risas y sexo, de copas sin arrepentimiento y de all that jazz. Ahora voy a acercarme muy despacio, voy a reconocerte, despacio, voy a unir nuestras manos, voy a devorarte a pedazos. Y si, témeme, porque llegaré así de lejos por saborear el azúcar bajo tu piel. My sweet Candyman.
Los momentos que no nos llenaron, mientras las burbujas alcanzaban la nariz, y el champán se aborbotonaba en los labios, mientras el cristal reflejaba nuestro brillo de color dorado. Los momentos que con botas de tacón me acerqué a tu asiento para embelesarte con ciertos movimientos de caderas, con determinados susurros entrelazados, con caricias disimuladas, con complicidad rascada de entreactos. ¿En qué época deberíamos habernos criado para cortejarnos? Si tan pronto puedo ser cortesana, ama de casa, cabaretera ansiosa o striper según los designios de tus algos. Une tus caderas a las mías, si, exactamente así, sigue mi ritmo; no separes tus ojos de los míos, no pierdas una sílaba de mis alagos. No dejes de tocar mi espalda de arriba a abajo. Una vuelta, y de nuevo aquí para retenerte entre estos brazos y lamer cada rincón de dulzura de tu piel. My sweet Candyman

Jommy Nivek

viernes, octubre 23, 2009

W A N T E D (Se Busca)

"Este soy yo dejando de ser un pringado... ESTE SOY YO RECUPERANDO EL CONTROL DE MI VIDA, QUÉ COÑO HABÉIS HECHO VOSOTROS?"

(Buenísima músicaaa)


El volante vuela bajo mis manos, los pedales corren solos, y de pronto, en medio del tráfico me he dado cuenta de que todo ha girado, que la vida que antes daba asco y se agitaba furiosa en una rutina gris, hoy esta empapada en sangre y plomo... No quedan partes del cuerpo sin rompernos, no quedan organos intactos, ni disparos que no acertemos. No podemos dudar y la variación de un soplo de aire o un segundo puede cambiar un mundo. Pero, nunca nada fue tan divertido. Me han crecido alas en los pies y el cuerpo se me ha hecho de roble a base de maltrato.
He olvidado todos los tópicos. He averiguado nuevos símbolos, y si antes era un perdedor se acabó. He quemado toda la mecha y esto va a estallar, no pienso volver la vista atrás a preocuparme por nada. Pienso destrozar cada objetivo, sin arrepentimientos. Alguien pagará por todas las cosas que nunca pude arreglar,

Let the headlines wait,
Armies hesitate.
I can deal with fate
But not the little things.

Armageddon may
Arrive anyday.
I can't get away
From the little things.

With a pile of cares
And a bucket of tears,
I could look at the sunlight
And I feel no fear.
With a mountain of maybes
And some Icarus wings,
And I'm armed with delusions
And one little thing,
And that one little thing,
And that one little thing,
And it all comes down to you.

Have you heard the news?
Bad things come in twos.
But I never knew
'Bout the little things.

Every single day
Things get in my way.
Someone has to pay
For the little things.

....................................

What if your life suddenly changes in just one minute, and your entire future is blank? What if you could reinvent every thing you hate about yourself? What if you realize you really have your on future just in your hands? Would you risk everything looking for answers into the past, or would you take control back of your life?

Jommy Nivek

TRAILER


jueves, octubre 22, 2009

Cada Día que descubro Cuánto Te quiero

Porque por tí amo los sombreros y las medias por la rodilla, el rock and roll y johnny cash.
Porque por tí odio la multiculturalidad, los continentes, el cielo.
Y que aunque lo intente cuando oigo hey pretty los escalofríos bajan por mi espalda una y otra vez como latigazos.

No deben quedar cosas que decir de tí. Eres mi Aquiles personal cuando caemos, eres mi Peter Pan si volamos a encontrarnos, mis Sex Pistols fingiendo intentarlo, conseguirlo, ganar; mi Lancelot, equivocado una y otra vez. Has encarnado cada personaje y cada mito con los años que aún no están por pasar.
Escuchando Sweet Thing sólo puedo pensar en la noche que accediste a bailar, borrachos y descalzos sobre los adoquines congelados y llenos de barro y cristal. Empapados de bruma y de estrellas, de alcohol con fresas y limón. Me dijiste que debía existir un idioma que explicase qué eramos tú y yo. Creo que sigo sin haberlo encontrado. Fuiste mi principe sujetandome para no caer, mi pirata susurrándome las letras, mi eco en la sonrisa, mi espejo en la pupila, mi mitad en el corazón, mi color en la paleta. Has sido lo mejor y lo más dulce de mi vida y aún así tengo que oirte siempre de lejos y siempre a escondidas. Si pudiera sujetar tu mano entre las mías hoy, de nuevo, no dudaría en aferrarla para siempre y decirte que aunque fuera imposible hay días que descubro que haces el mundo mejor.

Jommy Nivek

lunes, octubre 19, 2009

Canción olvidada


Noches de cantarle a mi sombra, de moverme deprisa y despacio, de contarte cosas sin sentido mientras salgo a respirar. ¿Qué significaste en mi vida, que aún sigues aquí conmigo?

Estoy enferma y lo reconozco, tengo una tara mental que me inhabilita en mil cosas y me hace sentir triste. A veces mi vida gira demasiado rápido y no puedo ver a través del molino de colores que es el exterior. Otras se estanca en ese preciso lugar que resulta extraño, y no soy capaz de sentir emociones en lo absoluto. Por primera vez en dos años soy capaz de reconocer mi enfermedad, de ser parte de ella, y de entender, que en realidad, no podré curarme o escapar porque está en mi misma. Es como la sangre en mis venas.
En las encrucijadas y las decepciones he buscado mil culpables, no sabiendo si la única culpable no sería yo misma. Hoy veo que más que bien o mal, más que culpables, muchas veces las acciones nos definen para los demás y para nosotros mismos. Mis errores me hacen crédula, blanda y hermosa, por mucho que me empeñe en no reconocerlo. Si es así como deben recordarme, no niego que me de punzadas de rechazo pero lo acepto. No niego que aunque soy fuerte a veces me derrito. Estoy enferma, lo reconozco, padezco de soberbia, de amabilidad, de locura, padezco dolores fantasma y abismos extraños, ceguera, amistad, amor, desengaño, cólera, empatía, compañerismo, agravio. Padezco alma de blues y soul en el llanto, la voz del old rock en un humor amargo, estilo de mod en movimientos de tango.

Ahora quieres volver a remover mi mundo, quieres de nuevo unos labios que no aprendiste a merecer, quieres unos brazos que no supiste proteger, quieres un corazón que no entendiste, un sexo del que disfrutaste sin deber. Y las puertas están cerradas, pero no puedo evitar mirar por la mirilla, escuchar tus palabras una a una a través de la pared, y al cabo estremecerme. Esto es el surrealismo y navego en él. No puedo creer tus palabras, pero ahí están en la pantalla, hiriendo mi retina. Están ahí recordándome una y otra vez algo que quería haber olvidado. Pero no sé si es desprecio, sorpresa o atracción lo que me hace palpitar tan rápido.

También tendré que padecerte? Qué haces a mi alrededor todavía? Tu música ya sonó, tu oportunidad esta ya perdida.

Si fuera Joan Jett te cantaría piérdete mientras sostuviese una guitarra en una mano y en la otra una copa de olvido.

Jommy Nivek

miércoles, octubre 14, 2009

ON YOU

Y sí, quiero morderte, cachito a cachito. Y sí, quiero atacarte y desearte. Quiero buscarte. Quiero volverme loca en cada rincón que hagamos nuestro de Madrid. Quiero acercarme a tí como la primera vez, despacio, pantera. Quiero besar los pequeños centímetros que resguardas y sentir tu escalofrío en mi piel. Quiero asustarme de lo mucho que te echo de más o de menos. Quiero alzarme entre tus brazos y descender por tu cadera, empezar a amarte despacio y no parar. No dejarte descanso para que huyas, para que puedas parar este incendio que ha prendido a nuestros pies. Este incendio que alcanza tu cabeza, que abrasa mis manos. Este incendio que no apagan las horas, que no apagan las voces ni los silencios. Cuando estes atrapado entre mis brazos, cuando mis piernas te enlacen y te ahoguen, debes saber que has perdido toda oportunidad, debes saber que ya serás mío de por vida, tatuado de deseos, prisionero, drogadicto, esclavo, dueño. Una vez que se es mío, una vez que se tiene todo esto, no se puede huir jamás. Y buscarás mis ojos en otros rostros, y mis manos que te hacen olvidar, y mis dientes que te excitan, y mi boca que cae ligera y se abre despacio para inundar la tuya.

Jommy Nivek

Touching you makes me die inside


Hay un velo oscuro cubriendo las horas que nos acompañamos. Invoco tu nombre desde los sueños, y quizá en ese momento antes del alba en que nos rozamos, es cuando despierto y desearía poder vivir entre los muertos. No he contado porqué la esperanza puede ser desesperación, pero tu mano sobre mi cuello, apunto de arrancarme la vida, me mueve las entrañas con un coraje nuevo. Y el valor que tengo de hundirme en las sábanas, en las olas que las horas hacen negras, en los espejos, en la bruma de un acantilado para saltar... Sale del dolor de tenernos lejos. Tus ojos me siguen hiriendo, mi piel sigue ardiendo al contacto con tu suavidad de hielo. Quizá por eso hoy me atreva a decir que amo algo que está más allá de cualquier libro o posibilidad, cualquier moraleja o impacto, cualquier estrella polar. Llegar a alcanzar tu imagen el día que me visitaste, en la calle, rodeado de delirios que olían a jazmín y sabían a nubes de azúcar regadas en vino, me hace dar tumbos hacia ningún lugar, buscando ese cubiculo pequeño de madera, donde un día descansaré a tu lado para siempre. Si no ha llegado aún la hora porque siento que me llamas sin cesar?

Jommy Nivek

Recuerdas aún bailar

Dan dan diran dan dan dan dan dan dan diran dan dan dan dan.... A ese ritmo hemos movido demasiadas veces las caderas. Ahora echo la vista a aquellas horas que empleaba, al sudor que me corría de arriba a abajo empapándome por completo, a estirar cada músculo más allá de los límites sanos. Lo extraño. Ya puedo sentir que echo de menos tocar una barra, mirarme en un espejo gigante, concentrar mi fuerza en cada movimiento, idear y seguir, liderar y obedecer. Echo de menos hasta los malos momentos, hasta la ira y la histeria, hasta el dolor y la paranoia, hasta no comer más que de horas en horas o la sangre en los zapatos. Echo de menos el sabor de la gloria y la decepción. Ahora que no puedo volver nunca más, ahora que sé lo que pude ser y no lo cambio, quiero guardarlo en mi corazón con este último movimiento. Y cada noche que salga dejaré que me invada el sentimiento de ingravidez de nuevo, volveré a sentir el foco apuntándome mientras cientos de caras me observan, me juzgan.
Ahora que puedo probarlo y seguir con mi vida sin lamentarme más, digo y redigo que seguiré ideando cada coreografía de cada canción por el resto de mis días. Y que si alguien quiere ser expectador de esta perturbación solo debe darle al play y mirar con ganas.

martes, octubre 13, 2009

Esta mañana debo decir algo

A las siete de la mañana, cuando he salido de casa, las calles no deberían ni estar puestas. Pero como de aquí en adelante así serán mis martes es mejor sonreírle al aire congelado y las farolas, aún a pleno rendimiento. Inaceptable es llegar a clase después del sueño que voy arrastrando a lo largo de días y semanas, y encontrarme con este infierno del aburrimiento en que se han convertido de pronto las clases de la universidad. No exagero si digo que debería quemar las aulas en señal de protesta, porque me siento en el nivel intelectual de una almeja xD Con 20 años debiendo escuchar qué es un eje de abcisas, y que significa que una función sea creciente o no. Quiero volver a la cama. Quiero que sea ese preciso momento donde desde lejos me besabas. Quiero decirte de nuevo que todo irá bien aunque no lo haga.

Esta mañana, debo decir, que el mundo es gris. Esta mañana debo prontestar, porque me siento así. Esta mañana en numetal corre por mi cabeza y me siento con ganas de guerra. Esta mañana debo decir, que aunque busco una utopía en la tierra, necesito levantar la voz y pelear. Necesito que me escudes. Necesito que seas mi mano, que me guíes. Que cumplas el papel que siempre cumplí yo. Hoy quiero que empieces a hablar y nunca pares, saber todo de tí, incluso lo que ya sabía. Que entre tú y yo ya no exista lo obvio y todo sean palabras, café y caricias. Escogería otra aventura si tuviese tiempo, escogería viajar a la luna y desde allí sentir el cielo, pero en los segundos que tengo para procesar tu contacto, tus historias, nuestra conversación, sólo puedo optar por perderme contigo de nuevo.

Esta mañana debo decir que he intentado empezar la cruzada que emprenderemos si tus palabras iban en serio, y me he encontrado con la misma realidad que ya presentía frente a mí. NO sé si puedo pelear, y en ese caso sé que lo siento. Esta mañana ha amanecido de noche, y ha amanecido sin cuentos.

Jommy Nivek

lunes, octubre 12, 2009

Lo que Shizuhólico me contó una vez sobre nosotros

Esta es una conversación real con alguien que extrañé algún tiempo...


YO: Si no me apruebas intentaré cambiar, o fingir que cambio y así no puede salir nada bueno

SHIZUHÓLICO: Yo creo que es algo temporal... por así decirlo yo voy descubriendo las cosas, y conociéndote cada dia. Descubro cositas de tí, son pequeñas, porque ya te conozco de forma general, pero hay cositas, como imagino que puede que tú también hagas conmigo. Para mí todo esto es nuevo. El mundo exterior. Me he tirado una larga temporada encerrado en una cajita, cuando fuera hay una habitación enorme; y en la cajita todo lo controlaba. Y me he tatuado en el cuerpo que si algo no sale bien, toda la culpa será siempre mía.

YO: Qué bonito

SHIZUHÓLICO: Tengo que acostumbrarme a que la vida no son 10 lugares, 10 bares, 10 personas y 10 fiestas.

YO: No sé por qué te has ido escribiendo así.

SHIZUHÓLICO: Porque cuando se me pide no puedo escribir. Y también porque he acabado odiando mi forma de escribir.
Pero bueno. Tratando de ser más breve. Yo ahora acabo de salir de esa cajita, y mi vista sólo ve hasta donde aquello que mi mano puede sujetar. Pero, poco a poco, cojo "confianza" como un animal en un lugar desconocido. No intento reprobarte hasta cambiarte, ni que tu lo hagas, ni quiero hacerlo yo, no me dejes hacerlo tampoco. Pienso que la forma en la que me siento contigo, y probablemente ( aunque no lo sé y no intento parecer prepotente ) la forma en la que te sientes tu conmigo, debería ser más que suficiente después de todo lo que ha pasado. ( xD )
Pero quizá sea por eso por lo que me empeño en intentar ver las cosas acordes a la habitación que llevo tanto tiempo sin ver, y de la que yo mismo escapé a esa cajita, para no tener que luchar contra nadie más que yo. Me he arrepentido muchísimas veces de los cabreos que me pillo por tonterías, y es que simplemente cuando algo me pasa me pongo a discutir conmigo mismo, y yo no puedo solucionarme todas las preguntas. Necesito dejar de guardar cosas y empezar a tirar lo que no necesito...
Qué te parece?

YO: Que es precioso

SHIZUHÓLICO: No sé si se aprecia, pero intento dejarme conocer. Aunque sigo siendo muy mío.

YO: Creo que probablemente sentirnos acompañados en un mundo que nos ha tratado mal a ambos, sí sea suficiente recompensa.

SHIZUHÓLICO: Podría, y sería capaz, de simplemente continuar así. Pero necesito conocer esas cositas que día a día veo de ti, y también quiero que tú me conozcas, y sepas como soy. No quiero encerrarnos en una cajita... Seguramente me cueste mirar más allá de donde acostumbro, pero con el tiempo confío más en ti, por difícil que me sea. No me quiero conformar sólo con sentirnos acompañados. No es suficiente recompensa.

YO: No se si se aprecia, pero estoy disfrutando demasiado de que te abras y me cuentes lo que piensas.

SHIZUHÓLICO: Lo imagino. Estás tan calladita, me tienes que estar prestando mucha antención. Mi mundo lleva siendo mi mundo demasiado tiempo. Y si, todo el mundo tiene una parte de sí mismos que es privada de por vida, que es suya y nadie puede quitársela, ni conocerla o imaginarla. Pero de alguna manera conseguí meter prácticamente todo en esa parte de mi mismo. Y no puedo ser mi propio crítico sin ser duro, ni mi propio amigo sin ser parcial. Pero acabé pensando así y no puedo seguir así.

YO: Déjame que piense un segundo y escucha sentadito mientras fumas. Yo siempre hablo mucho de mí, pero creo que digo poco. Puedo contar el millón de fiestas a las que he asistido, que he visto la muerte demasiado cerca y que no me asusto, y para conocerme así se toma mucho tiempo; porque lo que se toma por estupidez o valentía no es ninguna de las dos cosas. Y ahora mismo, no me siento cobarde por no saber si estar contigo sea lo más adecuado para mí. He vivido sin miedo muchos años, y ahora que se lo que es la estabilidad odiaría perderla por cualquier motivo, aunque ese motivo me hiciera feliz. Y es cierto que en esa estabilidad entran cosas peligrosas como tu dices, pero son tan parte de mí como todo lo demás, y por eso no me perturban.
No sé si tengo una cajita o si vivo en el mundo. No sé si quiero o he querido alguna vez sacarte de tu cajita y amarte o ser solo amigos, compartir la vida porque tenemos lugares comunes que nos unen. Y me gusta atesorarlos. Sentirme feliz de abrazarte y besarte, poder agarrarte de la mano y pasear o contarnos cualquier cosa. Que abras tu alma un poquitín a mí como esta noche. Pero tú y yo no somos la misma persona. No vemos el mundo de la misma manera. Y aunque a veces creo, que tal y como sientes y actuas te hieres, y deberias cambiarlo, no soy quien para hacerlo, o para sugerirlo. Y me cuesta entender que es así. Me gustas por quien eres, pero ese quien eres me haría ser quien no soy yo, y aunque amaría a una persona que creciera conmigo, que se apoyara en mí y me apoyara, que entendiera como soy y confiara en mí, que me amase incondicionalmente y por encima de todas las cosas, a pesar de los errores, o de las diferencias; no tengo derecho a pedirle a nadie que sea esa persona para mí. Quizá esa persona en realidad no exista, y sólo sea algo que soñé una vez que alcanzaría como ahora sueño escribir.
Como ves en el fondo puedo estar más equivocada que tu en todo lo que espero del mundo, o en esperar siquiera, pero sino guardara esperanza de poder compartir algo de mi locura, aunque sea a una pantalla, aunque solo sea por unas horas abrazada a un cuerpo que me es extraño o no me quiere, no tendría motivos para luchar por no dejarme morir cualquier día de estos.
Soy feliz compartiéndola contigo de cuando en cuando. Y entiendo que si todo fuera perfecto estar juntos sería la unica opció lógica, pero quiero pensar que tomar una decisión como esta no es tan simple, porque ya hemos tenido demasiado. Y si pudieramos aceptarnos y amarnos sería increíble, pero sino lo hacemos, sí creo que sea suficiente recompensa acompañarnos. Igual nada de lo que digo tiene demasiado sentido.

SHIZUHÓLICO: No lo pienso así... te da miedo, a mí también.

YO: No es miedo, no tengo miedo, pero es absurdo si nos engañamos, no?

SHIZUHÓLICO: Sí. Tanto de una forma como de otra, ahí está el problema...

YO: Lo único que sabes que no quiero en este mundo son más mentiras

SHIZUHÓLICO: Tu también sabes que es lo que no quiero... llámalo traición, llámalo x
Entiendo lo que has escrito, pero da la sensación que no vas a arriesgarte a buscar lo que quieres. Entiendo la estabilidad... y el no querer alterarla. Entiendo demasiado bien como soñaste con algo. Estoy hilando una respuesta poquito a poquito.
No puedo decir que seas sólo mi amiga, o mi novia o mi chica, es complicado describirlo. Sólo puedes pedir cambiar a una persona que de verdad sea cercana a tí, y que entienda aquello que pides, no me estás cambiando a tu antojo o haciéndome tu mejor opción, sigo siendo Yo, y tú sigues siendo Jommy. Y creéme, si algo hubiera, tendría que ser correcto.
No quiero engañar a nadie, ni a mí, ni a tí ni a los demás, ni que nos engañemos los dos, podríamos tener una relación muy extraña, no lo sé, amor. Si algo quisiera a tu lado, no sería para alterar tu estabilidad, si no para acompañarla, lo mismo que si algo quisiera a mi lado. Si tu de verdad piensas, que lo mejor es ser mi amiga, besarme y abrazarme, si es lo que tu quieres, entonces dímelo. Si crees que acompañarnos te basta, te es suficiente como recompensa, sólo dilo.
A mi nadie me ha enseñado ni me va a enseñar a ser novio de nadie. Y por descontado, puede que sepa cosas muy raras, y que ignore otras muy básicas, pero desde luego no sé ser el novio de nadie. Sé comportarme como soy yo y cuidar de la gente que me importa. Sé ser amable. He aprendido cosas, como todo el mundo, pero creo que no las mejores para/con los demás, y no sé como podríamos acompañarnos de la manera en la que lo hacemos sin pensar que somos novios. No sé tampoco como podría ser si fueramos novios. No sé en que cambiarian las cosas. Intento dar lo mejor de mi, muchas veces lo hago mal pero no quita que lo intente. Contesta cuando quieras, realmente me he bloqueado, no sé que pretendía decir, o si intento convencerte de que cambies de forma de pensar incoscientemente, pero no importa... responde, me gusta leerte...


...........................................................................


SHIZUHÓLICO: Cómo voy a acomapañarte, sin enamorarme de ti. Ya no se ni lo que sientes tu, me da igual. Hablo de mí. No se si tú te enamorarías de mí, o siquiera lo pensaras, pero yo lo haría. Me parece bien que buscases alguien que encajara contigo, pero no lo soportaria una vez me hubiera enamorado de ti.

YO: Ese es el momento en que me desarmas.
En realidad, si tu no cambias la inseguridad y el miedo, si no eres capaz de juntar el coraje para demostrarme a mí y al mundo que me amas, es una tontería que yo espere ese día. Sería como engañarme.

Sabes, después de relaciones anteriores, ya no deseo ser alguien para los demas, deseo ser alguien para mí, y si en ese alguien otra persona encuentra algo que amar, algo que cuidar, algo en lo que apoyarse, y me ama, por mi, y yo encuentro en esa persona algo que amar y cuidar, apoyarme, contar mis cosas, amar, por él. Aunque haya cosas que no me gusten. Bien, maraviyoso. Y si no, la compañía me hace sentir bien hasta el momento. Pero sin superar otros dolores, las inseguridades ajenas a mí, sin hacer por entender que cada ser humano es un mundo, donde vas a encontrar una actitud distinta, y que temer por las acciones de otros y enfadarte por fantasmas solo hace daño a la relación que tengas, no vas a amar y ser amado como mereces y merezco.


SHIZUHÓLICO: Por eso es, por que sé eso, es porque intento hacer las cosas bien. Sabes, cuando hablas de lo fantástico que será algo repetidas veces, cuando lo consigues, o lo vives, no te parece tan fantástico e increíble

YO: Si, es la diferencia entre que te regalen algo y conseguirlo. Enamorarme de tí ya no me hace daño.

SHIZUHÓLICO: A mí tampoco. Pero quiero sentirme capaz de tener, digamos metafóricamente, tu corazón entre las manos. Ya he vivido mucho en un cuento de hadas sobre muchas cosas, pero tengo claro que te quiero mucho,y que estoy realmente cerca de amarte, querer verte cada día y dormir contigo. Podría callármelo... pero es que paso, eres la persona a la que le cuento todo. Tú como si no lo hubieras oído
En el fondo quiero oir que tu tb me quieres y tu tb me amas y tal, pero es parte de entrenamiento... debería no pedirle nada a nadie, sólo ganarmelo.

YO: Me amas? No contestes. Cuando seas capaz de contestar 100%, entonces quizás puedas aprender a dejar de tener miedo. Entonces puedas dejar de huir. Entonces quizás puedas ser la persona que sé que eres.

SHIZUHÓLICO: Lo sé. Cuando conteste a esa pregunta será porque podré luchar contra lo que sea. Por eso es que no contesto todavía.

YO: Porque una de las cosas a las que deberemos enfrentarnos será a que nadie nos apoyará en esto. No podremos miles de cosas que antes podíamos.

SHIZUHÓLICO: La solución serñia fácil encontrarla si sólo pasara eso. Te hubiera respondido hace mucho preciosa. Si mi cama tiene que ser las escaleras del metro y mi sexo el de ese baño, tan falto de muchas cosas, serían los mejores del mundo.